Mi?rcoles, 29 de junio de 2011

Aunque hay cientos de novelas que se han convertido posteriormente en pel?cula, he escogido diez libros buenos (siempre bajo mi punto de vista) que han terminado siendo una buena pel?cula (a veces las adaptaciones dan pena...). Sobre gustos no hay nada escrito as? que si quer?is completar la lista con vuestros comentarios, ser?a estupendo.




Desayuno con Diamantes:
"Holly Golightly es, quiz?s, el m?s seductor personaje creado por este maestro de seducci?n que fue Truman Capote. Atractiva sin ser guapa, tras rechazar una carrera de actriz en Hollywood, Holly se convierte en una estrella del Nueva York m?s sofisticado; bebiendo c?cteles y rompiendo corazones, parece ganarse la vida pidiendo suelto para sus expediciones al tocador en los restaurantes y clubes de moda, y vive rodeada de los tipos m?s disparatados, desde un mafioso que cumple condena en Sing Sing y al que visita semanalmente, hasta un millonario caprichoso de afinidades nazis, pasando por un viejo barman secretamente enamorado de ella. Mezcla de picard?a e inocencia, de astucia y autenticidad, Holly vive en la provisionalidad permanente, sin pasado, no queriendo pertenecer a nada ni a nadie, sinti?ndose desterrada en todas partes pese al glamour que la rodea, y so?ando siempre en ese para?so que para ella es Tiffany's, la famosa joyer?a neoyorquina. "Desayuno en Tiffany's" es una extraordinaria novela corta que, por s? sola, bastar?a para consagrar a un autor."

Sin duda mi favorita. La pel?cula est? basada en una novela corta de Truman Capote, Desayuno en Tiffany's. Hubo ligeras diferencias al adaptar el gui?n. La protagonista de la pel?cula es una Holly un poco menos alocada y con m?s conciencia, y el final var?a para hacer la pel?cula m?s comercial, pero son dos obras estupendas e imprescindibles. El narrador es un futuro escritor, que cuenta su relaci?n con Holly durante unos meses.

La protagonista es cautivadora: libre, impredecible, viva. Todos los personajes (por cierto, muy bien tratados) giran en torno a ella. Pero aunque su vida es todo menos mon?tona, no es feliz. Es un libro amargo, que nos recuerda que lo que queremos ser y lo que somos no suele ser lo mismo. No deja indiferente en absoluto.

"Sabes lo que te pasa?. No tienes valor. Tienes miedo!. Miedo de enfrentarte contigo misma y decir: Est? bien, la vida es una realidad.Las personas se pertenecen las unas a las otras porque es la ?nica forma de conseguir la verdadera felicidad. T? te consideras un espiritu libre, un ser salvaje y te asusta la idea de que alguien pueda meterte en una jaula.Bueno nena! Ya est?s en una jaula. T? misma la has construido, y en ella seguir?s vayas a donde vayas porque no importa a donde huyas, siempre acabar?s tropezando contigo misma".

Por si os interesa, en Gradesaver ten?is una gu?a de lectura para la novela.


Cr?nica de una muerte anunciada:
"Cr?nica de una muerte anunciada se basa en un hecho hist?rico acontecido en la tierra natal del escritor. Cuando empieza la novela, ya se sabe que los hermanos Vicario van a matar a Santiago Nasar para vengar el honor ultrajado de su hermana ?ngela, pero el relato termina precisamente en el momento en el que Santiago Nasar muere."

La pel?cula es una adaptaci?n de la novela de Gabriel Garc?a M?rquez que narra un hecho sucedido durante su ni?ez, aunque con ligeras modificaciones. Recibi? cr?ticas muy positivas y otras muy negativas.

Novela corta o relato largo (poco m?s de cien p?ginas) basado en un suceso que sucedi? durante la infancia de Garc?a M?rquez.

Saber desde la primera p?gina cual ser? el final de la novela no es un problema, precisamente ese es su aspecto m?s interesante.

El libro es una muestra de c?mo la vida te lleva por donde ha decidido sin que t? puedas hacer nada al respecto. Y de c?mo la acumulaci?n de casualidades pueden llevar a un desenlace indeseado.

Pod?is leer un resumen completo (con spoilers) de esta novela en la web Resumen de libros.

?

El resplandor:
"REDRUM. Esa es la palabra que Danny hab?a visto en el espejo. Y aunque no sab?a leer, entendi? que era un mensaje de horror. Danny ten?a cinco a?os. Y a esa edad pocos ni?os saben que los espejos invierten las im?genes y menos a?n saben diferenciar entre realidad y fantas?a. Pero Danny ten?a pruebas de que sus fantas?as relacionadas con el resplandor del espejo acabar?an cumpli?ndose: REDRUM? MURDER, asesinato. Pero su padre necesitaba aquel trabajo en el hotel. Danny sab?a que su madre pensaba en el divorcio y que su padre se obsesionaba con algo muy malo, tan malo como la muerte y el suicidio. S?, su padre necesitaba aceptar la propuesta de cuidar de aquel hotel de lujo de m?s de cien habitaciones, aislado por la nieve durante seis meses. Hasta el deshielo iban a estar solos."

La novela de terror por excelencia de Stephen King llevada al cine por dos maestros, Stanley Kubrick y Jack Nicholson. Con otro actor la pel?cula no habr?a sido tan impresionante, pero la cara de Nicholson es capaz de aparecer en los sue?os de los m?s sensibles y convertirlos en pesadilla.

Un hotel aislado, una ?nica familia, un ambiente claustrof?bico y un padre que poco a poco se va convirtiendo en un desquiciado. 700 p?ginas de obra maestra.

Curiosidad (cito de la Wikipedia): El t?tulo se inspir? en la canci?n de John Lennon "Instant Karma!", que contiene la l?nea ?We all shine on...? King quiso en un principio ponerle el t?tulo The Shine, pero lo cambi? cuando se dio cuenta de que "shine" era un t?tulo muy despectivo para los negros.



El perfume:
"Para conseguir el favor de las damas y el dominio de los poderosos Baptiste elabora un raro perfume que subyuga la voluntad de quien lo huele. La esencia proviene de los fluidos de jovencitas v?rgenes y para conseguirla se convertir? en un asesino."

Primera novela del escritor alem?n Patrick S?skind, publicada en 1985 bajo el t?tulo original Das Parfum, die Geschichte eines M?rders. Inmediatamente se convirti? en un best-seller, traducido a m?s de cuarenta lenguas en todo el mundo y con m?s de 15 millones de ejemplares vendidos.

Las descripciones son impresionantes. Analiza hasta el ?ltimo detalle de lugares, personas y la ?poca, pero lo que m?s resalta es el modo en el que describe los olores. Casi se pueden sentir.

El final de la novela est? muy trabajado. Es inesperado y original, con un toque totalmente s?dico. La pel?cula no termina igual. Era demasiado duro para la gran pantalla.



El imperio del sol:

"Autobiograf?a de un ni?o marcado por la guerra. Una obra imprescindible para entender el siglo XX.
J.G. Ballard tard? muchos a?os en dar a luz esta magn?fica historia, construida con sus recuerdos personales. A sus once a?os, Jim, nacido y criado en Shanghai, vive la ocupaci?n japonesa de China. Separado de sus padres, Jim es enviado a un campo de concentraci?n, un mundo de miseria y violencia en donde adquirir? una nueva conciencia. La figura del h?roe admirado, en medio de la tragedia, o la imborrable imagen de la bomba sobre Nagasaki, son algunos de los momentos memorables de esta gran novela, llevada al cine por Steven Spielberg."

La pel?cula est? basada en el libro hom?nimo de J. G. Ballard escrito en el a?o 1984.

El protagonista es un ni?o ingl?s que nunca ha visto Inglaterra, se ha criado en el ambiente colonial del Shangai de los a?os treinta. Pero cuando los japoneses lo invaden su mundo se derrumba, se ve encerrado en un campo de prisioneros en el que debe sobrevivir totalmente solo. Es interesante ver c?mo en el ni?o se mezclan la curiosidad hacia el estilo de vida americano y la admiraci?n hacia los japoneses, y c?mo va madurando y adapt?ndose a la vida durante la guerra.

La novela es autobiogr?fica, y cuenta c?mo Ballard pas? algunos a?os de su infancia junto a su familia en un campo de prisioneros japon?s.

La pel?cula tiene una fotograf?a preciosa. Es dura, pero hay que verla.

?

Pr?ximamente, m?s libros que se convirtieron en (una buena) pel?cula.


Publicado por V @ 14:11  | Listas
Comentarios (1)  | Enviar


Publicado por V @ 8:16  | Humor
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 28 de junio de 2011

Sobre vuestros curtidos rostros de paloma endurecida,
sobre vuestras sonrisas de sal y vino agrio, ya sobre los duros cristales de la niebla,
est? mi alma, est?n mis ojos, amigos,
y sobre el ?ltimo dolor de la tierra,
y sobre el ?ltimo dolor de mis manos, tanteando el duro cemento de una puerta vac?a,
y sobre la ?ltima agon?a de las aguas est? flotando mi coraz?n, se?ores, mi coraz?n.
Por favor, abridme paso, dejadme cruzar este t?nel de plomo,
que quiero ser el primero en llegar con mi sangre a los muelles de Liverpool.
Amigos, vosotros que os perfil?is como aletas de pescado
sobre las ?ltimas esquinas de los buques;
vosotros que de cada rinc?n salt?is de una bodega a otra
como sapos de azufre ardiendo, como tristes pezu?as de lagarto,
para husmear el rojo carb?n de las calderas,
para darle vida al hierro como al alba le dais su fruto,
para darle aliento al agua que se aleja para siempre de la tierra,
del polvo que tanto am?is tras unos ojos,
decidme que puedo so?ar en vuestros rostros de ceniza
y en vuestras sucias calles de alquitr?n, y en vuestros hogares de nata corrompida,
y echar la ra?z de mi sangre como un ancla sobre vuestras jurisdicciones mar?timas,
porque adem?s de ser un hombre como vosotros, soy un poeta,
y un poeta es un coraz?n m?s sobre la niebla del mundo.
Por favor, abridme paso, que quiero ser el primero en saludar con mi sangre vuestras sonrisas de azufre,
vuestras mujeres de estopa. Por favor, abridme paso.


Publicado por V @ 10:10  | Poemas
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 27 de junio de 2011

La escritora brit?nica J. K. Rowling, creadora de la saga Harry Potter, present? hace unos d?as "Pottermore", una nueva p?gina web relacionada con el mundo m?gico de su protagonista y en la que, a modo de red social, se compartir? entre los usuarios dibujos y comentarios, se podr? conocer un poco m?s a los personajes y se podr? interactuar con la propia p?gina a modo de videojuego.

La p?gina se inaugurar? en octubre, aunque algunos fans podr?n acceder antes a su contenido. En la propia web un aviso indica "Vuelve el 31 de julio para informarte sobre c?mo entrar en Pottermore antes de la apertura oficial", y es que ese d?a se liberar?n un mill?n de invitaciones para acceder a ella. Los interesados tendr?n que esperar para conocer c?mo conseguir una de ellas, pero seg?n algunos medios, las invitaciones las conseguir?n los primeros afortunados que resuelvan un misterio cibern?tico.

En esta web adem?s se pondr?n a la venta de forma legal los ebooks y audiolibros de Harry Potter. Aunque es posible acceder a ellos en la red desde hace bastante tiempo, hasta ahora la autora se hab?a opuesto a la comercializaci?n de su obra en formato digital. Parece que ha cambiado de idea y que ahora ve este medio como una forma de acercarse "a la nueva generaci?n digital".

Los libros de la saga han supuesto enormes ventas y beneficios tanto para la escritora como para editores y libreros, pero estos ?ltimos no est?n demasiado contentos con el lanzamiento de Pottermore, ya que se ha decidido que ser? el ?nico sitio en el que se pongan a la venta los ebooks.

Jon Howells, portavoz de la cadena de librer?as Waterstone?s, dijo que los lanzamientos de los libros de Harry Potter, que durante a?os movilizaron a miles de fan?ticos disfrazados de brujos y brujas a acudir a medianoche a las librer?as para comprarlos, se han convertido en una leyenda en Waterstone?s y otras librer?as. Y a?adi?: "Estamos desilusionados porque, despu?s de ser un factor clave en el crecimiento del fen?meno de Harry Potter desde la aparici?n del primer libro, la industria editorial ha quedado efectivamente excluida de la venta de las muy esperadas versiones electr?nicas".

En mi opini?n, los ebooks salen un poco tarde a la venta. Las personas interesadas en leer los libros en este formato ya los han conseguido, y aunque imagino que muchos de ellos querr?n comprar tambi?n el ejemplar legal, no creo que suponga una merma importante en la venta de ejemplares en papel. Pero imagino que hab?an contado con poder recibir tambi?n una parte en las ventas de los ejemplares digitales y parece que el pastel se va a quedar en casa (o en el bolsillo) de la autora. Quiz? cuando Rowling saque su pr?xima novela (que seg?n ha vuelto a comentar no ser? sobre el mago. De hecho, no tiene intenci?n de escribir ninguna novela m?s sobre Potter, aunque con estas cosas nunca se sabe...) no cuente con el mismo respaldo de la industria que ha recibido hasta ahora, teniendo en cuenta los beneficios que van a dejar de recibir. Pero bueno, eso se ver? con el tiempo...



Publicado por V @ 8:53  | Actualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 24 de junio de 2011

No s? que pens? ?l, yo s?lo segu? corriendo manteniendo el ritmo, ahora impetuoso, impuesto por los SEIS HERMOSOS TOROS DE LA PRESTIGIOSA GANADER?A DE D??, seg?n constaba en los carteles. Ten?a miedo de que ?l se percatara de mi inexperiencia. No s? c?mo ni por qu? yo mismo me dije: ?S? que eres nuevo, s?, si en estas te pones a pensar? ?Corre y calla, y conc?ntrate!?


?No hago del todo caso de mi advertencia y sigo pensando en la distancia, en la l?nea recta, en la velocidad constante. Al poco, la manada se torna reflexiva −o quiz? fue una sensaci?n m?a−, la carrera precipitada se convierte en una armon?a de pasos cadenciosos y me da tiempo a leer en mi memoria las cr?nicas del peri?dico fechado hace veinticinco a?os, el mismo d?a? del mismo mes de cinco lustros antes, doblado con esmero en el caj?n? de la mesilla vig?a de mi sue?o juvenil. Despu?s de hoy, ma?ana mismo, lo enmarcar? como una reliquia que es: testigo recibido de mi padre en su ?ltimo adi?s a los encierros. Encierro tras encierro la misma resoluci?n: ??ste es el ?ltimo?, aseguraba a mi madre; a continuaci?n, dirigi?ndose a m?: ?Juan,? antes de que cumplas los treinta tienes que continuar la saga aunque sea por una sola vez, ?prometido?? ?S?, prometido?, le contestaba sin eludir esa responsabilidad? −en parte heredada− ?ntimamente deseada y guardada en ese cofre en el que cada uno va depositando los sue?os o, simplemente, los grandes anhelos pendientes, esperando su momento.


Aqu? estoy, al trote por las calles de mi infancia, dichoso de cumplir con mi promesa, feliz de tener tan cerca la imagen de mi padre corriendo con la autoridad de la experiencia rebosante de cordura? Aparecer por primera vez en ese peri?dico, con sus dobleces, repleto de las mismas correr?as.


Corr?a, corr?a, y por mi cabeza pasaban caras, colores, risas, gritos, y nombres (Adolfo, Juli?n, Andr?s y Cristina) de los amigos de mi calle, con los que nunca corr? ni delante ni detr?s: otra espina clavada? Entonces, yo, acurrucado, al amparo de mi hermano ya decidido a relevar a nuestro progenitor. ?El siguiente ser? yo?, vaticinaba. So?aba ese momento a mi manera pegado al toro m?s bonito, con m?s pitones, de m?s trap?o, conduci?ndolo a la plaza hasta? el redondel? y all? despidi?ndome de ?l con un pesar y un hasta luego: ?Que tengas suerte, y yo tambi?n?. Y los sue?os me llevaban hasta el mismo ruedo, a las cinco en punto, esperando al negro mulato a puerta gayola?


A continuaci?n otro lance, ya de pie, recto como una vela, sin enmendarme: quieto, ah?, habl?ndole al toro del encierro de la ma?ana? ??Qu? tal lo hicimos? ?Te acuerdas??, preguntaba yo al tiempo que ?l se dejaba instrumentar unos? naturales de los que atruenan? la plaza con oles rotundos, de aficionado cabal. Y otra vez: ??C?mo me mirabas esta ma?ana, eh? Y yo a ti? ?qu?? Si pudieras venir para el pr?ximo a?o, o para el siguiente? Har?amos como si? no nos conoci?ramos? A?n sue?o, despierto, con lo mismo; repito las escenas; las sensaciones cada vez m?s intensas, no hay resquicios para la duda: quiero sentir el resoplido c?lido, la punta del pit?n casi rozando mi mano tendida, guiadora, inmutable, como la de mi padre. ??Va por ti!?, ceremoniosamente, brindaba yo emocionado. ??Volver?!, para el a?o que viene, te lo prometo?, hablaba con mi padre.


Llegamos al ruedo sin dejar de rememorar: ?Ahora pendiente del gent?o, que siempre quiere apurar el ?ltimo cartucho. ?Atento!, ?chate a un lado para que los toros enfilen su camino?, recomendaciones precisas. Si se heredase la sabidur?a adquirida? Si el tes?n se transmitiese en su totalidad y no por partes al?cuotas para no enfadar a la mitad de la prole mermada en esa facultad, ?ver?amos de lo que ser?a capaz!; pero no, no sucedi? as?, no debe ser: ?Lo poco o lo mucho debemos repartirlo?, me dec?an en casa.?
A estas alturas me conformo con repetir unos a?itos m?s, ?cinco o? seis? De acuerdo.


Disfrutar? a tope cada metro corrido a cinco mil?metros del pit?n derecho. Con el rabillo de mi ojo izquierdo escudri?ar en la negrura del bravo, del toro hecho y derecho dispuesto a jugarse la vida; ahondar en su naturaleza fraguada en las noches estrelladas llenas de susurros acompa?ando el crujir del quejigo, de la retama y de la jara a?n sin florecer? ?Y al alba! Otra vez la luz. Venus, por el Este, con su extraordinario brillo de mayo, resplandeciendo en cada? una de las miles de gotas diminutas que cubren el campo, espejo del cielo: ?la gloria del toro!, del negro mulato que corre a mi vera. Antes lo hizo con mis mayores.


?No es posible sustraerse a estos empujes que parecen venir de m?s all? de donde uno viene?


Pero as? es; no hay fuerza capaz de detener los ancestros. Seguir los pasos que en su d?a te guiaron, la mano que te aliment? con abnegaci?n y amor; la mano tendida a la que un d?a −que parece que fue ayer− te agarraste y te salv? del miedo y de los pavores que nos atormentaron, los mismos que nos atenazan hoy? Ma?ana, otra vez rondando por mis adentros el eterno recuerdo del negro mulato? pegado a mi vera por las ruas de Sanse. ??Concentraci?n!?, me repito igual que escuch? mil veces mil, y alguna m?s. ?Qu? verdad!, irrefutable. Aunque, ahora, lejos con otro idioma que no sabe de toros en los talones, de almas m?s asidas al cuerpo que nunca, de sangre como manantial que brota para inyectarte vida, ni de suspiros que se pierden mucho antes? de exhalarlos? En la distancia, espacio y tiempo, necesitas ese jugo que gota a gota te mantiene vivo porque tienes que volver; entonces vas tachando en tu calendario particular, escondido en ese cofre del que te habl? l?neas atr?s, primero el trescientos sesenta y cuatro y en cuanto? cruzas con ah?nco el n?mero cien, respiras hondo, sabes que comienzas a correr; a partir de hoy, todos los d?as? de diez a quince minutos aumentando el comp?s de forma paulatina: ma?ana un poco m?s fuerte, con alg?n esprint. ?Otra vez el hoy y el ayer! Otra vez el tiempo que te devora por dentro, que no te consiente recuperar lo que dejaste por hacer, los sue?os que no alcanzaste, las ilusiones pendientes. Y de las alegr?as, qu?, ?nos olvidamos? La mirada limpia y profunda del toro aquel que se fij? en ti, y t? en ?l. Calculas y cuentas: otro d?a m?s, otro d?a menos, faltan treinta y dos; qu? f?cil, qu? complicidad con esa medida imprecisa del tiempo, del ayer, del hoy y del ma?ana. ?Qui?n seguir? nuestros pasos? ?Qui?n correr? por mi Sanse?? Tan lejos. El suspiro en ese punto, que me trae de? cabeza: espacio-tiempo. Me levanto y veo el almanaque: en siete d?as estoy en casa. Aqu?, ya, la distancia y el tiempo delante del toro se miden de otra forma, son otra dimensi?n: miedo y valor, valor y miedo. La l?nea imperceptible que separa lo uno de lo otro, tan tenue como la quebrada entre la realidad y la ficci?n.
?Valor o realidad? ?Miedo o ficci?n?

?


La emoci?n y el j?bilo caldean el ambiente. A flor de piel brota la vida abri?ndose hueco en cada uno de nuestros incontables poros. La qu?mica del cuerpo lo impregna todo, se contagia por doquier, en cada rinc?n de este pueblo festero.


La fiesta se ve venir, el bullicio se palpa: todos de jarana? El miedo cabalga galopando, para que enga?arse. Me preparo desgranando uno a uno los recuerdos. La promesa? pendiente, ?ntimamente deseada, a punto de cumplir tres d?as antes de la treintena: justo a tiempo, en orden. En paz con lo poco que nos pertenece: lo lejano que no lo parece, tan presente? que me lleva hasta la emoci?n recordando: ?Con el toro no hay regla infalible?, que verdad ten?a, en esto y en todo? Y los amigos, Juli?n, Cristina, Andr?s? −falta Adolfo, que en glor?a est?−: ??Venga ya!, que no hay tiempo. Y el chaval, ?por d?nde anda??


?Ya en la calle, hablo con los de siempre: ?Te luce bien el pelo; oye: ?ya era hora!?, y cosas por el estilo. Otros: ?? el chaval, ?se esconde como t???.? Yo no me escond?a, obedec?a a mi hermano que a su vez respetaba a mi madre. Pero ellos: ?Ya, ya; que s??. Era la verdad. No sent?a miedo ni nada parecido. Quer?a correr delante de aquel negro mulato pero a?n no sab?a c?mo; quer?a aprender pero nadie me ense?aba: ?Todo a su tiempo?, dispon?an. Quer?a correr de la mano de mi padre: ?Agarrado de la mano nunca, ?jam?s!, corras un encierro, ?enterado??, otra instrucci?n a retener. Quer?a ser mayor, como ahora, para ver el encierro desde el balc?n de mi casa, la de mis padres? Y so?ar con el pit?n algo romo pendiente de mi costado izquierdo, y con la manada a la carrera que dura tanto y tan poco como ese muletazo eterno acariciando el ruedo. Delirando con la eternidad que prevalece en nuestra mente, con la letra que imprime los recuerdos perennes.


Luchando contra viento y marea; sobreviviendo en la inmensidad sideral, cada vez un poquito m?s all? de donde nos encontraremos en el pr?ximo encierro.


Publicado por V @ 8:32  | Microrrelatos y cuentos
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 23 de junio de 2011

Una de las cosas que me gustan de los d?as de fiesta es que por fin tengo tiempo para leer los blogs y los canales RSS que en teor?a sigo pero que en la pr?ctica nunca puedo mirar. Y aunque se salga de la tem?tica habitual del blog, como es un d?a de fiesta, lo comparto con vosotros.

Esta ma?ana he encontrado un art?culo que me ha parecido divertid?simo (sobre un tema que me encanta: educaci?n, pero no os preocup?is, que no es nada did?ctico-aburrido).

Aunque a veces parece una leyenda urbana, hay profesores a los que les apasiona educar, que son creativos y que les gusta ir un poquito m?s all? de su trabajo. Y eso termina saliendo a la luz en cosas como este examen:

o este otro

?

?Qu? habr?ais pensado vosotros si lleg?is con vuestros nervios a un examen y encontr?is algo as??

Despu?s de aprender este a?o que los cassettes son una innovaci?n educativa (ejem........ de hace veinte a?os quiz?.........) este tipo de cosas me hacen volver a tener fe en los profesores universitarios.

El art?culo que he le?do y que os recomiendo leer (seguro que pas?is un buen rato) es ?ste, del blog Amazing.es. En el art?culo hay bastantes m?s enunciados igual de curiosos, y todo el blog es muy interesante. As? que, en serio, pasad por all? que seguro que os gusta. De paso, ?conoc?is su nueva revista? Altamente recomendable tambi?n...


Publicado por V @ 14:34  | De todo un poco
Comentarios (2)  | Enviar
Mi?rcoles, 22 de junio de 2011

Hace unos meses entrevist? a diversas personas relacionadas con el mundo editorial para que nos comentasen c?mo ve?an el panorama editorial. Esta semana retomo aquellas entrevistas de la mano de Pablo Barrio, creador y director editorial de Ganso y Pulpo, proyecto independiente y sin ?nimo de lucro, que nos presenta esta iniciativa y nos comenta su opini?n.

Ante todo, Pablo, muchas gracias. Cu?ntanos, ?de d?nde/por qu? surge la idea de crear Ediciones Ganso y Pulpo? (Curioso nombre, por cierto)
El lugar de origen de Ganso y Pulpo es ciertamente incierto. Lo que s? podemos afirmar es que su germen radica en nuestra pasi?n por la literatura y las ganas de participar en la transmisi?n y perpetuaci?n de la cultura libre. Ten?amos la necesidad de hacer lo que estuviese en nuestra mano por difundir libremente textos literarios relegados al olvido... Rescatar nombres injustamente sepultados por el canon institucional? Recoger la pluma {ganso} y la tinta {pulpo} que emplearon en su d?a unas personas de las que casi no nos suena ni el nombre y volver a darles voz en el nuevo contexto digital.

?Cu?les son vuestros objetivos?
Nuestra principal misi?n es bastante simple: editar en formato digital textos de dominio p?blico y difundirlos libremente.
Esta directriz, por su parte, se sustenta en otros peque?os principios: a) que editamos, preferiblemente, textos que resulten de dif?cil acceso para el usuario medio; b) que nos regimos por una autoexigencia constante de calidad editorial.
El fin ?ltimo de todo ello es que cualquier persona que as? lo desee pueda disfrutar de la lectura de textos que patrimonialmente son suyos, editados cuidadosamente y sin que ello le suponga carga econ?mica o registro alguno.

?Est?is centrados en un p?blico en concreto?
No necesariamente, pues cualquier persona es potencial lectora del cat?logo de Ganso y Pulpo. Evidentemente, suponemos que los lectores de los textos que editamos ?deben ser? {no sabemos a ciencia cierta ni qui?nes ni c?mo son} gente instruida m?nimamente en lo digital que est? interesada en la literatura escrita en lengua espa?ola entre mediados del siglo XIX y las cuatro primeras d?cadas del XX. Adem?s, teniendo en cuenta que nuestro cat?logo se nutre casi al 100% de la colecci?n de Narrativa breve, puede suponerse tambi?n que se trata de gente que gusta de los cuentos y relatos cortos.

Si los textos que difund?s son de dominio p?blico imagino que no utiliz?is sistemas de protecci?n, ?qu? piensas sobre el DRM y otros sistemas anticopia?
Por supuesto, en Ganso y Pulpo no empleamos ning?n sistema de protecci?n anticopia. Adem?s, hemos de admitir que no los tenemos en gran estima, pues consideramos que su empleo es insultante para el lector, que ve mermados sus derechos; comenzando por uno tan fundamental como la presunci?n de inocencia.

Por el momento, si no me equivoco, solo es posible descargar los textos en formato ePub, ?ten?is pensado publicar en otros formatos?
Exacto. Todos los t?tulos de nuestro cat?logo se ofrecen exclusivamente en formato ePub, el est?ndar de facto basado en c?digo libre. No nos cerramos a otros posibles formatos en el futuro, siempre y cuando haya demanda de ellos y, por supuesto, no sean propiedad de ninguna empresa privada.

En vuestra web apost?is por las descargas, ?qu? piensas de mantener los libros "en la nube"?, ?en un futuro todo estar? centralizado en espacios en internet o seguiremos descargando nuestros ejemplares?
En Ganso y Pulpo nos gusta pensar que cualquiera ?puede tener?, si lo desea, los textos que editamos sin tener que esforzarse demasiado para conseguirlo {un clic parece m?s que suficiente}. La lectura ?en la nube? es otra opci?n, sin duda. De hecho, algunos de nuestros textos pueden leerse de este modo a trav?s de 24symbols, donde se ofrecen sin publicidad en el modo freemium. Sabemos que, al contrario de nosotros, se trata de un negocio lucrativo; y que en cierta medida ayudamos a su negocio con nuestra presencia. No obstante, la posibilidad de ofrecer nuestros textos gratuitamente a un mayor n?mero de gente propici? nuestra presencia dentro de su modelo. En definitiva, creemos que lo importante es que cada cual pueda elegir de qu? modo quiere leer un texto y que, elija? lo que elija,? pueda hacerlo.

Y para seguir con las predicciones, ?crees que los libros electr?nicos van a suponer la desaparici?n del libro de papel o coexistir?n?
En Ganso y Pulpo conocemos m?s y mejor lo que hab?a hace 100 a?os que lo que habr? dentro de otros tantos? Pero, puestos a ser visionarios, creemos que coexistir?n durante largo tiempo, pues no son excluyentes entre s?. Lo que s? deseamos es que las versiones en papel comiencen a realizarse mediante el sistema de impresi?n bajo demanda. Es triste que a estas alturas se talen y procesen ?rboles para tener miles de libros en un triste almac?n de un pol?gono industrial.

Una de las principales quejas de los lectores digitales es un precio excesivo de los ebooks sobre todo en comparaci?n con el precio del mismo ejemplar en papel. ?C?mo crees que progresar? esta cuesti?n? ?Bajar?n los precios? ?Nos acostumbraremos quiz??
Tienen {tenemos} toda la raz?n del mundo en esta queja. Los precios son extremadamente elevados en la mayor?a de los casos. El problema radica en la avaricia empresarial predominante. No obstante, cada poco tiempo alguien vuelve a demostrar que resulta m?s rentable vender un libro digital a 1-3? y sin DRM que todo lo contrario? En realidad, no sabemos si bajar?n o no; pero lo que es casi seguro es que nadie est? dispuesto a acostumbrarse a unos precios abusivos.

Volviendo a Ganso y Pulpo, que recordemos que todos sus textos son gratuitos, ?cu?l es el texto con m?s ?xito en vuestro cat?logo?
El texto m?s descargado a d?a de hoy es ?Fotograf?as instant?neas?, de Eduardo L?pez Bago. Lo que no sabemos muy bien es si se debe a que es uno de los textos que m?s tiempo lleva disponible o si debe su ?xito a la vigencia de su sat?rico retrato de la clase pol?tica espa?ola?

?Os centr?is en un periodo o un g?nero en especial?
Por exigencias del dominio p?blico, todos los textos de nuestro cat?logo pertenecen a escritores fallecidos a m?s tardar en 1941. De ah? que nos centremos en el ?ltimo tercio del siglo XIX y el primero del XX. En cuanto a g?nero, de momento el gran protagonista es el cuento? Aunque pretendemos tambalear pronto su hegemon?a.?

?Admit?s peticiones de textos o colaboraciones?
Las admitimos y las deseamos. Otra cosa es que las haya? Somos pacientes. :)

?C?mo podemos enterarnos de vuestras novedades?
Principalmente por los canales RSS y por las redes sociales Twitter y Facebook.

Y ya para terminar, cu?ntanos un secreto, ?cu?l es el pr?ximo texto que vais a publicar?
Bueno, entre los pr?ximos cuentos que aparecer?n en nuestro cat?logo se encuentran ?Una justicia del diablo? de Moreno Godino, ?Los se?ores de Pipirip? de Zahonero, ?El despe?adero? de Larrubiera o ??Aleluya!? de Jos? de Siles? Ahora bien, quiz?s el secreto m?s enjundioso es que pretendemos editar nuestra primera novela durante este verano de 2011.

?

Muchas gracias Pablo por tu tiempo y por contestar a mis preguntas. Mucha suerte con esa primera novela.


Publicado por V @ 8:33  | Entrevistas
Comentarios (0)  | Enviar


Publicado por V @ 8:24  | Humor
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 21 de junio de 2011

Unas veces me siento
como pobre colina
y otras como monta?a
de cumbres repetidas.

Unas veces me siento
como un acantilado
y en otras como un cielo
azul pero lejano.

A veces uno es
manantial entre rocas
y otras veces un ?rbol
con las ?ltimas hojas.
Pero hoy me siento apenas
como laguna insomne
con un embarcadero
ya sin embarcaciones
una laguna verde
inm?vil y paciente
conforme con sus algas
sus musgos y sus peces,
sereno en mi confianza
confiando en que una tarde
te acerques y te mires,
te mires al mirarme.


Publicado por V @ 8:10  | Poemas
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 20 de junio de 2011

Gracias a Biblumliteraria conoc? hace unos d?as el Multiebook, una propuesta de la editorial Bruno y la empresa Giux presentada en el Sal?n Internacional del libro de Tur?n.

Este dispositivo permite descargar ebooks en tel?fonos m?viles, discos duros o llaves USB mediante la inserci?n de monedas o billetes. Uno de los usos que presenta Alessandro Ercolani, fundador y creador de Giux, ser?a la posibilidad de descargar textos de inter?s para los asistentes a ferias o congresos, adem?s de la posibilidad de obtener libros en estaciones, aeropuertos o bibliotecas.

En Italia el libro electr?nico se est? extendiendo m?s r?pidamente que en nuestro pa?s. Las ventas del primer trimestre han supuesto un incremento del 365% frente al mismo periodo del a?o anterior. Las previsiones para el a?o 2011 las ventas estimadas de m?s de 100.000 libros electr?nicos.


Publicado por V @ 11:11  | Actualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 17 de junio de 2011

Cuando era ni?a, mi madre ten?a una mercer?a. Un peque?o negocio repleto de muy variada mercader?a, donde botones, hilos y telas se hab?an convertido en una muy grata compa??a. En ese entonces, no se estilaba dejar a los ni?os todo el d?a en el colegio y tampoco hab?a dinero para pagar una persona que me cuidase, por lo que casi toda mi infancia la pas? en el peque?o local de mi madre.

Me gustaba su compa??a y a ella la m?a. El tiempo que no estaba en el colegio, lo pasaba con ella en el negocio. De muy peque?a jugaba sentada en una mantita detr?s del mostrador, ya m?s grande, hac?a la tarea o le?a. A m?s de una persona le llamaba la atenci?n verme siempre, como si fuese parte del mobiliario.

Recuerdo de memoria las explicaciones que d?a a d?a daba mi madre cuando le preguntaban por qu? yo pasaba tantas horas dentro del local. Que no hab?a dinero para pagar una persona, que por otra parte, d?nde mejor que con mi madre estar?a, que adem?s yo me portaba bien y entonces no hab?a problema, que ya est?bamos acostumbradas, etc. Todo cierto, por otra parte.

Un d?a, entr? una pareja a comprar botones para un saco. Ellos tambi?n comentaron algo acerca de mi presencia y mi madre dijo lo que yo ya estaba acostumbrada a escuchar. Al salir, el hombre le dijo a su esposa:

? Pobre ni?a, no es vida. Imag?nate c?mo se debe aburrir todo el d?a ac? encerrada entre hilos y el?sticos. Es lamentable.

No se dio cuenta que yo hab?a salido al umbral y que hab?a escuchado todo. ?Qu? era lo lamentable? Me qued? pensando. Se que sinti? l?stima por mi, lo vi en sus ojos y no entend?a el por qu?. Si bien era ni?a, sab?a que hab?a una realidad m?s all? del colegio y la mercer?a, m?s all? de la maestra, mi madre y los clientes.

A?n as?, yo disfrutaba de mi mundo peque?o como ese local, pero casi infinito como la mercader?a y colorido como los botones. No me gust? que sintiese pena por mi. No ten?a por qu?. Se que tal vez me cri? en un ?mbito m?s ?acotado? que los habituales, pero tal vez, fue ?se el disparador de mi gran mundo interior.

Cuando muy peque?a, cre?a que los cierres eran bocas. Si se manten?an cerrados, no ten?an nada interesante para decir. En cambio, si los iba abriendo y a medida que lo hac?a, me sonre?an. Cu?nto m?s abr?a el cierre, una sonrisa m?s grande recib?a.

Los botones y lentejuelas, eran para mi, estrellas que descansaban durante el d?a en el negocio y que, cuando nos ?bamos a casa, sub?an al cielo para brillar m?s que nunca. Las madejas de lana eran nubes coloridas y, seg?n las ordenara mi madre, se convert?an en diversos personajes.

- Hazme un rat?n ? Le ped?a

Y mi madre tomaba dos grandes madejas redondas y las ubicaba formando dos orejas, una m?s peque?a completaba la forma de la carita de mi rat?n, otra el cuerpo y no olvidaba dejar una larga lana colgando para que a mi animalito no le faltase la cola.

Sin dudas me divert?a y ella tambi?n. Lo que pocos pod?an imaginar, es cu?nto aprend? durante todos esos a?os. No me refiero a tipos de hilos y lanas, sino acerca de las personas y sus universos. Observar es un gran entretenimiento y un mayor aprendizaje a?n y yo observaba a cada persona que entraba al local.

As? aprend? c?mo se puede percibir el amor infinito hacia un hijo cuando una madre buscaba lentejuelas o cintas para un disfraz. La dedicaci?n con la que esa mujer eleg?a cada cinta que luego coser?a, la preocupaci?n por el color exacto, porque a su hijito le agradase y se luciera en el acto escolar. Aprend? tambi?n sobre la humilde condici?n de mucha gente.

Personas que buscaban el hilo m?s barato, aunque la diferencia fueran apenas centavos. Vi infinidad de pantalones gastados y con marcas de viejos dobladillos que iban pasando de hermano en hermano como un legado de humildad inquebrantable. Supe lo que era la prepotencia y la amabilidad tambi?n.

Vi rostros que jam?s olvidar?, llenos de ilusi?n por tejer su primer sweater, ?vidos de consejos y recomendaciones. Me di cuenta que las cosas cobran vida en las manos de los que hacen algo con amor y para otro.

No fueron malos a?os, por el contrario. Se que cambi? mu?ecas por agujas de tejer, hamacas por estanter?as llenas de mercader?a, pero tambi?n se que aquello que perd? no fue lo m?s importante. Estoy segura que el lazo que me une a mi madre no hubiese sido el mismo, de no haber compartido esas tardes en el negocio.

Es cierto que no pudo llevarme a la plaza, pero por nada del mundo cambiar?a sus ratones de madejas de lana. Tampoco ven?a nadie a jugar a mi casa, pero ella se las ingeni? para que yo no me sintiese sola y me divirtiera.

No tuve muchos juguetes, pero me dio su mundo infinito, su tiempo, el que pudo, el que ten?a y por sobre todas las cosas su amor. Fui una ni?a feliz, a pesar de darle l?stima a m?s de una persona.

Logramos con mi madre, lo que algunos les resulta imposible: un lazo de amor tibio como la lana, colorido como las lentejuelas, maleable como el el?stico e infinito, como la mercader?a que mis ojos se acostumbraron a ver de ni?a.

?

?

(Visto en EnCuentos)


Publicado por V @ 8:26  | Microrrelatos y cuentos
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 16 de junio de 2011

Resumen de la editorial: "Reino Unido, ?poca actual. Ocho d?as antes del solsticio de verano, es hallado el cad?ver de un hombre en los alrededores del monumento de Stonehenge. En la piel tiene las marcas de unos extra?os s?mbolos. Unas horas m?s tarde, un famoso cazador de recompensas se suicida en su propia casa, dejando una cr?ptica carta a su hijo, el arque?logo Gideon Chase. Tras el revuelo medi?tico, una polic?a y Chase se ver?n inmersos en una trama de sociedades secretas y una antiqu?sima logia, devota, durante siglos, de Stonehenge. Alentada por un nuevo y carism?tico l?der, la logia ha vuelto a los rituales con sacrificios humanos en un intento desesperado por descubrir el secreto de las piedras del monumento megal?tico?"

Un libro que har? las delicias de los amantes de Dan Brown y de todos aquellos a los que les guste el suspense rodeado de c?digos, logias, rituales y s?mbolos antiguos.

La novela se lee r?pido. Est? formada por unos 200 cap?tulos cortos, de una o dos hojas, lo que la hace perfecta para los que leen en trenes, autobuses o antes de dormir: podr?n dejarla y retomarla sin dejar los cap?tulos a medias (con la rabia que da eso...)

Engancha desde el primer momento. En las primeras p?ginas ya encontramos un grupo secreto y el sacrificio ritual de un inocente, y desde ese momento van apareciendo personajes (en general bastante reales, alguno m?s que otro) y se van desgranando historias paralelas que, aunque en un primer momento no lo parece, terminan por encajar a la perfecci?n. Incluyen de todo: poder, codicia, un poquito de magia, secuestros... Y todo sucede en apenas 15 d?as.

La ausencia de datos hist?ricos y grandes descripciones agilizan la trama, contribuye al dinamismo de la historia y mantiene el inter?s por lo que est? sucediendo.?

El ?nico pero que se le puede poner es la inclusi?n de algunas palabras no demasiado cotidianas que a mi, al menos, me cortan la lectura en seco. Pero no son muchas y de paso, aprendemos un poco m?s. (Ya que estamos, Ar?spice seg?n la rae es el "Sacerdote que en la antigua Roma examinaba las entra?as de las v?ctimas para hacer presagios". Otro ejemplo, ?no ser?a mejor "imponer" en vez de "plantificar"?)

En resumen, una novela perfecta para el verano: sin complicaciones, con mucha acci?n y con un buen ritmo durante todo el libro.

Y para terminar, una curiosidad: Sam Christer es el pseud?nimo de un periodista ingl?s que ha trabajado en varias productoras televisivas muy conocidas. Los derechos de su primera novela han sido comprados ya en m?s de treinta pa?ses y seguramente llegue a la gran pantalla.


Publicado por V @ 8:31  | Rese?as de libros
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 15 de junio de 2011

Anoche descubr? este peque?o texto, escrito por Miguel Delibes ensalzando la figura de Antonio L?pez, pintor y escultor que en esos d?as planeaba realizar tres esculturas: los bustos de Delibes, T?pies y Ferlosio. Me ha parecido interesante as? que lo comparto con vosotros.


Deslumbrado por la magia del pincel de Antonio L?pez, fui de los primeros en acercarme a su obra. ?Para qu?? ?Y qui?n lo sabe? Yo buscaba algo, una muestra, una aproximaci?n a su genio. Despu?s aspir? a un recuerdo. En mi expectativa ?vida, llegu? a proponerle: "Lo que t? quieras, Antonio. Una interrogaci?n, mis iniciales firmadas por ti. Algo". ?l sonre?a, los ojos bajos, con su bonhom?a habitual, esa sonrisa fl?bil de hombre cuya naturaleza no le permite complacer a tanta gente. Mas el talento pict?rico de Antonio era tan excelso y natural que atra?a al m?s profano. Yo sab?a que me le?a, me dec?a que gustaba de mis escritos, pero esto nada ten?a que ver con mi deseo.

Lo vi, lo visit?, volv? a verlo, a hablarle, ?l en Madrid, yo en Valladolid, pero el tiempo pasaba sin que nuestras relaciones progresaran. Transcurrieron m?s de tres d?cadas con infrecuentes encuentros, al cabo de las cuales fue Antonio L?pez el que lleg? a m? a trav?s de un amigo com?n. ?Cu?nto hab?amos envejecido! Antonio Piedra portaba la gran noticia:

"A Antonio L?pez le gustar?a hacer tu cabeza en bronce", me dijo.

Sent? un peque?o mareo, no me lo cre?. No era posible que Antonio necesitase algo m?o. Me emocion?, pero tanto insisti? que acab? admiti?ndolo, confundido. ?Habr?a alguna otra cosa que pudiera desear m?s en el mundo? Se inici? entre nosotros un trato m?s frecuente y familiar. Antonio L?pez y yo nos ve?amos y charl?bamos. Antonio me observaba. Yo observaba a Antonio. Me cautivaba la naturalidad de su ofrecimiento, su absoluta espontaneidad sin asomo de esnobismo. Como si me pidiera un favor. Su manera de manifestarse estaba a mil leguas de la autosuficiencia, y segu?a trabajando a su manera, pausada, sin prisas, nunca movido por una ambici?n pecuniaria.

?Qu? admirar m?s en Antonio? ?Su persona o su obra? Su bondad, la modestia machadiana de su ali?o indumentario, su humildad creadora, su absorbente profesionalidad, el af?n de apartarse, de desplazar sobre otros su val?a.

"Mi t?o Antonio, el de Tomelloso, ese s? que sabe".

Ten?a esta obsesi?n. Los elogios dedicados a ?l los aplicaba a su t?o, con quien de ni?o mezcl? los primeros colores. ?l era solamente un copiador, un aprendiz. No era tarea f?cil sacarle de su juicio. ?l pintaba, s?, pero el genio era su t?o. Y su t?o, el de Tomelloso, era realmente un talento natural, pero Antonio era el maestro.

Yo hab?a tenido la primera noticia de Antonio en la Fundaci?n Juan March, en a?os pol?ticamente tristes. La March llevaba la batuta de la cultura y el que quer?a saber por d?nde iban los tiros en arte deb?a vivir conectado a ella. All? vi su primera obra en blanco y negro y me dije: "Si la Fundaci?n lo instala aqu?, es que es ya un artista consumado". A?n era un chico, pero sus dibujos en blanco y negro, acogedores, dom?sticos (?ay aquel dormitorio en desorden de la casa de sus padres, tan aut?ntico, tan vivo!), me entusiasmaron. Sus grabados no estaban expuestos, pero la gente visitaba la Fundaci?n impaciente, anticip?ndose a la primera muestra.

Luego, su carrera mete?rica: el color. Aquella encrucijada de la Gran V?a madrile?a en cuya elaboraci?n trabajaba ?nicamente dos o tres minutos cada ma?ana durante unos pocos d?as, para respetar los matices de la luz. El cine: la pel?cula El sol del membrillo, de una meticulosidad prodigiosa, explicada por ?l mismo en una documentada lecci?n. La escultura, la tercera dimensi?n, el paso decisivo, que inici? con los Reyes de Espa?a en el Patio Herreriano de Valladolid. El tiempo solo consegu?a ir perfilando su genialidad, cuyos ecos llegaron pronto a los portavoces de Par?s y Nueva York. El realismo de Antonio se erig?a en modelo pl?stico del momento. Decididamente la maestr?a de Antonio L?pez hab?a salvado las ?ltimas fronteras.

Al llegar la primavera me avis?: ven?a a Valladolid, a verme. Comimos juntos en El Caballo de Troya con Mar?a Moreno, su mujer, tocada tambi?n por la magia de la pintura. Antonio habl? con su encogimiento habitual de su decisi?n de hacer mi cabeza en bronce, de su ilusi?n, de los pasos dados hasta el momento. Volvimos a separarnos, mas en un corto plazo volvi? por Valladolid -yo ya estaba demasiado viejo- a tomar los puntos de mi cr?neo, a medirme. Fue una operaci?n silenciosa, a pesar de los espectadores, tanto que se hubiera sentido volar una mosca. Yo me sent?a conmovido ante el inter?s de Antonio. Hablar en ese momento me hubiese parecido una profanaci?n. No he vuelto a verlo.

Meses despu?s encontr? a Antonio Piedra, el amigo com?n, en la calle, en Valladolid. Y tom? la decisi?n de sonsacarle a cualquier precio. No pod?a vivir en silencio su empe?o. Di un rodeo y le pregunt? si hab?a visto al gran hombre:

-Claro, a eso iba.

-Y dime ?trabaja?

Se entabl? de pronto un forcejeo entre mi ?vida curiosidad y la educada reserva de Piedra. Yo aspiraba a una sola palabra, pero definitiva. Antonio, en cambio, hab?a decidido callar, esperar a que fueran la obra y el autor quienes hablaran en su momento. No me atrev?a a atacar de frente y apel? a artima?as pueriles:

-?Me parezco?

-Eso es secundario.

-Ya lo s?, pero en Antonio quiz? no.

Antonio Piedra sonre?a, consciente de mi decepci?n. Le pregunt? cu?ndo podr?a ver "mi cabeza"; no pod?a soportar la espera.

-Antonio quiere llevarla a Valladolid en octubre, el d?a de tu homenaje, y presentarla a los hispanistas asistentes al tiempo que tus obras completas.

-Pero yo no puedo esperar hasta octubre, Antonio -dije.

-T? ver?s, pero ese es el proyecto.

Se cerraba; no soltaba prenda; se manten?a en sus trece. Yo me mostraba torpe en mis pretensiones de hacerle hablar. Olvidando que me hubiera conformado con cualquier cosa, ataqu? de nuevo:

-Pero, por favor, Antonio, ?es un trabajo importante?

-De Antonio L?pez, ?qu? m?s quieres? Con eso est? dicho todo.

-Y ?est? logrado?

Antonio, al hablar del otro Antonio, manten?a una actitud reverencial, de respeto. Emiti? un lev?simo cloqueo y se dir?a, por sus ademanes y la exageraci?n de su rostro, por la manera de abrir la boca, un poco exagerada, que iba a pronunciar un largo discurso, pero dijo simplemente:

-Est?s hablando, la verdad.

?

(Visto en El pa?s)


Publicado por V @ 8:24  | De todo un poco
Comentarios (0)  | Enviar

(Visto en Gold slime)


Publicado por V @ 8:12  | Humor
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 14 de junio de 2011

Ni el coraz?n cortado por un vidrio
en un erial de espinas,
ni las aguas atroces vistas en los rincones
de ciertas casas, aguas como p?rpados y ojos,
podr?an sujetar tu cintura en mis manos
cuando mi coraz?n levanta sus encinas
hacia tu inquebrantable hilo de nieve.

Nocturno az?car, esp?ritu
de las coronas,
redimida
sangre humana, tus besos
me destierran,
y um golpe de agua con restos del mar
golpea los silencios que te esperan
rodeando las gastadas sillas, gastando puertas.

Noches con ejes claros,
partida, material, ?nicamente
voz, ?nicamente
desnuda cada d?a.
Sobre tus pechos de corriente inm?vil,
sobre tus piernas de dureza y agua,
sobre la permanencia y el orgullo
de tu pelo desnudo,
quiero estar, amor m?o, ya tiradas las l?grimas
al ronco cesto donde se acumulan,
quiero estar, amor m?o solo con una s?laba
de plata destrozada, solo con una punta
de tu pecho de nieve.

Ya no es posible, a veces
ganar sino cayendo,
ya no es posible, entre dos seres
temblar, tocar la flor del r?o:
hebras de hombre vienen como agujas,
tramitaciones, trozos,
familias de coral repulsivo, tormentas
y pasos duros por alfombras
de invierno.

Entre labios y labios hay ciudades
de gran ceniza y h?meda cimera,
gotas de cu?ndo y c?mo, indefinidas
circulaciones:
entre labios y labios como por una costa
de arena y vidrio, pasa el viento.

Por eso eres sin fin, rec?geme como si fueras
toda solemnidad, toda nocturna
como una zona, hasta que te confundas
con las l?neas del tiempo.
Avanza en la dulzura,
ven a mi lado hasta que las digitales
hojas de los violines
hayan callado, hasta que los musgos
arraiguen en el trueno, hasta que del latido
de mano y mano bajen las ra?ces.


Publicado por V @ 8:25  | Poemas
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 13 de junio de 2011

Obviando los libros sobre dietas que aparecen todos los a?os en estos meses, hoy voy a hablaros de uno de los libros m?s vendidos estas semanas. Seguro que muchos de vosotros ya lo hab?is le?do, pero si no, es interesante que lo conozc?is con lo que est? pasando estos d?as.

Os dejo la sinopsis de la editorial: "?Indignaos! ha despertado un ins?lito fen?meno de lectura en Francia, donde ha vendido m?s de un mill?n de ejemplares y lleva tres meses en las listas de ventas. En pocas y contundentes p?ginas, St?phane Hessel invita sobre todo a los j?venes a desperezarse y a? cambiar la indiferencia por una indignaci?n activa, por la ?insurrecci?n pac?fica?. Hessel logr? sobrevivir a la tortura y la deportaci?n en el campo de concentraci?n de Buchenwald y, en 1948, form? parte del equipo internacional redactor de la Declaraci?n Universal de los Derechos Humanos. Hoy, a sus 93 a?os este venerable veterano de la Resistencia ha contagiado su mensaje de esperanza y de rebeld?a a millones de lectores a los que invita a ?no claudicar ni dejarse impresionar por la dictadura actual de los mercados financieros que amenaza la paz y la democracia?, porque ?ya es hora de que la preocupaci?n por la ?tica, por la justicia, por el equilibro duradero prevalezcan?."

Es un librito de apenas 30 p?ginas que ha triunfado en Francia (m?s de dos millones de ejemplares vendidos) y lo est? haciendo todav?a en nuestro pa?s (medio mill?n de ejemplares vendidos en apenas tres meses). El autor St?phane Hessel es uno de los redactores de la Declaraci?n Universal de Derechos Humanos.

Lo ?nico que pide es que cada persona encuentre un motivo por el que indignarse con la sociedad y haga algo para cambiarla.

El pr?logo est? escrito por el escritor Jos? Luis Sampedro, que en la misma l?nea, insiste en la necesidad de propagar el "pensamiento cr?tico" y de rebelarse contra el poder financiero y econ?mico que gobierna el mundo.

F?cil de leer, directo, breve, intenso. Se lee en apenas un par de horas y te hace pensar.

Y claro que te hace pensar... Los "indignados" de la Puerta del sol (tambi?n llamados perroflautas y otras cosas muy repetidas y poco creativas) siguieron el esp?ritu que Hessel promueve y como todos sab?is, comenzaron un movimiento llamado 15M. Cuando se ha hablado de este movimiento (tarde y mal) siempre se ha dicho que no tienen las ideas claras. S?, se determinaron unos m?nimos en asamblea, cuatro para ser exactos:

1/ Reforma electoral encaminada a una democracia m?s representativa y de proporcionalidad real y con el objetivo adicional de desarrollar mecanismos efectivos de participaci?n ciudadana (con la Ley D'Hont los dos partidos m?s votados obtienen una representaci?n mayor que los menos votados, no se reparte en proporci?n. Pod?is ver un ejemplo de los muchos que hay en internet con la diferencia al aplicar este m?todo o el de representaci?n directa. Curioso ?verdad?)

2/ Lucha contra la corrupci?n mediante normas orientadas a una total transparencia pol?tica (o sea, saber d?nde va el dinero, qui?n lo recibe, y ya que es el dinero de todos, justificar qu? se hace con ?l. ?O pens?is que sabemos d?nde va el dinero de nuestros impuestos? Anda ya!)

3/ Separaci?n efectiva de los poderes p?blicos (es decir, que los jueces sean objetivos e independientes DE VERDAD, y no est?n influenciados por partidos ni pol?ticos "amigos")

4/ Creaci?n de mecanismos de control ciudadano para la exigencia efectiva de responsabilidad pol?tica (Imagin?os, poder exigir dimisiones y explicaciones de nuestros representantes. ?No ser?a lo justo? los elegimos nosotros, ?c?mo es que pueden ignorar lo que pensamos?)

?Est?is de acuerdo con estos puntos? Os parecen ideas de perroflauta guarro o de alguien que tiene la cabeza bastante asentada? Son ideas de "antisistema" o de "vamos a renovar el sistema y acabar con sus errores"?

Ahora est?n desarrollando campa?as de informaci?n sobre el Pacto del euro, un pacto entre los pa?ses de la zona euro de "contenci?n de gasto". No lo dicen ellos, lo dicen medios "serios" como El pa?s o ABC (por poner dos ejemplos de tendencias distintas).

En lineas generales: se retrasar?n las edades de jubilaci?n en todos los pa?ses acorde con la esperanza de vida, se vincular?n los salarios con la productividad, congelaci?n de las pensiones, reducci?n de ayudas sociales, reducci?n del gasto en educaci?n p?blica... No importa qui?n gane en las pr?ximas elecciones, porque no es una medida que tomar? un gobierno u otro. Es algo que ya estar? pactado y que sufriremos s? o s?. ?Es para estar indignados o no?

Ya v?is, no todo esto ha llegado a la televisi?n ni a los peri?dicos. As? que si hab?is llegado hasta aqu? y a?n no lo hab?is le?do tal vez es el momento de hacerlo. Cuesta apenas cinco euros y pod?is encontrarlo por ese precio en papel o ebook. Pod?is comprarlo en casi cualquier librer?a, pero por dejaros un enlace, os dejo el de La casa del libro (no porque me lleve algo, es que se que sus env?os llegan a cualquier parte de Espa?a)

Y de paso, gracias a G y J por regalarme mi ejemplar. Dos personas que tratan de que me importe la pol?tica y oye, lo est?n consiguiendo...

Y si hab?is llegado hasta aqu? me voy a permitir dejaros otro enlace m?s, para que entend?is un poco m?s qu? es eso de la c?pula (inexistente) de ese grupo llamado Anonymous y que supuestamente es tan peligroso.

No os cre?is todo lo que escuch?is. Pensad, analizad, buscad m?s informaci?n y decidid...







Pr?logo de ??Indignaos!?, de St?phane Hessel (2010).


JOS? LUIS SAMPEDRO.
25 febrero 2011


Yo tambi?n nac? en 1917. Yo tambi?n estoy indignado. Tambi?n viv? una guerra. Tambi?n soport? una dictadura. Al igual que a St?phane Hessel, me escandaliza e indigna la situaci?n de Palestina y la b?rbara invasi?n de Irak. Podr?a aportar m?s detalles, pero la edad y la ?poca bastan para mostrar que nuestras vivencias han sucedido en el mismo mundo. Hablamos en la misma onda. Comparto sus ideas y me hace feliz poder presentar en Espa?a el llamamiento de este brillante h?roe de la Resistencia francesa, posteriormente diplom?tico en activo en muchas misiones de inter?s, siempre a favor de la paz y la justicia.

?INDIGNAOS! Un grito, un toque de clar?n que interrumpe el tr?fico callejero y obliga a levantar la vista a los reunidos en la plaza. Como la sirena que anunciaba la cercan?a de aquellos bombarderos: una alerta para no bajar la guardia.

Al principio sorprende. ?Qu? pasa? ?De qu? nos alertan? El mundo gira como cada d?a. Vivimos en democracia, en el estado de bienestar de nuestra maravillosa civilizaci?n occidental. Aqu? no hay guerra, no hay ocupaci?n. Esto es Europa, cuna de culturas. S?, ?se es el escenario y su decorado. Pero ?de verdad estamos en una democracia? ?De verdad bajo ese nombre gobiernan los pueblos de muchos pa?ses? ?O hace tiempo que se ha evolucionado de otro modo?

Actualmente en Europa y fuera de ella, los financieros, culpables indiscutibles de la crisis, han salvado ya el bache y prosiguen su vida como siempre sin grandes p?rdidas. En cambio, sus v?ctimas no han recuperado el trabajo ni su nivel de ingresos. El autor de este libro recuerda c?mo los primeros programas econ?micos de Francia despu?s de la segunda guerra mundial inclu?an la nacionalizaci?n de la banca, aunque despu?s, en ?pocas de bonanza, se fue rectificando. En cambio ahora, la culpabilidad del sector financiero en esta gran crisis no s?lo no ha conducido a ello; ni siquiera se ha planteado la supresi?n de mecanismos y operaciones de alto riesgo. No se eliminan los para?sos fiscales ni se acometen reformas importantes del sistema. Los financieros apenas han soportado las consecuencias de sus desafueros. Es decir, el dinero y sus due?os tienen m?s poder que los gobiernos. Como dice Hessel, ?el poder del dinero nunca hab?a sido tan grande, insolente, ego?sta con todos, desde sus propios siervos hasta las m?s altas esferas del Estado. Los bancos, privatizados, se preocupan en primer lugar de sus dividendos, y de los alt?simos sueldos de sus dirigentes, pero no del inter?s general?

?INDIGNAOS!, les dice Hessel a los j?venes, porque de la indignaci?n nace la voluntad de compromiso con la historia. De la indignaci?n naci? la Resistencia contra el nazismo y de la indignaci?n tiene que salir hoy la resistencia contra la dictadura de los mercados. Debemos resistirnos a que la carrera por el dinero domine nuestras vidas. Hessel reconoce que para un joven de su ?poca indignarse y resistirse fue m?s claro, aunque no m?s f?cil, porque la invasi?n del pa?s por tropas fascistas es m?s evidente que la dictadura del entramado financiero internacional. El nazismo fue vencido por la indignaci?n de muchos, pero el peligro totalitario en sus m?ltiples variantes no ha desaparecido. Ni en aspectos tan burdos como los campos de concentraci?n (Guant?namo, Abu Gharaib), muros, vallas, ataques preventivos y ?lucha contra el terrorismo? en lugares geoestrat?gicos, ni en otros mucho m?s sofisticados y tecnificados como la mal llamada globalizaci?n financiera.

?INDIGNAOS!, repite Hessel a los j?venes. Les recuerda los logros de la segunda mitad del siglo XX en el terreno de los derechos humanos, la implantaci?n de la Seguridad Social, los avances del estado de bienestar, al tiempo que les se?ala los actuales retrocesos. Los brutales atentados del 11-S en Nueva York y las desastrosas acciones emprendidas por Estados Unidos como respuesta a los mismos, est?n marcando el camino inverso. Un camino que en la primera d?cada de este siglo XXI se est? recorriendo a una velocidad alarmante. De ah? la alerta de Hessel a los j?venes. Con su grito les est? diciendo: ?Chicos, cuidado, hemos luchado por conseguir lo que ten?is, ahora os toca a vosotros defenderlo, mantenerlo y mejorarlo; no permit?is que os lo arrebaten?.

?INDIGNAOS! Luchad, para salvar los logros democr?ticos basados en valores ?ticos, de justicia y libertad prometidos tras la dolorosa lecci?n de la segunda guerra mundial. Para distinguir entre opini?n p?blica y opini?n medi?tica, para no sucumbir al enga?o propagand?stico. ?Los medios de comunicaci?n est?n en manos de la gente pudiente?, se?ala Hessel. Y yo a?ado: ?qui?n es la gente pudiente? Los que se han apoderado de lo que es de todos. Y como es de todos, es nuestro derecho y nuestro deber recuperarlo al servicio de nuestra libertad.

No siempre es f?cil saber qui?n manda en realidad, ni c?mo defendernos del atropello. Ahora no se trata de empu?ar las armas contra el invasor ni de hacer descarrilar un tren. El terrorismo no es la v?a adecuada contra el totalitarismo actual, m?s sofisticado que el de los bombarderos nazis. Hoy se trata de no sucumbir bajo el hurac?n destructor del ?siempre m?s?, del consumismo voraz y de la distracci?n medi?tica mientras nos aplican los recortes.

?INDIGNAOS!, sin violencia. Hessel nos incita a la insurrecci?n pac?fica evocando figuras como Mandela o Martin Luther Kingo. Yo a?adir?a el ejemplo de Gandhi, asesinado precisamente en 1948, a?o de la Declaraci?n Universal de los Derechos Humanos, de cuya redacci?n fue part?cipe el propio Hessel. Como cantara Raimon contra la dictadura: Digamos NO. Negaos. Actuad. Para empezar, ?INDIGNAOS!
?
Pr?logo escrito por Jos? Luis Sampedro

Fuente: Centro de Colaboraciones Solidarias (CCS)


Publicado por V @ 8:25  | De todo un poco
Comentarios (0)  | Enviar

?

Para empezar con fuerza la semana!


Publicado por V @ 8:07  | M?sica
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 10 de junio de 2011

Conoc? a George en un congreso literario celebrado hace muchos a?os, y me llam? la atenci?n el peculiar aire de inocencia y de candor que mostraba su rostro redondo y de mediana edad. Inmediatamente decid? que era la clase de persona a quien uno le dejar?a la cartera para que se la guardase mientras se ba?aba.
El me reconoci? por mis fotograf?as en la contraportada de mis libros y me saludo alegremente, dici?ndome lo mucho que le gustaban mis cuentos y mis novelas, lo cual, naturalmente, me dio una excelente opini?n de su inteligencia y buen gusto.
Nos estrechamos cordialmente las manos, y el dijo:
-Me llamo George Bitternut
-Bitternut- repet?, para fij?rmelo en la mente -. Un apellido poco corriente.
-Dan?s- respondi? -, y muy aristocr?tico. Desciendo de Cnut, m?s conocido como Canuto, un rey que conquist? Inglaterra a comienzos del siglo XI. Un antepasado m?o era hijo suyo: bastardo, naturalmente.
-Naturalmente -murmur?, aunque no ve?a por que hab?a que darlo por sentado.
-Le pusieron de nombre Cnut, como su padre- continu? George -, y cuando fue presentado al rey, el soberano dijo: 'Voto a br?os, ??ste es mi heredero?'
-'No exactamente- respondi? el cortesano que estaba meciendo al peque?o Cnut -, pues es ileg?timo, ya que su madre es la lavandera a la que vos...' 'Ah- dijo el rey -, ?so es mejor'. Y como Bettercnut (en ingl?s better significa mejor) se le conoci? a partir de ese momento. ?nicamente con ese nombre. Yo lo he heredado por l?nea masculina directa, salvo que las vicisitudes del tiempo han acabado por cambiarlo a Bitternut.
Y sus azules ojos me miraron con una especie de hipn?tica inocencia, que imped?a toda duda.
-?Quiere almorzar conmigo?- pregunt?, moviendo la mano en direcci?n al restaurante profusamente decorado que, evidentemente, estaba destinado s?lo a personas poseedoras de carteras bien repletas.
-?No le parece que ese local es un poco ostentoso y que la cafeter?a del otro lado podr?a...?- respondi? George. -Como invitado m?o- a?ad?.
George frunci? los labios y dijo:
- Ahora que lo miro bajo una luz mas favorable, veo que tiene una atm?sfera un tanto hogare?a. Si, almorzar? con usted.
Mientras tom?bamos el plato principal, George dijo:
-Mi antepasado Bettercnut tuvo un hijo, al que llam? Sweyn. Un buen nombre Dan?s.
-Si, ya s?- respond? -. El padre del Rey Cnut se llamaba Sweyn Forbeard. En tiempos modernos el nombre se suele escribir Sven.
George frunci? levemente el ce?o y dijo:
-No hace falta que alardee de sus conocimientos de estas cosas, amigo m?o. Admito que tiene usted los rudimentos de una educaci?n.
Me sent? abochornado.
-Lo siento.
Agit? la mano en adem?n de magn?nimo perd?n, pidi? otro vaso de vino y prosigui?:
-Sweyn Bettercnut se sent?a fascinado por las mujeres, caracter?stica que hemos heredado todos los Bitternut, y ten?a mucho ?xito con ellas..., como ha sido el caso con todos sus descendientes. Se sabe que muchas mujeres, despu?s de separarse de ?l, meneaban la cabeza en se?al de admiraci?n y dec?an: 'Oh, es todo un Sweyn.' Y tambi?n era un archimago.
Hizo una pausa y, luego, pregunt? con brusquedad:
-?Sabe usted qu? es un archimago?
-No- ment?, no deseando volver a hacer una ofensiva ostentaci?n de mis conocimientos -, ?Qu? es?

-Un archimago es un mago eminente- aclar? George, con lo que pareci? un suspiro de alivio -. Sweyn estudiaba las artes arcanas y ocultas. Entonces era posible hacerlo, pues a?n no hab?a surgido todo ese desagradable escepticismo moderno.
Estaba consagrado a la tarea de encontrar la manera de persuadir a las jovencitas para que observaran con ?l esa clase de comportamiento dulce y complaciente que es la corona de la femineidad, y rehuyesen todo lo que era hura?o y hosco.
-Ah- dije, con tono comprensivo.
-Para eso necesitaba demonios, y perfeccion? medios para invocarlos, quemando ciertas hierbas arom?ticas y pronunciando determinados conjuros semiolvidados.
-?Y daba resultado, se?or Bitternut?
-Ll?meme George. Claro que daba resultado. Ten?a legiones de demonios que trabajaban para ?l, pues, como con frecuencia se lamentaba, las mujeres de la ?poca eran seres tercos y obstinados, que opon?an, a su pretensi?n de ser nieto de un rey, ?speras observaciones sobre la naturaleza de la descendencia. Sin embargo, una vez que un demonio ejecutaba su obra, comprend?an que un hijo natural era, simplemente, natural.
-?Est? seguro de todo ?so, George?
-Naturalmente, pues el verano pasado encontr? su libro de recetas para invocar demonios. Lo hall? en un viejo castillo ingl?s que actualmente est? en ruinas, pero que en otro tiempo perteneci? a mi familia. Se especificaban las hierbas exactas, la forma de quemarlas, el ritmo, los conjuros, las entonaciones. Todo. Estaba escrito en ingl?s antiguo, anglosaj?n, ya sabe, pero yo tengo un poco de ling?ista y ...

Se me hizo patente un ligero escepticismo.
-Usted bromea- dije.
Me mir? con altivez.
-?Por qu? cree semejante cosa?, ?acaso me estoy riendo? Se trata de un libro aut?ntico. Yo mismo experiment? las recetas.
-Y obtuvo un demonio.
- S?, en efecto- respondi?, se?al?ndose de manera significativa el bolsillo superior de la chaqueta.
- ?Lo tiene ah??
George se toco el bolsillo, y parec?a a punto de asentir cuando sus dedos palparon algo importante, o tal vez fuese precisamente que no palparon nada. Mir? en el interior.
-Se ha ido- dijo con disgusto -. Desmaterializado... Pero quiz? no se le pueda censurar por ello. Anoche estuvo conmigo por que sent?a curiosidad por este congreso, ?sabe?. Le di un poco de whisky con un cuentagotas, y le gust?. Tal vez le gusto demasiado, pues quer?a pegarse con la cacat?a enjaulada que hay en el bar y empez? a insultarla. Afortunadamente, se quedo dormido antes de que el p?jaro ofendido pudiera replicar. ?sta ma?ana no parec?a encontrarse muy bien, y supongo que se ha ido a su casa, dondequiera que est?, para recuperarse.
Sent? un acceso de rebeld?a. ?Esperaba que me creyera aquello?- ?Me est? diciendo que ten?a un demonio en el bolsillo de la chaqueta?
-Es agradable ver lo r?pidamente que se hace usted cargo de la situaci?n- dijo George.
-?Qu? tama?o ten?a?
-Dos cent?metros.
-Pero eso no llega a una pulgada.
-Totalmente correcto. Una pulgada son 2,54 cent?metros.
-Quiero decir, qu? clase de demonio es para tener s?lo dos cent?metros de estatura.
-Uno peque?o- respondi? George -, pero, como dice el refr?n, m?s vale tener un demonio peque?o que no tener ninguno.
-Depende de c?mo sea.
- Oh, Azazel..., se llama. es un demonio amistoso.
Sospecho que no est? muy bien considerado en sus antros nativos, pues se le nota extraordinariamente ansioso por impresionarme con sus poderes, salvo que no quiere utilizarlos para enriquecerme, como deber?a hacer, trat?ndose de una honorable amistad. Dice que sus poderes deben ser utilizados tan s?lo para hacer el bien a otros.
-Vamos, vamos, George. Seguramente que no es ?sa la filosof?a del infierno.
George se llevo un dedo a los labios.
-No diga esa clase de cosas, amigo. Azazel se sentir?a enormemente ofendido. Dice que su pa?s es amable, decente y muy civilizado, y habla con gran respeto de su gobernante, cuyo nombre jam?s pronuncia, y al que llama simplemente el Todo Total.
-?Y en realidad hace favores?
-Siempre que puede. ?so es escaso, por ejemplo, de mi ahijada, Juniper Per...
-?Juniper Pen?
-S?. Por su expresi?n de intensa curiosidad, me doy cuenta de que desea conocer la historia. Con mucho gusto se la contar?.
Juniper Pen (dijo George) era una c?ndida estudiante de segundo curso en la Universidad cuando comienza mi relato..., una dulce e inocente muchacha fascinada por el equipo de baloncesto, todo y cada uno de cuyos miembros eran j?venes altos y muy guapos. El jugador que m?s parec?a estimular su imaginaci?n femenina era Leander Thomson, un muchacho alto y delgado, de grandes manos que se enroscaban en torno a un bal?n o a cualquier otra cosa que tuviera forma y el tama?o de un bal?n, lo que de alguna manera trae a la memoria a Juniper. Obviamente, ?l era el objeto de sus gritos, cuando contemplaba desde la grada uno de sus partidos. Sol?a hablarme de sus dulces sue?os, pues, como todas las jovencitas, aunque no sean mis nietas, se sent?a impulsada a confiar en m?. Mi porte cari?oso pero digno invitaba a las confidencias.
-Oh, t?o George- dec?a - , seguro que no es nada malo que yo sue?e en un futuro con Leander. Me lo imagino como el mejor jugador de baloncesto del mundo, como la flor y nata de los grandes profesionales, como el titular de un sustancioso contrato de larga duraci?n. Y no es que yo pida mucho. Todo lo que quiero de la vida es una peque?a mansi?n cubierta de enredaderas, un peque?o jard?n que se extienda todo cuanto la vista pueda abarcar, una sencilla servidumbre organizada en equipos, todos mis vestidos ordenados alfab?ticamente para cada d?a de la semana y cada mes del a?o y...
Me vi obligado a interrumpir su encantador parloteo.
-Ay un ligero fallo en tu plan, peque?a - dije -. Leander no es un jugador de baloncesto muy bueno, y es poco probable que alg?n equipo le contrate por grandes sumas.
-Eso es injusto- dijo, enfurru?ando el gesto-.?Por qu? no es un jugador de baloncesto muy bueno?
-Porque as? es como funciona el Universo. ?Por qu? no concentras tus juveniles afectos en alguien que sea un buen jugador de baloncesto? ?O, si vamos a eso, en alg?n joven y honrado corredor burs?til de Wall Street que tenga acceso a informaciones reservadas?
-La verdad es que ya he pensado en ello, t?o George, pero me gusta Leander exclusivamente por lo que es. Hay veces en que pienso en ?l y me digo: en realidad, ?tan importante es el dinero?
-Chist, jovencita - exclam? horrorizado. Hoy en d?a, las mujeres son incre?blemente francas.
-Pero, ?por qu? no puedo tener tambi?n el dinero? ?es mucho pedir?
?Lo era realmente? Despu?s de todo, yo ten?a un demonio para m? solo. Se trataba de un demonio peque?o, desde luego, pero su coraz?n era grande. Seguramente que querr?a favorecer el curso del verdadero amor, a fin de aportar luz y dulzura a dos seres cuyos corazones lat?an al un?sono al pensar en besos y fondos mutuos.
Azazel me escuch? cuando le invoqu? con el conjuro apropiado... No, no puedo decirle cual es. ?No tiene usted un elemental sentido de la ?tica? Como digo, me escuch?, pero con lo que me pareci? una absoluta carencia de esa comprensi?n que cabr?a esperar. Confieso que le hab?a arrastrado a nuestro mundo sac?ndole de su entrega a algo parecido a un ba?o turco, pues se hallaba envuelto en una diminuta toalla y estaba tiritando. Su voz parec?a mas aguda y estridente que nunca. (En realidad, no creo que fuese verdaderamente su voz. Me da la impresi?n de que se comunicaba mediante alguna especie de telepat?a, pero el resultado era que yo o?a, o imaginaba o?r, una aguda vocecilla.)
-?Qu? es baloncesto?- pregunt? -. ?Un bal?n con forma de cesto? Porque, en ese caso, ?qu? es un cesto?
Trat? de explic?rselo, pero, para ser un demonio, puede resultar realmente obtuso. Se me qued? mirando, como si no le estuviese explicando con luminosa claridad cada detalle del juego.
Finalmente, dijo:
-?Podr?a ver un partido de baloncesto?
-Naturalmente- respond? -. Esta noche se juega uno. Leander me dio una entrada, y t? puedes ir en mi bolsillo.
-Estupendo- dijo Azazel -. Ll?mame cuando te dispongas a salir para el partido. Ahora tengo que terminar mi zymig- con lo que supongo se refer?a a su ba?o turco, y desapareci?.
Debo confesar que me irrita sobremanera que alguien anteponga sus insignificantes asuntos dom?sticos a las trascendentales cuestiones de que yo me ocupo..., lo cual me recuerda, amigo m?o, que el camarero parece estar intentando atraer su atenci?n. Creo que le tiene preparada la cuenta. Rec?jala, por favor, para que yo pueda continuar mi relato.
Esa noche fui al partido de baloncesto, y Azazel ven?a conmigo en mi bolsillo. Manten?a la cabeza asomada por el borde del bolsillo y habr?a constituido un sospechoso espect?culo si alguien hubiera estado mirando. Su piel es de un color rojo brillante y en su frente se destacan las protuberancias de dos p?que?os cuernos. Por fortuna, se manten?a dentro del bolsillo, pues su musculosa cola de un cent?metro de longitud es su rasgo m?s prominente y nauseabundo. Yo no soy un gran aficionado al baloncesto, y prefer? dejar que Azazel extrajera por su propia cuenta el significado de lo que estaba viendo. Su inteligencia, aunque m?s demoniaca que humana, es notable.
Una vez finalizado el partido, me dijo: -Por lo que he podido deducir de la esforzada acci?n de los corpulentos, desgarbados y en absoluto interesantes individuos que corr?an por la pista, parece ser que se produc?a una cierta conmoci?n cada vez que esa curiosa pelota pasaba a trav?s del aro.
-En efecto -dije- Eso es encestar.
-Entonces, ?ese protegido tuyo se convertir?a en un h?roe de ese est?pido juego si pudiera pasar la pelota por el aro todas las veces que lo intentase?
-Exactamente.
Azazel pensativo, agit? la cola.
-No tiene que ser dif?cil. Solo necesito ajustar sus reflejos para hacerle calcular el ?ngulo, la altura, la fuerza... Permaneci? unos instantes en reflexivo silencio, a continuaci?n dijo:
-Veamos, he tomado nota de su complejo coordinado personal durante el partido...S?, se puede hacer. En realidad, ya esta hecho. Tu Leander no tendr? ninguna dificultad en hacer pasar la pelota por el aro.
Yo experimentaba una cierta excitaci?n mientras aguardaba a que se celebrase el siguiente partido. No le dije nada a la peque?a Juniper, porque nunca hab?a hecho uso de los poderes demoniacos de Azazel y no estaba del todo seguro de que sus hechos hicieran honor a sus palabras. Adem?s, quer?a que se llevara una sorpresa. (Y se la llev?, muy grande, lo mismo que yo).
Por fin llego el d?a del partido, y aqu?l fue el partido. Nuestro colegio local, Nerdsville Tech, de cuyo equipo de baloncesto Leander era tan p?lida luminaria, jugaba contra los larguiruchos fajadores de Reformatorio Al Capone, y se esperaba que fuese un combate ?pico.
Como de ?pico, nadie lo esperaba. El equipo de AL Capone en seguida se puso por delante en el marcador, y yo observaba atentamente a Leander. Parec?a tener dificultades para decidir lo que deb?a hacer, y al comienzo sus manos parec?an fallar el bal?n cuando trataba de avanzar. Supuse que sus reflejos hab?an resultado tan alterados, que en un principio no pod?a controlar en absoluto sus m?sculos. Sin embargo, luego, fue como si se acostumbrara a su nuevo cuerpo. Cogi? el bal?n y pareci? que se le escapaba de las manos..., !pero que forma de escaparse! Descubri? un arco en el aire y atraves? el centro del aro. Las gradas estallaron en fren?tico aplauso, mientras que Leander contemplaba pensativamente el aro, como pregunt?ndose que hab?a ocurrido. Fuera lo que fuese, volvi? a ocurrir otra vez..., y otra. Tan pronto como Lenader tocaba el bal?n, ?ste se elevaba describiendo un arco. Tan pronto como se elevaba, se curvaba hacia la canasta. Suced?a tan de repente, que nadie ve?a jam?s a Leander apuntar ni hacer absolutamente ning?n esfuerzo. Interpretando ?sto como una prueba de maestr?a, la multitud se puso hist?rica.
Sin embargo, luego, como era de esperar, sucedi? lo inevitable, y el partido se hundi? en un caos total. Brotaban silbidos de las tribunas; los alumnos de rostros llenos de cicatrices, que animaban al reformatorio Al Capone, profer?an violentas observaciones de car?cter insultante, y por todas partes de produc?an peleas a pu?etazos entre el p?blico.
Lo que yo no hab?a dicho a Azazel, creyendo que se trataba de algo evidente, y lo que ?l no hab?a advertido; era que las dos canastas de la pista no eran iguales: una correspond?a al equipo local y la otra al equipo visitante, y que cada jugador lanzaba el bal?n hacia la canasta apropiada. Y el bal?n, con toda la lamentable ignorancia de un objeto inanimado, en cuanto Leander lo tocaba, se elevaba hacia la canasta mas pr?xima. El resultado era que, una y otra vez, Leander se las arreglaba para introducir el bal?n en la canasta en que no deb?a. Persisti? en hacerlo, pese a los amables reproches del entrenador del Nerdsville, Claws (Pop) McFang, que se desga?itaba a gritos por entre la espuma que le cubr?a los labios. Pop McFang ense?? los dientes con un suspiro de tristeza por tener que expulsar a Leander del partido y llor? abiertamente cuando le quitaron los dedos de la garganta de Leander para que pudiera llevarse a efecto la expulsi?n.
Amigo m?o, Lenader nunca volvi? a ser el mismo. Naturalmente, yo hab?a pensado que buscar?a refugio en la bebida y se convertir?a en un torvo y pensativo alcoh?lico. ?so lo habr?a comprendido. No obstante, aun cay? m?s bajo. Se volvi? hacia sus estudios. Bajo la despreciativa, y a veces incluso compasiva, mirada de sus condisc?pulos, iba de clase en clase, sepultaba la cabeza entre los libros y descend?a hacia las cenagosas profundidades de la ciencia. Durante todo ese tiempo, sin embargo, Juniper se aferr? a ?l. Me necesita, dec?a, con los ojos empanados por las l?grimas. Sacrific?ndolo todo, se caso con ?l una vez que ambos se graduaron. Y continu? manteni?ndose unida a ?l, incluso mientras ca?a al m?s profundo de los abismos, al ser estigmatizado con un doctorado en F?sica. ?l y Juniper viven ahora en un peque?o apartamento situado en alguna parte del lado oeste. ?l ense?a f?sica y ella realiza investigaciones sobre Cosmogon?a, seg?n tengo entendido. ?l gana 60,000 d?lares al a?o, y entre quienes le conocieron cuando era un deportista respetable, se dice, en horrorizados susurros, que es un posible candidato al premio Nobel. Juniper nunca se queja, y se mantiene fiel a su ?dolo ca?do. Ni con palabras ni con hechos expresa jam?s ning?n sentimiento de p?rdida, pero no puede enga?ar a su viejo padrino. S? muy bien que, a veces, piensa melanc?licamente en la mansi?n cubierta de enredaderas que nunca tendr? y en las ondulantes colinas y distantes horizontes de la peque?a finca de sus sue?os.
-?sa es la historia- dijo George, mientras recog?a el cambio que hab?a tra?do el camarero y anotaba el total del recibo de la tarjeta de cr?dito, supongo que para poder deducirlo de sus impuestos -. Yo, en su lugar- a?adi? -, dejar?a una generosa propina.
As? lo hice, un tanto aturdido, mientras George sonre?a y se alejaba. En realidad, no me importaba que George se hubiera quedado con el cambio. Se me ocurri? que ?l ?nicamente ten?a una comida, mientras que yo dispon?a de una historia que pod?a contar como propia y que me reportar?a una cantidad de dinero equivalente a muchas veces el coste de la comida.
De hecho, decid? continuar almorzando con ?l de vez en cuando.


Publicado por V @ 8:42  | Microrrelatos y cuentos
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 09 de junio de 2011

Resumen del autor: "Voy a confesarles que cada vez que me preguntan: ?de qu? va la novela?, me quedo en blanco. Soy incapaz de explicar en unas pocas frases todo lo que he querido transmitir en tantas p?ginas. ?C?mo puedo expresar las sensaciones?

El otro d?a, sentado en una cafeter?a, no paraba de observar a un hombre que repet?a continuamente el mismo movimiento. Y entonces ca?, ese gesto era capaz de explicarlo todo: si usted mira su mu?eca izquierda, quiz?s ah? encuentre el esp?ritu de esta novela.

Les reproduzco la contraportada del libro:

Superficies de vida:
Casa: 89 m2
Ascensor: 3 m2
Garaje: 8 m2
Empresa: la sala, unos 80 m2
Restaurante: 50 m2
Cafeter?a: 30 m2
Casa de sus padres: 90 m2
Casa de mis padres: 95 m2
Total: 445 m2

?Puede alguien vivir en 445 m2 durante el resto de su vida?
Seguramente s?, seguramente usted conozca a mucha gente as?. Personas que se desplazan por una celda sin estar presas; que se levantan cada d?a sabiendo que todo va a ser igual que ayer, igual que ma?ana; personas que a pesar de estar vivas se sienten muertas.

Esta es la historia de un hombre que fue capaz de hacer realidad lo que cada noche imaginaba bajo las s?banas: empezarlo todo de nuevo. Lo hizo, pero pag? un precio demasiado alto.

Pero si de verdad usted quiere saber cu?l es el argumento de esta novela, mire su mu?eca izquierda; ah? est? todo."

Esta es una de las novelas m?s angustiosa que he tenido entre manos en los ?ltimos meses. No es un libro de suspense o de terror, sino todo lo contrario. Es un retrato de la realidad cotidiana de muchos de nosotros.

El protagonista es un hombre de mediana edad, que trabaja en una oficina, en un empleo que no le gusta. Sus sue?os y esperanzas se han ido perdiendo por el camino y se encuentra metido en una vida que no es la que quer?a vivir y que no sabe c?mo cambiar, o que tal vez no tiene agallas para hacerlo. Una vida en la que pasas cada vez menos tiempo con la persona que m?s quieres porque el resto de responsabilidades te exigen mucho m?s de lo que quieres dedicarles. En la que lo que realmente importa queda relegado a momentos demasiado escasos. La novela se desarrolla en ese ambiente frustrante. El tedio incluso se traslada en algunos momentos a las frases, se hace palpable. Hay pasajes en el libro en los que la monoton?a se contagia.

Y en esa atm?sfera asfixiante en la que se encuentran tantos elementos que podemos hacer nuestros, poco a poco nos vamos dando cuenta de la importancia que tienen los detalles: el da?o que pueden hacer las palabras que no se dicen en el momento adecuado, o lo que podemos perder por no pedir disculpas a tiempo.

Me ha parecido un libro un poco duro y deprimente. Pero tambi?n tiene un mensaje de esperanza, o una reflexi?n al menos ?somos capaces de hacer algo por cambiar nuestra vida? por dejar atr?s todo lo que no nos gusta?

No se si recomend?roslo. Est? bien escrito pero la novela no es para todo el mundo, y menos en los tiempos que corren. Es un libro que hace pensar, y a veces pensar demasiado no es bueno.

Uf...


Publicado por V @ 8:40  | Rese?as de libros
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 08 de junio de 2011

Llega un nuevo ereader al mercado espa?ol, esta vez de la mano de Telef?nica.

El dispositivo se llama "Movistar ebook BQ" y es similar a los que ya se encuentran disponibles: t?ctil, con pantalla de tinta electr?nica de 6 pulgadas, wifi, 2 gigas de memoria y bater?a que permite (en teor?a) leer hasta 8000 p?ginas. Incluye 7 diccionarios y acceso al servicio Movistar ebook, con 1000 libros gratuitos (cl?sicos en su mayor?a).

Estar? disponible a partir del d?a 14 de este mes, a un precio de 169 euros.

La novedad m?s destacada de este ereader es su sistema de almacenaje de libros, y es que en este caso la compa??a ha decidido abandonar el sistema de descargas y ha optado por el acceso a los contenidos alojados en la nube. En palabras de Rodrigo Pineda, director de servicios de Internet de la compa??a, ?antes ten?amos un modelo de descarga pero ahora negociamos un modelo de cloud para que todo tipo de dispositivos (tablets y smartphone) pueda acceder a los libros?

Con esto de la nube se refiere al almacenaje de datos en internet. Para que pens?is en las ventajas, imaginad que est?is leyendo un libro en vuestro ereader. El libro os tiene enganchad?simos y sin daros cuenta os qued?is sin bater?a. Podr?ais acceder al libro simplemente con una conexi?n a internet, acceder a la misma p?gina en la que lo hab?is dejado, y seguir leyendo desde el port?til o un m?vil mientras el ereader est? cargando.

Y generalizando, podr?ais acceder desde cualquier lugar a vuestras fotos, el documento en el que vais apuntando la lista de la compra, la hoja de c?lculo en la que llev?is las cuentas de la casa o incluso vuestra m?sica. Y compartirlo ser?a muy sencillo tambi?n.

Desventajas: pues depende de si os fiais de la empresa que gestiona la nube o no. Me refiero a cuestiones de seguridad y de estabilidad. Si alguien consigue vuestra contrase?a accede a todo lo que est? en la nube: las fotos, los libros, las cuentas... Si la nube se cae, si hay alg?n error con la m?quina, si la empresa quiebra... ?qu? pasa con los datos? Como muestra de lo que puede pasar, una noticia de hace unos meses: Flickr borra por accidente una cuenta con m?s de 4000 fotos y no puede deshacer el error. A un usuario que llevaba 5 a?os subiendo sus fotos (y enlaz?ndolas desde otros sitios y webs profesionales; el autor es un fot?grafo) le borraron la cuenta "por error" y como compensaci?n le ofrecieron 600 d?lares. ?Os valdr?a? Hoy por hoy yo prefiero no arriesgarme, aunque la idea obviamente est? bien: acceso desde cualquier sitio a todos mis datos. Se acab? el cargar con el port?til, o con los USB... es c?modo... si te f?as...

Otra ventaja de este sistema: que acabar?a con el sistema anticopia que ha dado tantos problemas en la compra de ebooks y con algunos dispositivos? (y que hace que desde algunas editoriales se disculpen por tener que vender sus libros con DRM). La compra deber?a ser m?s r?pida y sencilla, posibilitando el acceso al mismo contenido desde varios dispositivos y por el mismo precio.

As? que habr? que estar pendiente de c?mo funciona el ereader y la idea en los pr?ximos meses, y ver si este nuevo modelo de acceso se extiende o se sigue apostando por las descargas...

Por cierto, buena fecha para sacar el nuevo dispositivo, justo antes de las vacaciones. Qu? casualidad, ?no?


Publicado por V @ 8:41  | Herramientas y gadgets
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 07 de junio de 2011

Es insensato lamentarse,
Aunque estemos condenados a partir:
Lo ?nico sensato es recibir
El recuerdo de alguien en el coraz?n:

Se puede habitar en los pensamientos
Que nosotros mismos hemos cultivado,
Y rugir con desprecio y coraje ultrajado
Que el mundo haga su peor parte.

No dejaremos que sus locuras nos atribulen,
Como de quien viene los tomaremos;
Y al final de cada d?a encontraremos
Una risa alegre como hogar.

Cuando dejemos a cada amigo y hermano,
Cuando lejos estemos separados,
Pensaremos uno en el otro,
Incluso mejor de lo que fuimos.

Cada vista gloriosa encima de nosotros,
Cada vista agradable debajo,
Nos uniremos con los que nos han dejado,
Con quienes, incluso en la muerte, todav?a amamos.

Al ocaso, cuando nos sentemos
en soledad cerca del fuego,
El coraz?n c?lido y sincero
Recibir? el mismo pago.

Podemos quemar las obligaciones que nos encadenan,
Urdidas por fr?as manos humanas,
All? donde nadie se atreve a desafiarnos
Podemos, en el pensamiento, encontrarnos.

Por eso el llanto es insensato,
Sost?n como puedas un esp?ritu alegre;
Y nunca dudes que el Destino ofrece
Un futuro grato por el dolor presente.


Publicado por V @ 8:10  | Poemas
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 06 de junio de 2011

Comienza una nueva semana, la segunda de la Feria del Libro de Madrid. En su 70? edici?n el pa?s invitado ha sido Alemania. 20 autores y 40 actividades (mesas, talleres, encuentros...) dando a conocer la obra germana en nuestro pa?s.

En realidad mis visitas a la feria del libro b?sicamente consisten en pasear junto a las casetas, mirar libros, comprar alguno si tengo el d?a, poner otros en mi lista de pendientes para otro momento y pensar en el tama?o que tendr?a que tener mi casa para meter todos los libros que me gustar?a tener (aunque luego prefiero leer en digital, incoherente que es una...). As? que mejor os cuento qu? se ha podido ver estos d?as.

El s?bado estuvo firmando libros Vargas Llosa. Se comenta que la primera persona que accedi? al autor esper? desde las 7 de la ma?ana (las firmas empezaban a las 12). Reconozco que yo no estuve. Como a?n no se firma en los ereaders...

El ereader, por cierto, y como el a?o pasado, es el gran ausente de la feria. El gremio de libreros dice "que si permitieran a las marcas tecnol?gicas vender eReaders, tabletas o m?viles tambi?n tendr?an que ceder espacio a papeler?as, imprentas y resto de empresas vinculadas colateralmente al papel." Pero curiosamente s? han permitido este a?o una carpa con zapatos (!!!). Curioso. De todas formas, s? es posible encontrar ebooks. Toda librer?a con un punto de venta f?sico puede vender libros digitales (aunque no los dispositivos).

Personalmente me parece un poco incongruente, no se qu? pensar?is vosotros. Mi postura de todas formas ya la conoc?is m?s que de sobra. El mercado ha cambiado, hay que adaptarse en vez de insistir en mantener algo obsoleto. El libro en papel est? muy bien, pero cada vez hay m?s lectores digitales. Por dejar los dispositivos fuera de la feria no van (vamos) a desaparecer...

Volviendo a las firmas, la que m?s me habr?a interesado era la de David Safier, el autor de Maldito karma y Jes?s me quiere. Ha estado en varias casetas durante varios d?as y ha sido uno de los autores m?s esperados.

M?s cosas y personas que ha sido posible encontrar estos d?as en la feria: libros sobre zombies, poemas, microrelatos, el obispo m?s joven de Espa?a firmando su nuevo libro, Eloy Moreno (que ha tenido mucho ?xito, as? que si a?n no conoc?is la historia del autor de El bol?grafo de gel verde ya va siendo hora) o el juez Garz?n.

Le? que en la feria iba a estar presente Libranda, pero no vi nada, ?alguien sabe algo?

Para los m?s solidarios tambi?n hay un espacio. Interm?n Oxfam tiene caseta en la que dan a conocer sus actividades.

Y por lo dem?s, poca cosa: mucha lluvia y dir?a que menos asistentes (quiz? por las lluvias, a ver qu? pasa esta semana...)

Si todav?a no hab?is pasado por la feria, a?n ten?is toda la semana para hacerlo. Y en la web de la feria pod?is encontrar un calendario con las firmas y las actividades programadas, un mapa de situaci?n de casetas y el c?mo llegar (como consejo, lo mejor, bajarse del metro o el tren en Atocha, subir la cuesta y entrar por la puerta del Angel ca?do, que la estatua tambi?n merece la pena verla).

Y recordad que ah? mismo tambi?n est? la Cuesta Moyano, con libros todo el a?o y a un precio m?s asequible...


Publicado por V @ 8:08  | Actualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 03 de junio de 2011

No creo ser m?s inteligente que la media, aunque hay enfermeras que lo dicen en los pasillos, entre susurros. Yo s?lo le met? al doctor Santana una duda razonable en la cabeza: le ped? que me demostrara que el loco era yo, y no ?l. Ahora Miguel Santana es mi compa?ero en la habitaci?n 374 del Hospital Psiqui?trico Los Olmos, ingresado por una profunda depresi?n; la persona que hace cuatro d?as controlaba mi vida ahora se toma d?cilmente su medicaci?n, y con ella la m?a.


Ya nadie quiere tratarme. Ma?ana salgo de aqu?.

?

(Pod?is leer todos sus relatos en su web, La viga en mi ojo)


Publicado por V @ 12:13  | Microrrelatos y cuentos
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 02 de junio de 2011

Resumen de la editorial:"Instalados en un lujoso piso de Par?s, los Kampf poseen todo lo que el dinero puede compra, excepto lo m?s dif?cil: el reconocimiento de la alta sociedad francesa. As? pues, con el prop?sito de obtener el codiciado premio, preparan un gran baile para doscientos invitados, un magno acontecimiento social que para el se?or y la se?aora Kampf supondr?, respectivamente, una excelente inversi?n y la so?ada apoteosis mundana."

Un libro corto, de menos de cien p?ginas, se lee en apenas una tarde. Pero a pesar de ser tan corto, refleja perfectamente c?mo es la sociedad de la ?poca (*): superficial, banal, envidiosa, egoista...

La historia es una s?tira de este tipo de personajes que centran su vida en el "qu? dir?n" y en "figurar". La familia protagonista est? mucho m?s preocupada por aparentar que por lo que importa en realidad. En ning?n momento se ven muestras de cari?o, tan solo tensi?n y choque, especialmente entre madre e hija.

Y otro detalle a destacar: ?Qui?n dijo que los ni?os no pueden ser crueles? la ni?a protagonista da miedo; sorprende la sed de venganza y el resentimiento que puede almacenar. Y aunque por su edad sus actos no sean premeditados o no est?n valorados en su justa medida, es indudable que disfruta de las consecuencias.?

En fin, que a pesar de no ser muy extenso no falta ning?n ingrediente para ser una lectura de lo m?s recomendable. Los personajes est?n totalmente desarrollados, la historia es entretenida, la narraci?n r?pida y mordaz...

En mi caso, todo un descubrimiento. Buscar? m?s libros de esta escritora.

Una nota adicional: Por lo que he le?do la autora, jud?a, naci? en Rusia y muri? en el campo de concentraci?n de Auschwitz en 1942. Naci? en una familia rica que tuvo que huir de Rusia debido a la revoluci?n bolchevique de 1917. Se instalaron en Par?s, donde vivi? hasta su encierro en Auschwitz. La novela se edit? en Francia en 1930, cuando la autora ten?a tan solo 27 a?os. No se si el relato ser? biogr?fico pero supongo que est? basado en alg?n momento de su infancia...





(*) Aunque est? ambientado en la primera mitad del siglo XX podr?a ser un retrato de los nuevos ricos actuales; todas esas personas que de pronto se encuentran con fama o dinero salidos de la nada y que se creen mejor que el resto por eso. Por donde vivo, el ladrillo ha creado unos cuantos as?...


Publicado por V @ 8:08  | Rese?as de libros
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 01 de junio de 2011

?Os gusta la novela polic?aca? os gusta investigar por vuestra cuenta y deducir qui?n ha sido el asesino? Aqu? os dejo 10 libros que giran en torno a un homicidio. Tras leerlos o por recomendaci?n de gente muy allegada he querido compartirlos con vosotros. Como siempre, seguro que vosotros record?is alg?n libro que merece la pena recordar; os invito a hacerlo en los comentarios.

En este caso, para variar, no todos son novelas.


Crimen y Castigo (Dostoievski)
"Raskolnikov, el h?roe de la obra, se yergue como un superhombre y pretende situarse m?s all? del bien y del mal. Y para demostrarlo comete un homicidio. Y as?, poco a poco se convence de que es una especie de hombre-Dios y que ni por encima ni por debajo de ?l debe reconocer ninguna ley moral. Pero en su lucha por conquistar definitivamente esa impasibilidad que lo exime del pecado, no puede sobreponerse al aldabonazo de la conciencia, que desde lo hondo de su esp?ritu le dice que es un criminal." ?Se puede disculpar un asesinato porque la v?ctima es mezquina? Este es el argumento con el que el protagonista intenta defenderse del acoso psicol?gico al que se ve sometido. La eterna lucha entre el bien y el mal, la ambici?n y la moral.

Hamlet (William Shakespeare)
"El rey de Dinamarca ha sido asesinado por su hermano Claudio, que ha usurpado el trono y se ha casado, sin respetar las costumbres, con la viuda del muerto, Gertrudis. El espectro del padre se aparece a Hamlet en la muralla del castillo de Elsinore, refiere las circunstancias del delito y pide venganza. Hamlet promete obedecer, pero su naturaleza melanc?lica le hace irresoluto y le obliga a diferir la acci?n; mientras tanto se finge loco para evitar la sospecha de que amenace la vida del rey." La obra m?s le?da de Shakespeare. Traici?n, venganza, incesto, corrupci?n moral, ira y locura. ?Qui?n da m?s? Uno de esos libros que hay que leer al menos una vez en la vida.

Cr?nica de una muerte anunciada (Gabriel Garc?a M?rquez)
"Cr?nica de una muerte anunciada se basa en un hecho hist?rico acontecido en la tierra natal del escritor. Cuando empieza la novela, ya se sabe que los hermanos Vicario van a matar a Santiago Nasar para vengar el honor ultrajado de su hermana ?ngela, pero el relato termina precisamente en el momento en el que Santiago Nasar muere." Novela corta o relato largo basado en hechos reales. Saber desde la primera p?gina cual ser? el final de la novela no es un problema, precisamente ese es su aspecto m?s interesante. Pod?is leer un resumen completo (con spoilers) de esta novela en la web Resumen de libros.

Asesinato imperial (Paul Doherty)
"Roma est? gobernada por el Emperador Constantino y su madre Helena. El Emperador intentar? sacar provecho de la cada vez m?s influyente Iglesia Cristiana. Pero su poder se tambalea cuando tres prostitutas de La casa de Afrodita, prost?bulo que ?l frecuenta, aparecen asesinadas. Los tres cad?veres presentan cruces grabadas en la frente y en cada mejilla. Con el prop?sito de proteger el futuro de su hijo, Helena contrata los servicios de una esp?a, Claudia. Claudia es la sobrina del due?o de una taberna y comienza a trabajar como sirvienta en la casa del Emperador. Claudia intentar? descubrir qui?n es el asesino, y al mismo tiempo encontrar al hombre que le cambi? la vida a ella y a su hermano." Novela hist?rica interesante con personajes bien tratados. Si bien no est? centrada en la investigaci?n policial, merece la pena por los detalles hist?ricos sobre la vida en la antigua Roma.

Muerte en el seminario (P. D. James)
"Adam Dalgliesh regresa a la costa de East Anglia, escenario de sus a?os de juventud, para investigar la muerte de un joven seminarista que estudiaba en la Universidad de Saint Anselm. La visita, sin embargo, no le trae s?lo nost?lgicos recuerdos, sino que le enfrenta a una sucesi?n de horrores, de extra?as relaciones entre los religiosos y los profesores que convivenen el lugar, adem?s de encubiertos intereses por los bienes que guarda la comunidad formada por cl?rigos y seglares." Como todas las novelas de James, lo mejor son sus personajes y su capacidad para reflejar el comportamiento humano.

El nombre de la rosa (Umberto Eco)
"Vali?ndose de caracter?sticas propias de la novela g?tica, la cr?nica medieval, la novela polic?aca, el relato ideol?gico en clave y la alegor?a narrativa, El nombre de la rosa narra las actividades detectivescas de Guillermo de Baskerville para esclarecer los cr?menes cometidos en una abad?a benedictina... Y a esta apasionante trama debe sumarse la admirable reconstrucci?n que no se detiene en lo exterior sino que ahonda en las formas de pensar y sentir del siglo XVI." Gran historia y gran pel?cula. Un libro lleno de detalles y rico en descripciones. Para una inmensa mayor?a, maravilloso de principio a fin.

Jack el destripador: Cartas desde el infierno (Stewart Evans)
Reproduce la correspondencia escrita (en teor?a) por Jack el destripador que se conserva en los archivos oficiales. Es un nuevo an?lisis sobre el conocid?simo primer asesino en serie de la historia, cuya identidad nunca lleg? a ser revelada.

Conan Doyle, detective: Los cr?menes reales que investig? el creador de Sherlock Holmes (Peter Costello)
Libro que re?ne algunos casos reales de asesinatos, robos y desapariciones en los que Conan Doyle particip? como asesor de la polic?a. Algunos de ellos son tan famosos como el de Jack el Destripador, el caso del robo de las joyas de la corona irlandesa o la desaparici?n de un d?a Agatha Christie.

Los cuadernos secretos de Agatha Christie (John Curran)
Hace unos a?os Curran descubri? 73 cuadernos privados de la escritora, en los que apuntaba sus ideas para las novelas. Un libro para los seguidores de Christie, en los que descubrir?n detalles y finales alternativos para sus historias preferidas.

Ellas matan mejor: 50 cr?menes cometidos por mujeres (Francisco P?rez Abell?n)
"Cincuenta historias marcadas por la tragedia que nos acercan al lado m?s oscuro del alma femenina. ?Por qu? matan las mujeres? Varios son los m?viles y motivos que llevan a una mujer a cometer un asesinato: por ambici?n y poder, celos, temos, acoso e incluso locura. Muy diversos son tambi?n los m?todos utilizados para perpetrar el crimen, desde el envenenamiento hasta la pu?alada en el coraz?n." Para curiosos y amantes de la novela negra, este libro ofrece un paseo por la realidad m?s tr?gica protagonizada por mujeres.


Publicado por V @ 8:22  | Listas
Comentarios (0)  | Enviar


Publicado por V @ 8:20  | Humor
Comentarios (0)  | Enviar