Domingo, 31 de octubre de 2010

Inconcebiblemente espantoso era el cambio que se hab?a operado en Crawford Tillinghast, mi mejor amigo. No le hab?a visto desde el d?a ?dos meses y medio antes? en que me Cont? hacia d?nde se orientaban sus investigaciones f?sicas y matem?ticas. Cuando respondi? a mis temerosas y casi asustadas reconvenciones ech?ndome de su laboratorio y de su casa en una explosi?n de fan?tica ira, supe que en adelante permanecer?a la mayor parte de su tiempo encerrado en el laboratorio del ?tico, con aquella maldita m?quina el?ctrica, comiendo poco y prohibiendo la entrada incluso a los criados; pero no cre? que un breve per?odo de diez semanas pudiera alterar de ese modo a una criatura humana. No es agradable ver a un hombre fornido quedarse flaco de repente, y menos a?n cuando se le vuelven amarillentas o grises las bolsas de la piel, se le hunden los ojos, se le ponen ojerosos y extra?amente relucientes, se le arruga la frente y se le cubre de venas, y le tiemblan y se le crispan las manos. Y si a eso se a?ade una repugnante falta de aseo, un completo desali?o en la ropa, una negra pelambrera que comienza a encanecer por la ra?z, y una barba blanca crecida en un rostro en otro tiempo afeitado, el efecto general resulta horroroso. Pero ese era el aspecto de Crawford Tillinghast la noche en que su casi incoherente mensaje me llev? a su puerta, despu?s de mis semanas de exilio; ese fue el espectro que me abri? temblando, vela en mano, y mir? furtivamente por encima del hombro como temeroso de los seres invisibles de la casa vieja y solitaria, retirada de la l?nea de edificios que formaban Benevolent Street.

Fue un error que Crawford Tillinghast se dedicara al estudio de la ciencia y la filosof?a. Estas materias deben dejarse para el investigador fr?o e impersonal, ya que ofrecen dos alternativas igualmente tr?gicas al hombre de sensibilidad y de acci?n: la desesperaci?n, si fracasa en sus investigaciones, y el terror inexpresable e inimaginable, si triunfa. Tillinghast hab?a sido una vez v?ctima del fracaso, solitario y melanc?lico; pero ahora comprend?, con angustiado temor, que era v?ctima del ?xito. Efectivamente, se lo hab?a advertido diez semanas antes, cuando me espet? la historia de lo que present?a que estaba a punto de descubrir. Entonces se excit? y se congestion?, hablando con voz aguda y afectada, aunque siempre pedante.

-?Qu? sabemos nosotros ?hab?a dicho? del mundo y del universo que nos rodea? Nuestros medios de percepci?n son absurdamente escasos, y nuestra noci?n de los objetos que nos rodean infinitamente estrecha. Vemos las cosas s?lo seg?n la estructura de los ?rganos con que las percibimos, y no podemos formarnos una idea de su naturaleza absoluta. Pretendemos abarcar el cosmos complejo e ilimitado con cinco d?biles sentidos, cuando otros seres dotados de una gama de sentidos m?s amplia y vigorosa, o simplemente diferente, podr?an no s?lo ver de manera muy distinta las cosas que nosotros vemos, sino que podr?an percibir y estudiar mundos enteros de materia, de energ?a y de vida que se encuentran al alcance de la mano, aunque son imperceptibles a nuestros sentidos actuales.

Siempre he estado convencido de que esos mundos extra?os e inaccesibles est?n muy cerca de nosotros; y ahora creo que he descubierto un medio de traspasar la barrera. No bromeo. Dentro de veinticuatro horas, esa m?quina que tengo junto a la mesa generar? ondas que actuar?n sobre determinados ?rganos sensoriales existentes en nosotros en estado rudimentario o de atrofia. Esas ondas nos abrir?n numerosas perspectivas ignoradas por el hombre, algunas de las cuales son desconocidas para todo lo que consideramos vida org?nica. Veremos lo que hace aullar a los perros por las noches, y enderezar las orejas a los gatos despu?s de las doce. Veremos esas cosas, y otras que jam?s ha visto hasta ahora ninguna criatura. Traspondremos el espacio, el tiempo, y las dimensiones; y sin desplazamiento corporal alguno, nos asomaremos al fondo de la creaci?n.

Cuando o? a Tillinghast decir estas cosas, le amonest?; porque le conoc?a lo bastante como para sentirme asustado, m?s que divertido; pero era un fan?tico, y me ech? de su casa. Ahora no se mostraba menos fan?tico; aunque su deseo de hablar se hab?a impuesto a su resentimiento y me hab?a escrito imperativamente, con una letra que apenas reconoc?a. Al entrar en la morada del amigo tan s?bitamente metamorfoseado en g?rgola temblorosa, me sent? contagiado del terror que parec?a acechar en todas las sombras. Las palabras y convicciones manifestadas diez semanas antes parec?an haberse materializado en la oscuridad que reinaba m?s all? del c?rculo de luz de la vela, y experiment? un sobresalto al o?r la voz cavernosa y alterada de mi anfitri?n. Dese? tener cerca a los criados, y no me gust? cuando dijo que se hab?an marchado todos hac?a tres d?as. Era extra?o que el viejo Gregory, al menos, hubiese dejado a su se?or sin dec?rselo a un amigo fiel como yo. Era ?l quien me hab?a tenido al corriente sobre Tillinghast desde que me echara furiosamente.

Sin embargo, no tard? en subordinar todos los temores a mi creciente curiosidad y fascinaci?n. No sab?a exactamente qu? quer?a Crawford Tillinghast ahora de m?, pero no dudaba que ten?a alg?n prodigioso secreto o descubrimiento que comunicarme. Antes, le hab?a censurado sus anormales incursiones en lo inconcebible; ahora que hab?a triunfado de alg?n modo, casi compart?a su estado de ?nimo, aunque era terrible el precio de la victoria. Le segu? escaleras arriba por la vac?a oscuridad de la casa, tras la llama vacilante de la vela que sosten?a la mano de esta temblorosa parodia de hombre. Al parecer, estaba desconectada la corriente; y al pregunt?rselo a mi gu?a, dijo que era por un motivo concreto.

?Ser?a demasiado... no me atrever?a ?prosigui? murmurando.

Observ? especialmente su nueva costumbre de murmurar, ya que no era propio de ?l hablar consigo mismo. Entramos en el laboratorio del ?tico, y vi la detestable m?quina el?ctrica brillando con una apagada y siniestra luminosidad viol?cea. Estaba conectada a una potente bater?a qu?mica; pero no recib?a ninguna corriente, porque recordaba que, en su fase experimental, chisporroteaba y zumbaba cuando estaba en funcionamiento. En respuesta a mi pregunta, Tillinghast murmur? que aquel resplandor permanente no era el?ctrico en el sentido que yo lo entend?a. A continuaci?n me sent? cerca de la m?quina, de forma que quedaba a mi derecha, y conect? un conmutador que hab?a debajo de un -enjambre de l?mparas. Empezaron los acostumbrados chisporroteos, se convirtieron en rumor, y finalmente en un zumbido tan tenue que daba la impresi?n de que hab?a vuelto a quedar en silencio. Entre tanto, la luminosidad hab?a aumentado, disminuido otra vez, y adquirido una p?lida y extra?a coloraci?n ?o mezcla de colores? imposible de definir ni describir. Tillinghast hab?a estado observ?ndome, y not? mi expresi?n desconcertada.

??Sabes qu? es eso? ?susurr? ?rayos ultravioleta! ?ri? de forma extra?a ante mi sorpresa?. T? cre?as que eran invisibles; y lo son, pero ahora pueden verse, igual que muchas otras cosas invisibles tambi?n. ?Escucha! Las ondas de este aparato est?n despertando los mil sentidos aletargados que hay en nosotros; sentidos que heredamos durante los evos de evoluci?n que median del estado de los electrones inconexos al estado de humanidad org?nica. Yo he visto la verdad, y me propongo ense??rtela. ?Te gustar?a saber c?mo es? Pues te lo dir? ?aqu? Tillinghast se sent? frente a m?, apag? la vela de un soplo, y me mir? fijamente a los ojos-. Tus ?rganos sensoriales, creo que los o?dos en primer lugar, captar?n muchas de las impresiones, ya que est?n estrechamente conectados con los ?rganos aletargados. Luego lo har?n los dem?s. ?Has o?do hablar de la gl?ndula pineal? Me r?o de los superficiales endocrin?logos, colegas de los embaucadores y advenedizos freudianos. Esa gl?ndula es el principal de los ?rganos sensoriales... yo lo he descubierto. Al final es como la visi?n, transmitiendo representaciones visuales al cerebro. Si eres normal, esa es la forma en que debes captarlo casi todo... Me refiero a casi todo el testimonio del m?s all?.

Mir? la inmensa habitaci?n del ?tico, con su pared sur inclinada, vagamente iluminada por los rayos que los ojos ordinarios son incapaces de captar. Los rincones estaban sumidos en sombras, y toda la estancia hab?a adquirido una brumosa irrealidad que emborronaba su naturaleza e invitaba a la imaginaci?n a volar y fantasear. Durante el rato que Tillinghast estuvo en silencio, me imagin? en medio de un templo enorme e incre?ble de dioses largo tiempo desaparecidos; de un vago edificio con innumerables columnas de negra piedra que se elevaban desde un suelo de losas h?medas hacia unas alturas brumosas que la vista no alcanzaba a determinar. la representaci?n fue muy v?vida durante un rato; pero gradualmente fue dando paso a una concepci?n m?s horrible: la de una absoluta y completa soledad en el espacio infinito, donde no hab?a visiones ni sensaciones sonoras. Era como un vac?o, nada m?s; y sent? un miedo infantil que me impuls? a sacarme del bolsillo el rev?lver que de noche siempre llevo encima, desde la vez que me asaltaron en East Providence. Luego, de las regiones m?s remotas, el ruido fue cobrando suavemente realidad. Era muy d?bil, sutilmente vibrante, inequ?vocamente musical; pero ten?a tal calidad de incomparable frenes?, que sent? su impacto como una delicada tortura por todo mi cuerpo. Experiment? la sensaci?n que nos, produce el ara?azo fortuito sobre un cristal esmerilado. Simult?neamente, not? algo as? como una corriente de aire fr?o que pas? junto a m?, al parecer en direcci?n al ruido distante. Aguard? con el aliento contenido, y percib? que el ruido y el viento iban en aumento, produci?ndome la extra?a impresi?n de que me encontraba atado a unos ra?les por los que se acercaba una gigantesca locomotora. Empec? a hablarle a Tillinghast, e instant?nea?mente se disiparon todas estas inusitadas impresiones. Volv? a ver al hombre, las m?quinas brillantes y la habitaci?n a oscuras. Tillinghast sonri? repulsivamente al ver el rev?lver que yo hab?a sacado casi de manera inconsciente; pero por su expresi?n, comprend? que hab?a visto y o?do lo mismo que yo, si no m?s. Le cont? en voz baja lo que hab?a experimentado, y me pidi? que me estuviese lo m?s quieto y receptivo posible.

?No te muevas ?me advirti?, porque con estos rayos pueden vernos, del mismo modo que nosotros podemos ver. Te he dicho que los criados se han ido, aunque no te he contado c?mo. Fue por culpa de esa est?pida ama de llaves; encendi? las luces de abajo, despu?s de advertirle yo que no lo hiciera, y los hilos captaron vibraciones simp?ticas. Debi? de ser espantoso; pude o?r los gritos desde aqu?, a pesar de que estaba pendiente de lo que ve?a y o?a en otra direcci?n; m?s tarde, me qued? horrorizado al descubrir montones de ropa vac?a por toda la casa. Las ropas .de la se?ora Updike estaban en el vest?bulo, junto a la llave de la luz... por eso s? que fue ella quien encendi?. Pero mientras no nos movamos, no correremos peligro. Recuerda que nos enfrentamos con un mundo terrible en el que estamos pr?cticamente desamparados... ?No te muevas!

El impacto combinado de la revelaci?n y la brusca orden me produjo una especie de par?lisis; y en el terror, mi mente se abri? otra vez a las impresiones procedentes de lo que Tillinghast llamaba ?desde el m?s all?. Me encontraba ahora en un v?rtice de ruido y movimiento acompa?ados de confusas representaciones visuales. Ve?a los contornos borrosos de la habitaci?n; pero de alg?n punto del espacio parec?a brotar una hirviente columna de nubes o formas imposibles de identificar que traspasaban el s?lido techo por encima de m?, a mi derecha. Luego volv? a tener la impresi?n de que estaba en un templo; pero esta vez los pilares llegaban hasta un oc?ano a?reo de luz, del que descend?a un rayo cegador a lo largo de la brumosa columna que antes hab?a visto. Despu?s, la escena se volvi? casi enteramente calidosc?pica; y en la mezcolanza de im?genes sonidos e impresiones sensoriales inidentificables, sent? que estaba a punto de disolverme o de perder, de alguna manera, mi forma s?lida. Siempre recordar? una visi?n deslumbrante y fugaz. Por un instante, me pareci? ver un trozo de extra?o cielo nocturno poblado de esferas brillantes que giraban sobre s?; y mientras desaparec?a, vi que los soles resplandecientes compon?an una constelaci?n o galaxia de trazado bien definido; dicho trazado correspond?a al rostro distorsionado de Crawford Tillinghast. Un momento despu?s, sent? pasar unos seres enormes y animados, unas veces roz?ndome y otras caminando o desliz?ndose sobre mi cuerpo supuestamente s?lido, y me pareci? que Tillinghast los observaba como si sus sentidos, m?s avezados pudieran captarlos visualmente. Record? lo que hab?a dicho de la gl?ndula pineal, y me pregunte qu? estar?a viendo con ese ojo preternatural.

De pronto, me di cuenta de que yo tambi?n pose?a una especie de visi?n aumentada. Por encima del caos de luces y sombras se alz? una escena que, aunque vaga, estaba dotada de solidez y estabilidad. Era en cierto modo familiar, ya que lo inusitado se superpon?a al escenario terrestre habitual a la manera como la escena cinematogr?fica se proyecta sobre el tel?n pintado de un teatro. Vi el laboratorio del ?tico, la m?quina el?ctrica, y la poco agraciada figura de Tillinghast enfrente de m?; pero no hab?a vac?a la m?s m?nima fracci?n del espacio que separaba todos estos objetos familiares. Un sinf?n de formas indescriptibles, vivas o no, se mezclaban entremedias en repugnante confusi?n; y junto a cada objeto conocido, se mov?an mundos enteros y entidades extra?as y desconocidas. Asimismo, parec?a que las cosas cotidianas entraban en la composici?n de otras desconocidas, y viceversa. Sobre todo, entre las entidades vivas hab?a negr?simas y gelatinosas monstruosidades que temblaban fl?ccidas en armon?a con las vibraciones procedentes de la m?quina. Estaban presentes en repugnante profusi?n, y para horror m?o, descubr? que se superpon?an, que eran semifluidas y capaces de interpenetrarse mutuamente y de atravesar lo que conocemos como cuerpos s?lidos. No estaban nunca quietas, sino que parec?an moverse con alg?n prop?sito maligno.. A veces, se devoraban unas a otras, lanz?ndose la atacante sobre la v?ctima y elimin?ndola instant?neamente de la vista. Comprend?, con un estremecimiento, que era lo que hab?a hecho desaparecer a la desventurada servidumbre, y ya no fui capaz de apartar dichas entidades del pensamiento, mientras intentaba captar nuevos detalles de este mundo recientemente visible que tenemos a nuestro alrededor. Pero Tillinghast me hab?a estado observando, y dec?a algo.

??Los ves? ?Los ves? ?Ves a esos seres que flotan y aletean en torno tuyo, y a trav?s de ti, a cada instante de tu vida? ?Ves las criaturas que pueblan lo que los hombres llaman el aire puro y el cielo azul? ?No he conseguido romper la barrera, no te he mostrado mundos que ning?n hombre vivo ha visto? ?o? que gritaba a trav?s del caos; y vi su rostro insultantemente cerca del m?o. Sus ojos eran dos pozos llameantes que me miraban con lo que ahora s? que era un odio infinito. La m?quina zumbaba de manera detestable.
??Crees que fueron esos seres que se contorsionan torpemente los que aniquilaron a los criados? ?Imb?cil, esos son inofensivos! Pero los criados han desaparecido, ?no es verdad? T? trataste de detenerme; me desalentabas cuando necesitaba hasta la m?s peque?a migaja de aliento; te asustaba enfrentarte a la verdad c?smica, condenado cobarde; ?pero ahora te tengo a mi merced! ?Qu? fue lo que aniquil? a los criados? ?Qu? fue lo que les hizo dar aquellos gritos?... ?No lo sabes, verdad? Pero en seguida lo vas a saber. M?rame; escucha lo que voy a decirte. ?Crees que tienen realidad las nociones de espacio, de tiempo y de magnitud? ?Supones que existen cosas tales como la forma y la materia? Pues yo te digo que he alcanzado profundidades que tu reducido cerebro no es capaz de imaginar. Me he asomado m?s all? de los confines del infinito y he invocado a los demonios de las estrellas... He cabalgado sobre las sombras que van de mundo en mundo sembrando la muerte y la locura... Soy due?o del espacio, ?me oyes?, y ahora hay entidades que me buscan, seres que devoran y disuelven; pero s? la forma de eludir?as. Es a ti a quien coger?n, como cogieron a los criados... ?se remueve el se?or? Te he dicho ya que es peligroso moverse; te he salvado antes al advertirte que permanecieras inm?vil.., a fin de que vieses m?s cosas y escuchases lo que tengo que decir. Si te hubieses movido, hace rato que se habr?an arrojado sobre ti. No te preocupes; no hacen da?o. Como no se lo hicieron a los criados: fue el verlos lo que les hizo gritar de aquella forma a los pobres diablos. No son agraciados, mis animales favoritos. Vienen de un lugar cuyos c?nones de belleza son... muy distintos. La desintegraci?n es totalmente indolora, te lo aseguro; pero quiero que los veas. Yo estuve a punto de verlos, pero supe detener la visi?n. ?No sientes curiosidad? Siempre he sabido que no eras cient?fico. Est?s temblando, ?eh? Temblando de ansiedad por ver las ?ltimas entidades que he logrado descubrir. ?Por qu? no te mueves, entonces? ?Est?s cansado? Bueno, no te preocupes, amigo m?o, porque ya vienen... Mira, mira, maldito; mira... ah?, en tu hombro izquierdo.

Lo que queda por contar es muy breve, y quiz? lo sep?is ya por las notas aparecidas en los peri?dicos. La polic?a oy? un disparo en la casa de Tillingbast y nos encontr? all? a los dos: a Tillinghast muerto, y a m? inconsciente. Me detuvieron porque ten?a el rev?lver en la mano; pero me soltaron tres horas despu?s, al descubrir que hab?a sido un ataque de apoplej?a lo que hab?a acabado con la vida de Tillinghast, y comprobar que hab?a dirigido el disparo contra la da?ina m?quina que ahora yac?a inservible en el suelo del laboratorio. No dije nada sobre lo que hab?a visto, por temor a que el forense se mostrase esc?ptico; pero por la vaga explicaci?n que le di, el doctor coment? que sin duda yo hab?a sido hipnotizado por el homicida y vengativo demente.

Quisiera poder creerle. Se sosegar?an mis destrozados nervios si dejara de pensar lo que pienso sobre el aire y el cielo que tengo por encima de m? y a mi alrededor. Jam?s me siento a solas ni a gusto; y a veces, cuando estoy cansado, tengo la espantosa sensaci?n de que me persiguen. Lo que me impide creer en lo que dice el doctor es este simple hecho: que la polic?a no encontr? jam?s los cuerpos de los criados que dicen que Crawford Tillinghast mat?.

?

Desde el m?s all? (H.P. Lovecraft)


Publicado por V @ 22:00  | De todo un poco
Comentarios (1)  | Enviar
Viernes, 29 de octubre de 2010

Algunos lloran enseguida si el m?dico les da unas palmaditas en el culo. A otros los tenemos que asistir con ox?geno, por culpa del meconio o las vueltas de cord?n. Me gusta ver c?mo los familiares se quitan la palabra de la boca unos a otros para decidir a quien se parece m?s cuando, emocionados, los ven por primera vez. Es dulce observar l?grimas de alegr?a resbalando por cauces de los que casi siempre se adue?a la tristeza. Y, c?mo no, me entusiasma imaginar cu?les ser?n sus vidas cuando se hagan adultos, cada vez que, rutinariamente, intercambio sus pulseras identificativas.

(Ganador de la quinta semana del Concurso Relatos en cadena 2010-2011 de La cadena Ser)


Publicado por V @ 8:41  | Microrrelatos y cuentos
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 28 de octubre de 2010

Resumen de la editorial: "Adri?n Thomas es un profesor universitario retirado, al que acaban de diagnosticarle una demencia degenerativa que lo llevar? pronto a la muerte. Ha dedicado toda su vida a estudiar los procesos de la mente y a transmitir a sus alumnos todo su conocimiento. Ahora, jubilado, viudo y enfermo cree que lo mejor que puede hacer es quitarse la vida.

Pero al salir del consultorio de su m?dico es testigo involuntario del secuestro de Jennifer Riggins, una conflictiva adolescente de diecis?is a?os con un largo historial de huidas, que desaparece sin dejar rastro dentro de una camioneta conducida por una mujer rubia, a la que acompa?a un hombre joven.

El profesor Thomas se debate entre poner fin a su vida y ser ?til una ?ltima vez antes de morir. Decide ayudar a encontrar a Jennifer, intentar darle la oportunidad de vivir su joven vida. Pero para eso debe sumergirse en el oscuro mundo de la pornograf?a en Internet, un mundo perverso y criminal donde todo su saber acad?mico se pone en juego, y debe utilizar los pocos momentos de lucidez para avanzar en una investigaci?n para la que hay muy poco tiempo?

Jennifer se ve sometida a una experiencia terror?fica a lo largo de la cual la pareja de psic?patas que la ha secuestrado parece no tener l?mite. O peor a?n, ese l?mite parece ser su propia muerte? El Profesor es la nueva y esperada novela de John Katzenbach, quien retoma, en este fascinante thriller, algunos de los temas de su celebrado libro El Psicoanalista: ?es el suicidio una soluci?n? ?Debemos pagar por nuestros errores del pasado? Un best seller mundial."

Explosivo psico-triller de John Katzenbach. Engancha desde la primera frase "Adrian supo que estaba muerto en cuanto se abri? la puerta" y ya no puedes soltarlo hasta que terminas. En mi caso, lo he le?do en apenas cinco d?as, o m?s que leerlo, lo he devorado. Es uno de esos libros que no puedes dejar de leer, y cuanto m?s cerca del final, m?s dif?cil soltarlo. Los ?ltimos diez cap?tulos son fascinantes.

Historia dura que toca varios temas complicados como la pornograf?a infantil y otras perversiones sexuales, sin caer en el morbo en ning?n momento. Algunas de las escenas son bastante crueles, no aptas para mentes sensibles. El autor ha incidido en los sentimientos de los protagonistas, de una forma muy cuidada pero sin rebajar la crudeza. Est? justo en el punto adecuado, sin excederse.

La historia se narra desde la perspectiva de todos los protagonistas. Por un lado Adri?n, el profesor que se enfrenta a su enfermedad para intentar ayudar con sus conocimientos, cuando lo ?nico que quiere realmente es rendirse. Jennifer, la joven que necesita ayuda desesperadamente y que ve puesta a prueba su fortaleza, su esperanza y sus prioridades en la vida. Frente a ellos los captores, dos s?dicos que viven por y para sus aficiones. Katzenbach ha trabajado los personajes en este libro de una manera exquisita.

No hay p?rrafos que sobren, no hay descripciones excesivas ni frases in?tiles, es un libro excelente de principio a fin. Para los amantes del suspense y la tensi?n creciente, imprescindible.





Publicado por V @ 8:48  | Rese?as de libros
Comentarios (0)  | Enviar

Si lo deseas, puedes descargar las primeras p?ginas del libro rese?ado hoy: El profesor. Haz clic sobre el icono que te interese (o pulsa el bot?n derecho de tu rat?n y selecciona Guardar enlace como)

?


Publicado por V @ 8:40  | Comienza a leer
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 27 de octubre de 2010

Leyendo una nota en la comunidad oficial Amazon para Kindle me entero de dos nuevas funcionalidades que van a incluir pr?ximamente en el dispositivo.

En primer lugar est?n preparando una aplicaci?n para poder acceder a peri?dicos y revistas preparadas para el Kindle desde otros dispositivos (iPad, iPhone). Deber?a estar disponible en las pr?ximas semanas, y m?s adelante lo estar?a tambi?n para el resto de aplicaciones.

Adem?s, y en este caso se espera para finales de a?o, se va a habilitar el pr?stamo de libros entre usuarios de aplicaciones Kindle o del dispositivo. Cada libro se podr? prestar por una vez y durante 14 d?as, y como en un pr?stamo tradicional, solo el que posea el libro en ese momento podr? leerlo. Solo estar?n disponibles para pr?stamos aquellos ebooks que tengan el permiso del editor o titular de los derechos, as? que habr? que ver cu?ntos est?n dispuestos a permitirlo.

Son dos buenas noticias que ampl?an la utilidad de los lectores digitales y mejoran su uso, en especial la cuesti?n del pr?stamo, que permitir? que m?s de una persona del mismo hogar pueda acceder al libro desde su propio dispositivo sin necesidad de comprarlo de nuevo.

En el momento que haya m?s informaci?n, os la cuento.


Publicado por V @ 8:42  | Actualidad
Comentarios (0)  | Enviar

Amigo, te lo dije...


Publicado por V @ 8:37  | Humor
Comentarios (0)  | Enviar


Publicado por V @ 8:28  | M?sica
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 26 de octubre de 2010

Cruzando el p?rtico de mi elegante casa, entras majestuoso,
Con tus salvajes furias, desordenando las guirnaldas de fruta
Y los fabulosos la?des y pavones, rasgando la red
De todo el decoro que refrena el torbellino.
Ahora, el lujoso orden de los muros se ha desmoronado; los grajos graznan
Sobre la espantosa ruina; bajo la luz desoladora
De tu mirada tormentosa, la magia huye volando como una bruja
Acobardada, abandonando el castillo cuando los d?as reales amanecen.
Unos pilares resquebrajados enmarcan este paisaje de rocas;
Mientras t? te yergues heroico, con chaqueta y corbata, y yo permanezco
Sentada tranquilamente, con una t?nica griega y un mo?o a lo Psique,
Enraizada en tu negra mirada, la obra se vuelve tr?gica:
Despu?s de la plaga que ha asolado nuestra heredad,
?Qu? ceremonia de palabras puede enmendar todo este estrago?


Publicado por V @ 8:30  | Poemas
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 25 de octubre de 2010

Es curioso c?mo a veces algo en lo que no has pensado durante a?os parece estar de pronto en todas partes. Es lo que me ha ocurrido a mi con los libros Elige tu propia aventura en las ?ltimas semanas. Por si alguien no los conoce, son libros en los que en casi cada p?gina el lector puede tomar decisiones sobre la forma de actuar de los personajes, y "crea" su propia historia. Mezcla la lectura con un juego. Creo que no exagero si digo que todos los treinta?eros han le?do m?s de uno con seguridad. No los le?a ni pensaba en ellos desde que era ni?a y en estos d?as he encontrado varias webs en los que se mencionaban.

La ?ltima que he descubierto es un relato escrito por Mois?s Cabello, autor del que ya os he hablado en varias ocasiones y que particip? en el primer aniversario del blog regal?ndonos sus libros.

"La ?ltima guerra" es un relato corto, una prueba de concepto de cara a una historia m?s larga, quiz? una novela. El relato actual, al estar preparado para publicarse en internet, cuenta con un detalle que los libros, a d?a de hoy, no permiten: descripciones aumentadas. Al situar el rat?n sobre estas palabras coloreadas aparece un peque?o texto que a?ade m?s informaci?n al texto original, y que puede resultar ?til a la hora de tomar decisiones.

Por el momento la historia se disfruta en apenas unos minutos, la navegaci?n entre las p?ginas es muy sencilla y en el dise?o cuenta con una magn?fica plantilla de Wordpress para ficci?n online que ha creado Fran Ontanaya.

As? que, es vuestro momento para decidir, ?qu? quer?is hacer?

  • Quiero leer el relato de Mois?s y luego sigo navegando por el blog. En ese caso, ve a la p?gina del relato.
  • Quiero seguir navegando por el blog y luego leer? el relato de Mois?s. En ese caso, sigue leyendo...


Como os dec?a, no es la primera web que encuentro sobre estas novelas en estos d?as, y aprovechando el post sobre el relato de Mois?s, voy a hacer un poco de repaso. Hace poco tambi?n encontr? un peque?o relato que utilizaba este estilo. En este caso lo de "peque?o" cobra un nuevo sentido porque se public? utilizando Twitter, y por tanto todos los textos tienen un m?ximo de 140 caracteres. Si ya debe ser dif?cil crear un libro-juego, hacerlo con estas limitaciones supongo que es un a?adido. Si sab?is ingl?s pod?is echarle un vistazo y decidir qu? os parece este relato, que pod?is encontrar en el twitter de Jonah Peretti.

Y una curiosidad, en una vuelta de tuerca m?s, alguien utiliz? Twitter y el estilo Elige tu propia aventura no para publicar un relato, sino para publicitar su curr?culum y buscar trabajo.



No se si lo habr? conseguido pero hay que reconocer que hay sido muy creativo...

En fin, ya veis, estos libros sentaron c?tedra y marcaron a toda una generaci?n, que a?n los recordamos con ilusi?n. ?Os pasa a vosotros? ?Alguna vez hab?is pensado crear vuestro propio libro? Para terminar os dejo la direcci?n de otra web, una que os permitir?a crear vuestro relato de forma m?s o menos sencilla. Tan solo tendr?ais que incluir el texto y las opciones, a?adiendo unos peque?os c?digos para que el programa pudiera determinar cuales eran opciones y cuales p?ginas de contenido. Si la us?is os recomiendo echar un vistazo a la ayuda antes de poneros a escribir...


Publicado por V @ 8:13  | Webs interesantes
Comentarios (3)  | Enviar
Viernes, 22 de octubre de 2010

Durante los primeros a?os del hospital de ciegos, como se sabe, todos los internos detentaban los mismos derechos y sus peque?as cuestiones se resolv?an por mayor?a simple, sac?ndolas a votaci?n. Con el sentido del tacto sab?an distinguir las monedas de cobre y las de plata, y nunca se dio el caso de que ninguno de ellos confundiese el vino de Mosela con el de Borgo?a. Ten?an el olfato mucho m?s sensible que el de sus vecinos videntes. Acerca de los cuatro sentidos consiguieron establecer brillantes razonamientos, es decir que sab?an de ellos cuanto hay que saber, y de esta manera viv?an tranquilos y felices en la medida en que tal cosa sea posible para unos ciegos.

Por desgracia sucedi? entonces que uno de sus maestros manifest? la pretensi?n de saber algo concreto acerca del sentido de la vista. Pronunci? discursos, agit? cuanto pudo, gan? seguidores y por ?ltimo consigui? hacerse nombrar principal del gremio de los ciegos. Sentaba c?tedra sobre el mundo de los colores, y desde entonces todo empez? a salir mal.

Este primer dictador de los ciegos empez? por crear un c?rculo restringido de consejeros, mediante lo cual se adue?? de todas las limosnas. A partir de entonces nadie pudo opon?rsele, y sentenci? que la indumentaria de todos los ciegos era blanca. Ellos lo creyeron y hablaban mucho de sus hermosas ropas blancas, aunque ninguno de ellos las llevaba de tal color. De modo que el mundo se burlaba de ellos, por lo que se quejaron al dictador. ?ste los recibi? de muy mal talante, los trat? de innovadores, de libertinos y de rebeldes que adoptaban las necias opiniones de las gentes que ten?an vista. Eran rebeldes porque, caso inaudito, se atrev?an a dudar de la infalibilidad de su jefe. Esta cuesti?n suscit? la aparici?n de dos partidos.

Para sosegar los ?nimos, el sumo pr?ncipe de los ciegos lanz? un nuevo edicto, que declaraba que la vestimenta de los ciegos era roja. Pero esto tampoco result? cierto; ning?n ciego llevaba prendas de color rojo. Las mofas arreciaron y la comunidad de los ciegos estaba cada vez m?s quejosa. El jefe mont? en c?lera, y los dem?s tambi?n. La batalla dur? largo tiempo y no hubo paz hasta que los ciegos tomaron la decisi?n de suspender provisionalmente todo juicio acerca de los colores.

Un sordo que ley? este cuento admiti? que el error de los ciegos hab?a consistido en atreverse a opinar sobre colores. Por su parte, sin embargo, sigui? firmemente convencido de que los sordos eran las ?nicas personas autorizadas a opinar en materia de m?sica.


Publicado por V @ 8:36  | Microrrelatos y cuentos
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 21 de octubre de 2010

Rese?a de la editorial: "En un abrir y cerrar de ojos, todos desaparecen. Se van.

Excepto por los j?venes. Adolescentes. Escolares. Ni?os peque?os. Pero ning?n adulto. Ni profesores, ni polic?as, ni m?dicos, ni padres. As? como, de repente, no hay tel?fonos ni Internet, ni televisi?n. No hay forma de conseguir ayuda. Ning?n modo de entender que ha pasado.

El hambre amenaza, los bravucones gobiernan. Una criatura siniestra est? al asecho. Los animales est?n cambiando. Y los adolescentes mismos est?n cambiando, desarrollando nuevos talentos -poderes inimaginables, poderosos, mortales- que se hacen m?s poderosos con cada d?a que transcurre.

Este nuevo mundo es aterrador. Los bandos se est?n siendo escogidos, la lucha est? tomando forma. Los pueblerinos contra los ni?os ricos. Matones contra d?biles. El tiempo se agota: en tu cumplea?os desaparecer?s como todos los dem?s..."

Aviso que hay alg?n spoiler en la rese?a de hoy, pero son solo detalles secundarios y nada que entre en el ?ltimo 30% del libro.

Primer libro de una saga. A nuestro pa?s ha llegado solo el primer libro (y no estoy segura de que haya llegado en espa?ol, solo lo he visto en franc?s y en ingl?s) aunque se supone que a lo largo de este a?o llegar?a a las librer?as. En EEUU ya est? a la venta el segundo y tercer libro, y el autor est? escribiendo actualmente el cuarto.

Es un libro a medio camino entre las novelas para adultos y juveniles. Los protagonistas son adolescentes (y casi adolescentes) pero la agresividad que describe no es precisamente para ni?os.

Tras leer los primeros cap?tulos se piensa sin remedio en El se?or de las moscas: Una sociedad, formada solo por ni?os, sin adultos, la lucha entre las tradiciones culturales y la falta de control... Comienza siendo el retrato de una nueva sociedad, con un nuevo orden y en el que analizar los distintos comportamientos de los individuos.

Pero a medida que pasan las p?ginas esta similitud se diluye: aparecen los poderes sobrenaturales. No es algo muy llamativo, los poderes se tratan de una forma muy sutil, como un detalle m?s caracter?stico de la persona, como si el protagonista se hubiera te?ido el pelo. O como si leer mentes o mover objetos fuera algo habitual que hacer los s?bados por la tarde en la bolera... Todo el mundo parece aceptar los cambios en algunos de sus amigos como algo natural a lo que no dar la menor importancia. No es cre?ble. No me creo que lo acepten sin m?s, no me creo que no surjan envidias ni rencores (m?s que un caso puntual que pasa muy r?pido) y no me creo que los propios protagonistas hayan aceptado la situaci?n como lo hacen.

Aparte, si os digo la verdad, el tema de los poderes me parece un poco innecesario. La novela comenz? muy bien, engancha enseguida y se lee muy r?pido, pero de pronto aparece ?sto y la novela, con su suspense y su psicolog?a se convierte en ciencia ficci?n... Es m?s, tambi?n aparecen hienas que hablan y serpientes que vuelan. A pesar de este salto el libro no est? mal, pero prefer?a el primer g?nero...

La novela est? narrada en tercera persona y los cap?tulos recogen una cuenta atr?s hacia un acontecimiento, que durante gran parte de la historia no se sabe cual es pero que es fundamental en la trama. Hacia la mitad del libro se puede suponer, pero el desenlace no se conoce hasta el final

Los personajes, un poco planos para mi gusto. El bueno es muy bueno, un l?der que no quiere ser l?der, pero lo es. Y por otro lado est? el malo, que es muy malo. Fijaos si era malo que estudiaba en el internado para chicos conflictivos del pueblo. Y de una manera un tanto forzada y sin explicaciones (esto es as? porque lo digo yo y punto) resulta que ?son hermanos gemelos! En fin...

M?s protagonistas, el chico bueno, que tambi?n es muy guapo est? enamorada de la chica inteligente y callada de la clase, que adem?s tiene un hermano autista al que tiene que cuidar. Y tambi?n est? el amigo leal y un poco envidioso. Y un inmigrante al que se le ha exclu?do un poco pero que a lo largo del libro se ir? integrando con el resto de j?venes. Poco m?s os puedo contar, no hay un pasado de los personajes m?s que pinceladas breves, no hay un cuadro, no hay nada m?s...

Pero a pesar de lo que os estoy contando, tiene un punto a favor: no es ?o?o. No es una de esas historias juveniles en la que todo es maravilloso. Aqu? los ni?os agresores y con tendencias psic?patas se encuentran de pronto con libertad y poder para hacer lo que quieren, y nadie se lo impide. La sangre no os va a salpicar pero tiene escenas con toques bastante s?dicos.

Cuando he empezado la rese?a no ten?a claro a?n si me hab?a gustado, y a estas alturas no os se decir. Los personajes no me convencen, y hay momentos en los que la trama no se sostiene, pero la historia en la que desemboca es original, la verdad es que es ameno de leer y tiene esos detalles que la hacen una novela para adultos a pesar de la fantas?a...

Como conclusi?n, creo que para satisfacer las necesidades de un libro psicol?gico que me crearon los primeros cap?tulos voy a leer El se?or de las moscas (confieso que solo he visto la pel?cula) pero posiblemente tambi?n leer? la segunda parte de esta saga...

Hoy no puedo dejaros leer las primeras p?ginas, yo lo he le?do en ingl?s, pero s? puedo dejaros el v?deo de promoci?n.




Publicado por V @ 8:18  | Rese?as de libros
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 20 de octubre de 2010

Gracias a una iniciativa del Ayuntamiento de la capital y de 'Mahou sin' el pr?ximo 14 de noviembre se liberar?n 30.000 libros en las calles de Madrid dentro del programa Bookcrossing.

Los ejemplares han sido adquiridos mediante convenios entre el Ayuntamiento y nueve grupos editoriales del pa?s (Anagrama, Grupo Anaya, Antonio Machado Libros, Editorial Castalia, Ediciones Siruela, Grupo Santillana, Grupo Sm, RBA Libros y Tusquets editores), y 600 voluntarios los distribuir?n furgonetas que se situar?n en puntos estrat?gicos de la capital (paradas de autob?s, parques, estaciones de metro...)

Los ciudadanos que encuentren estos libros deber?n liberarlos despu?s de leerlos para que otras personas puedan disfrutarlos tambi?n, y si lo desean, podr?n liberar libros de su propia biblioteca.

Adem?s, la acci?n cuenta con un componente social, ya que por cada libro liberado que se registre en la p?gina creada para la iniciativa, 'Mahou Sin' donar? tres euros a un programa de inserci?n sociolaboral de j?venes madrile?os en riesgo de exclusi?n social.

Si est?is interesados en participar, la web de la iniciativa es: http://www.lamayorliberaciondelibros.es/ y si quieres m?s informaci?n sobre el proyecto Bookcrossing en Espa?a, entra en su p?gina oficial: http://www.bookcrossing-spain.com/


Publicado por V @ 8:25  | Actualidad
Comentarios (0)  | Enviar


Publicado por V @ 8:17  | Humor
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 19 de octubre de 2010

Doy las gracias a todos los que me han amado en sus corazones,
Con las gracias y el amor que hay en el m?o. Profundas gracias a todos
Los que se han demorado en los muros de esta prisi?n
Para escuchar mi m?sica en sus m?s intenso dolor,
Flotando siempre hacia adelante, llenando el espacio
Del pagano templo, m?s all? de las palabras.
Tu, quien te hundes y caes en mi voz
Cuando la pena te arrebata, el divino instrumento
Del arte se despliega ante tus pies
Para escuchar lo que he dicho entre l?grimas,
Ens??ame c?mo agradecerte. Ens??ame como
Ver el sentido de mi vida en los a?os futuros,
Y a sentir que el amor perdura en la vida que se desvanece.


Publicado por V @ 8:24  | Poemas
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 18 de octubre de 2010

II PREMIO INTERNACIONAL DE NARRATIVA BREVE "RIBERA DEL DUERO"
PARTICIPANTES: Escritores mayores de dieciocho a?os, cualquiera que sea su nacionalidad
OBRAS: Libros de cuentos con una extensi?n de entre 100 y 150 p?ginas.
FECHA DE PRESENTACI?N: 31/12/2010
PREMIO: 50.000,00 Euros
BASES COMPLETAS: http://www.riberadelduero.es/web/pdfs/BASES_II_PINB_RIBERA_DEL_DUERO.pdf

VII CONCURSO INTERNACIONAL? ?Letras de Oro del Bicentenario? (Argentina)
PARTICIPANTES: No especificado
OBRAS: Cuento y Poes?a
FECHA DE PRESENTACI?N: 10/12/2010
PREMIO: Se entregar?n tres premios:

  • 1? Premio: Escultura ?Letras de Oro? en oro, m?s 7.000 $ y Edici?n de un libro del autor
  • 2? Premio: 2.000 $ y Plaqueta ba?ada en oro.
  • 3?. Premio: $1.000 y Plaqueta de Plata.?????????? ?

BASES COMPLETAS: Se pueden consultar escribiendo al email Honorartebicentenario(arroba)gmail. com

IV Premio Literario QU? LEER-VOLKSWAGEN
PARTICIPANTES: Escritores mayores de dieciocho a?os, cualquiera que sea su nacionalidad
OBRAS: Los originales deber?n estar escritos en castellano, con una extensi?n m?nima de 100 folios DIN A-4 y m?xima de 250.
FECHA DE PRESENTACI?N: 31/12/2010
PREMIO: 10.000 euros y publicaci?n de la obra ganadora, que ser? distribuida de forma gratuita junto a la revista QU? LEER durante el mes de mayo de 2011.
BASES COMPLETAS: Se pueden consultar escribiendo al email premioqlvw(arroba)mcediciones. com


Publicado por V @ 8:19  | Actualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 15 de octubre de 2010

Esto se cuenta acerca de Meng Hsie.

Cuando supo que ?ltimamente los artistas j?venes se ejercitaban en colocarse cabeza abajo, dec?an que para ensayar una nueva visi?n, inmediatamente Meng Hsie practic? tambi?n este ejercicio. Y despu?s de probarlo un rato declar? a sus disc?pulos:

-Cuando me coloco cabeza abajo se me presenta el mundo bajo un aspecto nuevo y m?s hermoso.

Esto se coment?, y los j?venes artistas se ufanaban no poco de que el anciano maestro hubiese respaldado as? sus experimentos.

Se sab?a que apenas hablaba, y que ense?aba a sus disc?pulos no mediante doctrinas sino con su simple presencia y su ejemplo. Por eso sus manifestaciones llamaban mucho la atenci?n y se difund?an por todas partes.

Poco despu?s de que aquellas palabras suyas hubiesen hecho las delicias de los innovadores y sorprendido e incluso indignado a muchos de los antiguos, se supo que hab?a hablado otra vez. Contaban que hab?a dicho:

-Es bueno que el hombre tenga dos piernas, porque ponerse cabeza abajo no favorece la salud. Adem?s, cuando se incorpora el que estuvo cabeza abajo el mundo se le representa doblemente m?s hermoso que antes.

Estas palabras del maestro escandalizaron a los j?venes antipodistas, que se sintieron traicionados o burlados, y tambi?n a los mandarines.

-Tal d?a dice Meng Hsie tal cosa, y al d?a siguiente dice lo contrario -comentaban los mandarines-. Es imposible que ambas sean verdaderas. ?Qui?n hace caso del anciano cuando le flaquea el entendimiento?

Algunos fueron a contarle al maestro lo que dec?an de ?l tanto los innovadores como los mandarines. ?l se limit? a re?r. Y como sus seguidores le demandaran una explicaci?n, dijo:

-La realidad existe, peque?os m?os, y ?sa es incontrovertible. Verdades, en cambio, es decir, opiniones acerca de la realidad expresadas mediante palabras, hay muchas, y todas ellas son tan verdaderas como falsas.

Y por mucho que insistieron, los disc?pulos no consiguieron sacarle una palabra m?s.


Publicado por V @ 8:34  | Microrrelatos y cuentos
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 14 de octubre de 2010

Resumen de la editorial: "A trav?s del destino de tres mujeres que se rebelan contra un orden social injusto y los prejuicios de una peque?a ciudad, Kathryn Stockett firma una primera novela conmovedora, un gran ?xito de p?blico y cr?tica, llamado a convertirse en un cl?sico contempor?neo. Skeeter, de veintid?s a?os, ha regresado a su casa en Jackson, en el sur de Estados Unidos, tras terminar sus estudios en la Universidad de Misisipi. Pero como estamos en 1962, su madre no descansar? hasta que no vea a su hija con una alianza en la mano.

Aibileen es una criada negra. Una mujer sabia e imponente que ha criado a diecisiete ni?os blancos. Tras perder a su propio hijo, que muri? mientras sus capataces blancos miraban hacia otro lado, siente que algo ha cambiado en su interior. Se vuelca en la educaci?n de la ni?a que tiene a su cargo, aunque es consciente de que terminar?n separ?ndose con el tiempo. Minny, la mejor amiga de Aibileen, es bajita, gordita y probablemente la mujer con la lengua m?s larga de todo Misisipi. Cocina como nadie, pero no puede controlar sus palabras, as? que pierde otro empleo. Por fin parece encontrar su sitio trabajando para una reci?n llegada a la ciudad que todav?a no conoce su fama.

A pesar de lo distintas que son entre s?, estas tres mujeres acabar?n uni?ndose para llevar a cabo un proyecto clandestino que supondr? un riesgo para todas. ?Y por qu?? Porque se ahogan dentro de los l?mites que les impone su ciudad y su tiempo. Y, a veces, las barreras est?n para salt?rselas."

Libro empezado por recomendaci?n, por el t?tulo y la portada reconozco que nunca me habr?a enganchado. Est? ambientada en Mississippi en la d?cada de los sesenta, una ?poca en la que la segregaci?n racial estaba totalmente instaurada y tan solo hab?a unos t?midos intentos de cambiar la situaci?n (sentadas, manifestaciones pac?ficas...)

Las protagonistas de la novela tratan de cambiar la situaci?n. Son blancas y negras y para ellas no existen estas diferencias que todo el mundo pretende ver.

Es una novela agridulce, est? plagada de comentarios ir?nicos y momentos divertidos, pero el fondo muestra escenas tan duras que a pesar de las situaciones c?micas es imposible no acabar con un cierto regusto amargo en la boca. Pero no es triste, los momentos de humor alivian el dramatismo. Es de agradecer que la autora no se hara recreado en las situaciones, el libro es f?cil de leer y ameno, y no cae en ning?n momento en el morbo o la exageraci?n.

La forma en la que se ha escrito la novela la hace muy ?gil. Alterna las historias de varias de sus tres protagonistas principales, y hace especial menci?n a los detalles: Lo que comen, lo que visten, los paisajes que les rodean.... Da la sensaci?n de estar inmersa en la situaci?n, es muy sencillo recrear la escena.

En resumen, una historia de mujeres valientes, con un punto de humor para olvidar lo que tienen en sus casas...

Y por si os hab?is quedado con ganas de m?s, os dejo la direcci?n del site creado por la editorial para esta novela: http://www.criadasysenoras.es/


Publicado por V @ 8:12  | Rese?as de libros
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 13 de octubre de 2010

El escritor Juergen Neffe est? promoviendo un nuevo formato digital multimedia para leer: un libro electr?nico sin principio ni final que se llena con informaci?n complementaria sobre la que los lectores pueden hacer click si quieren m?s detalles.

El texto original del autor aparece en el centro de la pantalla, y columnas en cada lado ampl?an la experiencia del lector ofreciendo a notas informativas sobre el texto, como fotos relevantes, mapas, diagramas, notas, enlaces seleccionados y libros relacionados, que se mueven con el texto, adem?s de poder cambiar el idioma del texto en cualquier punto de la lectura.

"Si est?s leyendo y te das cuenta que no sabes d?nde est? Tombuct? o por qu? Nietzsche y Wagner se pelearon, puedes encontrar la respuesta justo ah? mirando a la izquierda o derecha", declar? Neffe.

El libroide permitir? a los autores publicar sus textos de forma independiente, mientras que los lectores podr?n intercambiar informaci?n y discutir el texto que est?n leyendo con otras personas de todo el mundo, explic? Neffe.

Este libroide es la primera aplicaci?n a los nuevos dispositivos de los libros hipermedia, de los que ya os habl? hace un tiempo, y llegan a un precio bastante asequible, unos 11 d?lares (8 euros).


Publicado por V @ 8:27  | Actualidad
Comentarios (2)  | Enviar


Publicado por V @ 8:19  | Humor
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 12 de octubre de 2010

Ni?a rebeca de entretiempo azul,
las coletas de paso, purpurina
militante de todo laberinto,
al fondo la tristeza cual punto cardinal.

Ni?a collage de retal y organd?,
adiestrada en burbujas, no creyente
de los cuentos de hadas, de los magos;
superficie rasposa de rodilla y frontera.

Ni?a selva y safari, calentura
peque?a medio oculta en los rincones,
acantilado y sem?foro en rojo,
caracola sin playa, muro de agua el destino.


Publicado por V @ 8:14  | Poemas
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 11 de octubre de 2010

Algunos de vosotros a veces me pregunt?is c?mo pod?is enteraros de los concursos literarios que se van a celebrar y c?mo participar. Cada concurso pone sus propias normas, en algunos tendr?is que presentar la obra en persona y en otros podr?is enviar simplemente un email, as? que lo que necesit?is es una web en la que poder encontrar informaci?n sobre los concursos que os interesan. Aunque en este blog se publican en ocasiones los concursos pr?ximos, es mejor que conozc?is p?ginas que se dediquen exclusivamente a recoger esta informaci?n, y un buen ejemplo de ello es Gu?a de concursos.

La p?gina est? creada por Javier de R?os, un autor del que tal vez ya hab?is le?do alg?n microrrelato o incluso os hab?is descargado su libro Cuentos para gente impaciente, y se puso en marcha hace ya cinco a?os.

En la web, en formato blog, podr?is encontrar las bases de cada concurso, ya sea nacional o internacional, los fallos, entregas de premios y cualquier otra informaci?n sobre estos cert?menes. Los premios que se recogen abarcan todas las categor?as literarias: poes?a, relato corto, novela, comic, ensayo, cartas de amor, coplas, trabajo period?stico...

Si lo prefer?s pod?is suscribiros y recibir la informaci?n en vuestro email o, para los que us?is Facebook, seguir su p?gina en la red social: http://www.facebook.com/guiadeconcursosliterarios


Publicado por V @ 8:42  | Webs interesantes
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 08 de octubre de 2010

En una de sus guerras, Al? derrib? a un hombre y se arrodill? sobre su pecho para decapitarlo. El hombre le escupi? en la cara. Al? se incorpor? y lo dej?. Cuando le preguntaron por qu? hab?a hecho eso, respondi?:
-Me escupi? en la cara y tem? matarlo estando yo enojado. S?lo quiero matar a mis enemigos estando puro ante Dios.


Publicado por V @ 8:10  | Microrrelatos y cuentos
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 07 de octubre de 2010

Resumen de la editorial: "Evangeline era una ni?a cuando su padre la dej? a cargo de las Hermanas Franciscanas de la Perpetua Adoraci?n, en el Convento de St. Rose, cerca de Nueva York. Ahora, con veintitr?s a?os, el descubrimiento de una carta de 1943 la sumerge en una historia secreta que se remonta a miles de a?os: el antiguo confl icto entre la Sociedad de los Angel?logos y los Nefi lim, descendientes de la uni?n de los ?ngeles y los hombres, unas criaturas de monstruosa belleza. Los Nefi lim, que han ido perdiendo lentamente su poder y grandeza de anta?o, ans?an descubrir los secretos que esconde esta carta, ya que podr?an llevarles a su salvaci?n y as? conseguir?an perpetuar la guerra en el mundo y dominar a la humanidad. Generaciones de angel?logos han dedicado sus vidas a intentar detenerlos. La hermana Evangeline, con la ayuda de Verlaine, un joven historiador, pronto se encontrar? en el centro de este confl icto que los llevar? desde el buc?lico convento a orillas del Hudson hasta los rincones m?s exquisitos de Nueva York, pasando por el cementerio de Montparnasse y las remotas monta?as de Bulgaria."

Con este libro lleg? una campa?a de marketing tremenda. Hubo un momento que en cualquier web o blog o foro sobre libros escuchaba hablar sobre este libro. Tanto que termin? por aburrir a mis amigos, hasta que uno de ellos me lo consigui?. La promoci?n dec?a: "El mundo est? a punto de descubrir el poder irresistible, la belleza misteriosa y el sorprendente secreto que habita entre las p?ginas de Angelology". Y una frase "Fascinante y cautivadora... Una vez hayas entrado en el absorbente mundo de Angelology pensar?s... ?Vampiros? ?A qui?n le importan los vampiros?" (de People Magazine). Como llevaba un tiempo leyendo historias de vampiros (si casi no se pod?a encontrar otra cosa...) y solo una me hab?a convencido (La invitaci?n, muy recomendable), pens? que era buen momento para leerlo.

Si el tema os interesa y ten?is curiosidad por saber m?s sobre los ?ngeles, este es vuestro libro. Est? muy documentado, y cuenta con muchos detalles algunas teor?as sobre su creaci?n o su ca?da. Incluso los detalles de las plumas de sus alas y sus instrumentos musicales. Una mezcla de estudio y novela, con frecuentes referencias a la Biblia y el ap?crifo libro de Enoch, con gran respeto para todas las creencias.

Se presenta como un thriller sobrenatural, no como un libro de fantas?a sino como uno de suspense. No es un libro con grandes sobresaltos, sino que mantiene una ligera tensi?n a lo largo de las p?ginas. Dir?a que es m?s bien una novela de aventuras, que forma parte de una trilog?a, y en principio la acci?n y el climax parece que se reservan para los siguientes.

En esta primera parte se presenta la historia, por qu? se llega a donde se llega y quienes han contribu?do a alcanzar esa situaci?n. La principal relaci?n que se aborda es la de la joven monja Evangeline y Verlaine, el investigador contratado por la familia Grigori, aunque hay otros muchos personajes que forman parte ineludible de la trama: ?ngeles, angel?logos, un sacerdote expedicionario del siglo X...

La historia se ha dividido en tres esferas o cap?tulos. La segunda esfera, tras la presentaci?n de los personajes principales, recoge los recuerdos de una de las angel?logas narrados a Evangeline. Es claramente la parte m?s lenta, llena de detalles que en ocasiones parecen no tener ninguna importancia y que ralentizan el desarrollo de la trama. Y hablamos de casi doscientas p?ginas... Es en este momento cuando quiz? os replanteeis si merece la pena continuar la lectura o no, pero superada esta parte la historia de nuevo coge ritmo.

Un detalle que no me convenci? de este libro fue los saltos temporales que da la historia, y la imprecisi?n en este sentido. En momentos me encontraba totalmente perdida. Le?a un pasaje y pensaba que hab?a sucedido en unos d?as cuando en realidad hab?an pasado a?os. Todo hay que decir que el libro lo he le?do en apenas unos d?as en viajes de tren y autob?s sobre todo.

En cualquier caso es un libro f?cil de leer, con un lenguaje sencillo, una historia original y personajes sobrenaturales que para variar, no son vampiros, y eso deber?a ser un punto positivo... Para que os hag?is una idea sobre la escritura, recuerda a libros como El ocho o a las novelas de Dan Brown, y dir?a que casi con toda seguridad en un futuro se llevar? al cine. De momento habr? que esperar a ver c?mo termina cuando podamos leer el resto de la trilog?a, porque eso s? os lo puedo decir, tiene un final abierto y el segundo libro a?n no se ha terminado de escribir... Mientras llega yo voy a buscar Hush Hush, de Becca Fitzpatrick, tambi?n con ?ngeles como protagonistas y del que he le?do buenas cr?ticas. ?Os apunt?is?


Publicado por V @ 8:31  | Rese?as de libros
Comentarios (0)  | Enviar

Si lo deseas, puedes descargar las primeras p?ginas del libro rese?ado hoy: Angelology. Haz clic sobre el icono que te interese (o pulsa el bot?n derecho de tu rat?n y selecciona Guardar enlace como)

?


Publicado por V @ 8:27  | Comienza a leer
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 06 de octubre de 2010

Con el comienzo de nuevo de la universidad y sus clases creo que esta p?gina os podr? resultar ?til. Muchas veces resulta complicado encontrar uno de los ejemplares que el profesor quiere que leamos. Para solucionar este problema se ha creado Unebook.

La web reune las publicaciones en formato electr?nico de editoriales universitarias, el Consejo Superior de Investigaciones Cient?ficas (CSIC) y el Centro de Investigaciones Sociol?gicas (CIS).

Ya se pueden encontrar m?s de 500 obras, pertenecientes a las universidades de Alicante, Aut?noma y Complutense de Madrid, Jaume I, L?rida, Murcia, Polit?cnica de Catalu?a, Pontificia de Comillas, San Pablo CEU, Santiago de Compostela, Valencia, Valladolid, Zaragoza y la UNED.

Eso s?, no funciona en Google Chrome as? que tendr?is que utilizar otro navegador si quer?is comprar (o simplemente visualizar) los libros. ?Qu? le pasa a las plataformas de libros que no se apa?an a Chrome? Es el tercer navegador m?s usado, habr?a que empezar a adaptarse o se arriesgan a que los usuarios decidan buscar una alternativa de la competencia que s? funcione...


Publicado por V @ 8:22  | Webs interesantes
Comentarios (0)  | Enviar


Publicado por V @ 8:17  | Humor
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 05 de octubre de 2010

Diciembre es esta imagen
de la lluvia cayendo con rumor de tren,
con un olor difuso a carbonilla y campo.
Diciembre es un jard?n, es una plaza
hundida en la ciudad,
al final de una noche,
y la visi?n en fuga de unos soportales.
Y los ojos inmensos
?tizones agrandados?
en la cara morena de una cr?a
temblando igual que un gorri?n mojado.
En la mano sostiene unos zapatos rojos,
elegantes, flamantes como un p?jaro ex?tico.
El cielo es negro y gris
y rosa en sus extremos,
la luz de las farolas un resto amarillento.
Bajo un golpe de lluvia, llorando, yo atravieso,
innoble como un trapo, mojado hasta los cuernos.


Publicado por V @ 8:33  | Poemas
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 04 de octubre de 2010

Ya se ha estrenado el canal Youtube para El Quijote, iniciativa conjunta de la Real Academia Espa?ola (RAE) y YouTube que propone a los internautas de todo el mundo recrear en v?deo y subir a la Red una lectura completa de El Quijote.

El cl?sico se ha dividido en 2149 fragmentos y cualquier usuario puede subir un video al canal realizando la lectura de uno de ellos. No es obligatorio aparecer ante la c?mara, sino que se puede elegir una forma de expresi?n distinta, aunque en ese caso ser? necesario incluir subt?tulos en espa?ol, fieles a la edici?n de la obra elegida.

Los usuarios que deseen tomar parte en la iniciativa deber?n entrar en la p?gina www.youtube.com/elquijote y hacer clic en el bot?n ?participar?. En ese momento se les asignar? autom?ticamente un fragmento y dispondr?n de 6 horas para preparar un video con su lectura y subirlo a YouTube. Si transcurrido este tiempo no hubiesen colgado la grabaci?n, el texto se adjudicar? a otro usuario. La supervisi?n de los videos seleccionados estar? a cargo de un equipo del Centro de Estudios Cervantinos, con sede en Alcal? de Henares (Madrid).

El proyecto finalizar? en el momento en que los usuarios de YouTube completen la lectura de los 2149 fragmentos en los que se ha dividido la novela, que despu?s quedar? en la plataforma YouTube a disposici?n de todos los cibernautas por tiempo indefinido.

?


Publicado por V @ 8:45  | Actualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 01 de octubre de 2010

Fue a la entrada del pueblo de Ollantaytambo, cerca del Cuzco. Yo me hab?a despedido de un grupo de turistas y estaba solo, mirando de lejos las ruinas de piedra, cuando un ni?o del lugar, enclenque, haraposo, se acerc? a pedirme que le regalara una lapicera. No pod?a darle la lapicera que ten?a, por que la estaba usando en no s? que aburridas anotaciones, pero le ofrec? dibujarle un cerdito en la mano.

S?bitamente, se corri? la voz. De buenas a primeras me encontr? rodeado de un enjambre de ni?os que exig?an, a grito pelado, que yo les dibujara bichos en sus manitas cuarteadas de mugre y fr?o, pieles de cuero quemado: hab?a quien quer?a un c?ndor y qui?n una serpiente, otros prefer?an loritos o lechuzas y no faltaba los que ped?an un fantasma o un drag?n.

Y entonces, en medio de aquel alboroto, un desamparadito que no alzaba mas de un metro del suelo, me mostr? un reloj dibujado con tinta negra en su mu?eca:

-Me lo mand? un t?o m?o, que vive en Lima -dijo

-Y anda bien -le pregunt?

-Atrasa un poco -reconoci?.


Publicado por V @ 8:42  | Microrrelatos y cuentos
Comentarios (0)  | Enviar