Mi?rcoles, 30 de junio de 2010

V?a ActualidadLiteratura acabo de saber que la editorial SM ha creado un portal de internet relacionado con la literatura Infantil y Juvenil. En ?l se informar? de las novedades en sus colecciones y ofrecer?n recomendaciones por edades. Si ten?is hijos o sobrinos a los que no sab?is qu? regalar, o si tan solo quer?is estar enterados de los libros que SM publica, esta iniciativa os ayudar? mucho.

El verano es un buen momento para que los ni?os se acerquen a la lectura, y ya sab?is que el medio para conseguirlo es present?ndoles los libros de una forma divertida, como un entretenimiento, no como una obligaci?n. En este sentido trabajan en Libro de Notas, con su semanario Peque?o LdN. Creado para los m?s j?venes les ofrece historietas, canciones, humor, poes?a, comics, sin publicidad, de forma gratuita y totalmente accesible para los padres.

Espero que una de estas dos iniciativas os ayude a pasar el tiempo con los ni?os y les muestre a los j?venes lo entretenido que puede ser leer.


Publicado por V @ 8:20  | Actualidad
Comentarios (0)  | Enviar

Publicado por V @ 8:18  | Humor
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 29 de junio de 2010

Porque te tengo y no
porque te pienso
porque la noche est? de ojos abiertos
porque la noche pasa y digo amor
porque has venido a recoger tu imagen
y eres mejor que todas tus im?genes
porque eres linda desde el pie hasta el alma
porque eres buena desde el alma a m?
porque te escondes dulce en el orgullo
peque?a y dulce
coraz?n coraza
porque eres m?a
porque no eres m?a
porque te miro y muero
y peor que muero
si no te miro amor
si no te miro

porque t? siempre existes dondequiera
pero existes mejor donde te quiero
porque tu boca es sangre
y tienes fr?o
tengo que amarte amor
tengo que amarte
aunque esta herida duela como dos
aunque te busqu? y no te encuentre
y aunque
la noche pase y yo te tenga
y no.


Publicado por V @ 8:22  | Poemas
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 28 de junio de 2010

Los referers son las cadenas que escribe la gente en buscadores (Google, Bing, Yahoo...) y que les lleva a entrar en una p?gina, en este caso, la m?a.

Aunque en varias ocasiones he tenido la posibilidad de leer los referers curiosos de otras p?ginas (hay algunos MUY graciosos), hasta ahora no se me hab?a ocurrido mirar los m?os. Os dejo algunos de los que he encontrado. En algunos casos no tengo ni idea a qu? p?gina pueden apuntar...

Est?n escritos literalmente.

  • porque la persona que cobra desliza la tarjeta en una rendija - Tu dinero est? concentrado ah? y el enanito del lector lo coge al pasar.
  • besos que llevan a otras cosas - La duda ?cu?l es? ?a qu? otras cosas llevan?
  • boxeadores ajiles - ?Si los boxeadores fueran ?giles, tambi?n habr?an llegado a mi blog?
  • cancion que bailan los de hoy - Depende en qu? discoteca.
  • cual es el aparato que se pone en la barriga de la mujer cuando esta? embarazada - ?El ni?o?
  • en cuba se selebran otras cosas? - Algunas cosas seguro, pero otras cosas no sabr?a decirte...
  • tengo una editorial como sigo? - Vendiendo... Si necesitas ideas m?ndame un email, que tengo algo en mente que quiz? te interese.
  • pulsera de los poderes - Entra aqu?
  • opinion personal sobre la musica folklorica - No es la que m?s me gusta.

El pr?ximo verano vuelvo a mirar...


Publicado por V @ 8:33  | De todo un poco
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 25 de junio de 2010
Fachenda, todo fachenda, abundancia y lujo de barbas, flecos de pestañas, destellos en la mirada, labios y sonrisas de cromo, acentos melifluos de mignon acompasados con frases líricas, trascendentes en su brevedad, «qué magnífica puesta de sol», «qué fabulosa representación», «qué gótico tan sensacional», «qué romántico tan increíble». Todo fachenda y sólo fachenda, la camisa entreabierta deja al descubierto el moreno de la piel, la soberbia musculatura, las piernas se ajustan muy ceñidas a la funda de unos pantalones de cuero o pana negros, piernas con esbeltez de mujer y el contoneo incesante del trasero, el movimiento rítmico de las caderas. Tan pronto estira, tan pronto contrae los dedos de las manos, dedos que parecen algo, que parecen de alguien importante.

Fachenda: amigos y amigas del más elevado rango social, partidas de golf, deporte de montaña, paseos en yate. Ahora regresa mohíno de la noche, del alcohol y de la aventura. Yace tendido sobre la cama, se le ha descompuesto el semblante con los vapores de la juerga, se le ha puesto vidriosa la mirada, las barbas desmadejadas y lacias, pero él, siempre señor, dueño absoluto y rey del hogar, mientras se desviste da órdenes imperiosas: «Irene, apaga esa luz que me está molestando», «Irene, tráeme un vaso de leche a ver si me desintoxico», «Irene, que no se despierten los niños», «Irene, cámbiale los pañales a Rafaelito que huele que apesta» («Ella que no proteste que le regalo un hijo cada año»). Cochino mignon, danzarín de yeso, piernas de saltos y de pases de un estrafalario ballet, no me toques que me pinchan tus barbas y tienen fiebre tus mejillas de cartón.

Me acuerdo del día de nuestra boda, nos casamos al amanecer porque él pretendía ser original. Al principio yo me había dejado deslumbrar por el portentoso edificio de su cuerpo de carnes bruñidas, densas y apretadas, un cuerpo elástico de supermán. «Guapo tu novio, Irene, qué figura la suya, rica, que parece aquel artista de la televisión americana de revólver en el cinto», y mi madre que me pregunta un día; «¿en qué trabaja?», y yo riendo como si me hubiese vuelto loca: «en nada, es igual que un payaso de papel, no llega a payaso de trapo, cometa de varios colores que vuela por el aire». Mi madre asombrada: «¿de qué vais a vivir?», «pues no lo sé, del papel, de los colores, déjame, madre, llevo dentro un hijo suyo, él es guapo y triunfará cualquier día en el cine o en el teatro».

Estate quieto que llevo el quinto hijo en mis entrañas. Cuando crezcan él y los otros pronunciarán tus mismas frases almibaradas, «fabulosa representación esta de Hamlet», «increíble escenario el de la plaza de la Catedral». ¿A quién has oído tú esos términos altisonantes, bailarín de aire?, tú que no lees ni la hoja de un periódico, ni una crítica teatral, que no escribiste tres líneas seguidas en tu vida ni alcanzaste dos minutos de reflexión y soledad a lo largo de toda ella, que estás vacío como esas nubes que se retiran y dejan paso cuando el avión cruza el espacio, tú que te sostienes en la cúpula de la alta sociedad gracias a unos cuantos adjetivos admirativos, «fabuloso», «increíble», «fenomenal». Te tendría lástima, pero no lo mereces porque todo te da igual, todo te resbala por tu carne apretada, por el barniz de aceites y cremas para el sol con que untas tu piel. No te mueve estímulo alguno ni siquiera el del placer, te disuelves en fuegos artificiales y estallidos de pólvora, en cohetes de procesión de pueblo. Es tu belleza, sólo ella y tu apostura las que arrastran, me arrastraron a mí, arrastrarán a otros.

Luego le explicaré a mi madre que mi marido sigue sin colocación, que no vale para las tablas y eso que vaya cómo menea las caderas, con cuánto brío y cadencia. Lo rechazaron en el teatro, madre. Déjeme pasar, portero, que soy la esposa de don Rafael Otero de Torrevieja y le van a hacer un ensayo especial; ya lo estoy viendo en una silla, un poco pálido a pesar del moreno de la montaña, agita los brazos en el aire, pone en relieve las manos, marca grandes uves entre los espacios vacíos de los dedos, adopta la máscara trágica de Laurence Olivier: el escenario se halla medio a oscuras, una penumbra piadosa difumina sus rasgos de pobre mignon y el director «recite —le dice—, empiece de nuevo.

Más alto. Cambie la modulación. Esos registros, póngales mayor patetismo». Y mi macho que comienza a tambalearse, que parece que le da mal, que la silla vibra como si hubiese un duende haciendo travesuras por debajo y él que se afloja, se ablanda, resbala y se derrumba poco a poco sobre el suelo. «Cójanlo que se está cayendo, que se cae.» Bobo, Hamlet ridículo, no llores más, levántate, vámonos que para esto no sirves. Has fracasado en el intento aunque el director era amigo de mi padre y se había ofrecido para darte una oportunidad.

¿Y ahora qué hacemos? Fíjate cómo está la vida, madre. Cuatro años llevo casada con este espantapájaros de cazadora y pantalones de cuero y ya nacieron cuatro vástagos, nacerá el quinto y no habrá tregua para semejante monstruo de inconsciencia. Ya me dirás qué debo hacer. Fracasó en el teatro, te lo he contado. En el cine ocurrió algo parecido, pero más aparatoso. Déjeme pasar, portero, que soy la esposa de don Rafael Otero de Torrevieja y le van a hacer unas pruebas. Ya lo han maquillado agrandándole los ojos con rimmel y pestañas postizas, ya se convierte en el centro de todas las miradas, ya se dispone para las consabidas poses de rufián, ya se aproximan al futuro astro las cámaras, ya giran a su alrededor iluminándolo los enormes focos. Le colocan delante una belleza lánguida, la artista o vedette de turno y le ordenan mover eróticamente el cuerpo y besarla en los labios. Y este es el juicio: que no besa bien, que no sabe desempeñar el papel de chulo —¡quién lo creería!. Vaya desastre, rompe a llorar de rabia e impotencia, las lágrimas y el rimmel forman un nubarrón en el que se derriten los afeites y se destiñen arrastrando consigo las pestañas postizas. Así, con esa traza, hecho un acordeón de hipos, salió del plato, y a medida que bajábamos en el ascensor el llanto se le iba secando, y cuando llegamos a la calle estaba tan contento y tan airoso con el habitual balanceo de las nalgas. Las pestañas se le habían quedado colgadas de los pelos de la barba, quizá luego cayeron en el mármol de la portería, en las aceras o volaron por el aire pegajosas como moscas.

«Oficinas ni hablar —dijo un día—, me marean los números, se me va la cabeza con las divisiones.» «Tonto, que ahora hay máquinas calculadoras que no ocupan nada, te metes una en el bolsillo del pantalón y en paz.» Y él «que no, que no quiero, que me pongo malísimo sólo con mirar los números, que sufro unas jaquecas atroces». «Pues anda, guapo, tú verás lo que hacemos.» «Ya surgirá cualquier cosa, preciosa.»

Precioso él, la piel tostada por el sol de la montaña o de la playa y yo mientras pudriéndome en casa con los cuatro críos, todos dorados y rubios igual que el padre. Cómo baila Teresita en la punta de los pies, cómo da vueltas al son de la música de los discos que parece una peonza y qué cabriolas y contorsiones de circo. Y Luis y Sonia, tan pequeñitos y tan flexibles sus cuerpos.

Un día llegas a casa y nos encuentras muertos a los cinco de un escape de gas. Abro la llave y en unos instantes ya está. Él no escucha. «Anda, linda, que te doy un hijo por año. ¡Menudo regalo! No te quejarás. Valgo mucho, soy un tío fenomenal. Lo que pasa es que tú no me comprendes e ignoras lo que hay dentro de mi cabeza.» «No lo ignoro, marica, no lo ignoro. Dentro de tu cabeza hay papeles de color y media docena de adjetivos para ir tirando. Eres cometa de poca altura, de escaso vuelo, juguete de niños. Eres señorito de oropel, figura decorativa, figura de cartón de falla valenciana.»

En este cavilar sobre la vaciedad que me rodea, dejándome resbalar por la rampa del desengaño, queda atrás el amanecer y ya se ha desperezado la casa con los gritos y lloros de los niños. Sólo él sigue dormido aunque he subido con furia las persianas para meter ruido. Venga, levántate que no quiero perderme el espectáculo de tu despertar, de tu rostro abriéndose todavía congestionado por el sueño, de ese lujo de bellas facciones que te gastas crispándose al primer contacto de la luz del día.

Tu dormir es tan profundo que llega a absorber como un océano las contracciones de tu corazón. Estás frío, se te han helado las manos. Y esa mueca extrañísima de dolor y de asco en los labios... ¿Habrá sido la causa el olor a caca de Rafaelito? Pero ¿qué pasa? Si no respira, si no se mueve, si parece que está muerto. ¿Muerto? ¿Habrá muerto mi marido, el padre de mis hijos? Doctor, lo llama la señora de Rafael Otero de Torrevieja. Dése prisa, doctor, coja el coche enseguida. Mi marido se ha puesto malísimo... Yo creo que está muerto. Por favor, vecinos, acudan a mi casa. Ayúdenme... Mi marido... ¿Qué dice, doctor?... ¿Que no hay nada en absoluto que hacer? ¡Dios mío! ¿Cómo es posible?... Sí, le explicaré, doctor, lo que usted quiera. Yo me he pasado la noche en la cama, a su lado, sin dormir. Le parecerá una estupidez, una incoherencia en estos momentos, discurriendo, dándole vueltas a una especie de gigoló, de muñeco de cartón, de supermán de falla valenciana que acaba de quemarse y no oí ningún quejido. Se acostó muy cansado, ya de madrugada. Irene, apaga esa luz. Irene, tráeme un vaso de agua, Irene cambia los pañales a Rafaelito que huele que apesta, y yo cumplía todas sus órdenes. Ahora, dígame, doctor: ¿cuál ha sido la causa de su muerte? ¿Cómo?... No entiendo bien. ¿Podría repetírmelo? ¿De angina de pecho?.... Es lo más absurdo que he escuchado en mi vida. No se enfade, doctor, por Dios, no se enfade, no me lo tome a mal. Si yo no dudo de su ciencia, pero me sorprende el diagnóstico. Me cuesta creer que mi marido haya muerto de lo que mueren los ejecutivos, los hombres de negocios, todos esos seres importantes que marchan en el avión de la mañana para volver en el de la noche del mismo día, vestidos con impecables trajes oscuros, llevando en la mano derecha un maletín necessaire. Él no fue nunca más que un fantoche. No se escandalice, doctor, no se escandalice, ¿por qué ocultarle la verdad? ¿No son los médicos como confesores? Se acostaba a las tantas, se levantaba casi a la hora de comer, sin ayudar en casa, sin trabajar fuera. Si lloraba, que también lloraba, se le secaban rápidamente las lágrimas.

Silencio, niños, silencio, no te pongas tú ahora a bailar, Teresita, que se ha muerto papá de angina de pecho. El día de mañana, cuando seáis mayores, podréis publicar a los cuatro vientos que vuestro padre falleció un amanecer de angina de pecho, y eso no es cualquier cosa. Es la herencia, el renombre, además de la belleza, que os ha dejado Rafael Otero de Torrevieja.

Publicado por V @ 8:10  | Microrrelatos y cuentos
Comentarios (2)  | Enviar
Jueves, 24 de junio de 2010

Resumen de la editorial "Un subyugante relato de terror sin efectos sobrenaturales, y es tambi?n, y ante todo, una absorbente novela sobre la memoria y la redenci?n de la culpa.

Sandra ha decidido retirarse a un pueblo de la costa levantina: ha dejado el trabajo y, embarazada, pasa los d?as intentando aplazar la decisi?n de qu? hacer con su vida. En la playa conoce a un matrimonio de octogenarios noruegos que parecen la soluci?n a los problemas de Sandra.

Juli?n, un anciano que acaba de llegar de Argentina, superviviente del campo de exterminio de Mauthausen, sigue paso a paso las idas y venidas de los noruegos. Un d?a Juli?n aborda a Sandra y le revela detalles de un pasado que a Sandra s?lo le suenan por alguna pel?cula o alg?n documental: horrores en blanco y negro que no tienen nada que ver con ella. Aunque el relato de Juli?n le parece a Sandra descabellado, empezar? a mirar de una forma nueva a los amigos, las palabras y los silencios de la pareja de ancianos, sin darse cuenta de que el fin de su inocencia est? poniendo su vida en peligro."

Historia entretenida y f?cil de leer. En alg?n sitio le? que era una novela que se pod?a leer de forma diagonal. No creo que llegue a tanto la cuesti?n pero no requiere concentraci?n ni un contexto tranquilo para leerlo, es perfecto para llevarlo a la playa.

La narraci?n va alternando los puntos de vista de los dos protagonistas, que cuentan las situaciones que van viviendo y sus pensamientos, y en algunos casos incluso es posible comparar como vive cada personaje una escena concreta. Est? lleno de descripciones detallistas pero no abusivas que ayudan a contactar con la historia, sensaci?n que se acrecienta al estar situada en las playas espa?olas y en una urbanizaci?n que seguro que os recuerda una vista en un paseo alg?n verano.

Por un lado est? Juli?n, un anciano demasiado atormentado por los malos recuerdos de su vida, bastante duros y que le dirigir?n hasta el final de sus d?as. Es precisamente esa debilidad la que le hace muy humano. No todos los protagonistas van a ser superh?roes, y en este caso es solo un anciano que necesita medicaci?n constante luchando con los fantasmas de su pasado a trav?s de los protagonistas de sus peores recuerdos. Se empatiza con ?l enseguida.

Por otro Sandra, una joven con las ideas nada claras, que se deja arrastrar por la vida, y que para cambiar y madurar decide implicarse en una situaci?n m?s peligrosa de lo que es capaz de ver. Su participaci?n resulta un poco forzada y su actuaci?n a lo largo de los d?as, incomprensible.

El resto de personajes no terminan de estar definidos, crean expectativas que no llegan a cumplir.

El final est? bien, os decepcionar? a los m?s rom?nticos pero es un final realista, creo que el m?s adecuado a la historia que le precede. Reconozco que yo me qued? con ganas de saber un poco m?s, de seguir la historia unos pocos meses m?s pero solo porque cuando lo le? esperaba una historia un poco m?s cruel y estaba predispuesta. Pero como os digo, es perfecto para las vacaciones y el final es el adecuado para la historia. Como dijo una amiga "todo encaja, aunque sea demasiado tarde"; acaba igual que empieza.

Conclusi?n, se lee r?pido y entretiene, pero no da pena terminarlo.

Resumen de la editorial "Un subyugante relato de terror sin efectos sobrenaturales, y es tambi?n, y ante todo, una absorbente novela sobre la memoria y la redenci?n de la culpa.

Sandra ha decidido retirarse a un pueblo de la costa levantina: ha dejado el trabajo y, embarazada, pasa los d?as intentando aplazar la decisi?n de qu? hacer con su vida. En la playa conoce a un matrimonio de octogenarios noruegos que parecen la soluci?n a los problemas de Sandra.

Juli?n, un anciano que acaba de llegar de Argentina, superviviente del campo de exterminio de Mauthausen, sigue paso a paso las idas y venidas de los noruegos. Un d?a Juli?n aborda a Sandra y le revela detalles de un pasado que a Sandra s?lo le suenan por alguna pel?cula o alg?n documental: horrores en blanco y negro que no tienen nada que ver con ella. Aunque el relato de Juli?n le parece a Sandra descabellado, empezar? a mirar de una forma nueva a los amigos, las palabras y los silencios de la pareja de ancianos, sin darse cuenta de que el fin de su inocencia est? poniendo su vida en peligro."

Historia entretenida y f?cil de leer. En alg?n sitio le? que era una novela que se pod?a leer de forma diagonal http://es.wikipedia.org/wiki/Leer#Lectura_diagonal. No creo que llegue a tanto la cuesti?n pero no requiere concentraci?n ni un contexto tranquilo para leerlo, es perfecto para llevarlo a la playa.

La narraci?n va alternando los puntos de vista de los dos protagonistas, que cuentan las situaciones que van viviendo y sus pensamientos, y en algunos casos incluso es posible comparar como vive cada personaje una escena concreta. Est? lleno de descripciones detallistas pero no abusivas que ayudan a contactar con la historia, sensaci?n que se acrecienta al estar situada en las playas espa?olas y en una urbanizaci?n que seguro que os recuerda una vista en un paseo alg?n verano.

Por un lado est? Juli?n, un anciano demasiado atormentado por los malos recuerdos de su vida, bastante duros y que le dirigir?n hasta el final de sus d?as. Es precisamente esa debilidad la que le hace muy humano. No todos los protagonistas van a ser superh?roes, y en este caso es solo un anciano que necesita medicaci?n constante luchando con los fantasmas de su pasado a trav?s de los protagonistas de sus peores recuerdos. Se empatiza con ?l enseguida.

Por otro Sandra, una joven con las ideas nada claras, que se deja arrastrar por la vida, y que para cambiar y madurar decide implicarse en una situaci?n m?s peligrosa de lo que es capaz de ver. Su participaci?n resulta un poco forzada y su actuaci?n a lo largo de los d?as, incomprensible.

El resto de personajes no terminan de estar definidos, crean expectativas que no llegan a cumplir.

El final est? bien, os decepcionar? a los m?s rom?nticos pero es un final realista, creo que el m?s adecuado a la historia que le precede. Reconozco que yo me qued? con ganas de saber un poco m?s, de seguir la historia unos pocos meses m?s pero solo porque cuando lo le? esperaba una historia un poco m?s cruel y estaba predispuesta. Pero como os digo, es perfecto para las vacaciones y el final es el adecuado para la historia. Como dijo una amiga "todo encaja, aunque sea demasiado tarde"; acaba igual que empieza.

Conclusi?n, se lee r?pido y entretiene, pero no da pena terminarlo.


Publicado por V @ 8:19  | Rese?as de libros
Comentarios (0)  | Enviar
Mi?rcoles, 23 de junio de 2010

ANGELOLOGY: EL LIBRO DE LAS GENERACIONES de Danielle Trussoni

En breve estar? en el cine, as? que si te gusta leer el libro antes de ver la pel?cula, es el momento...

?Fascinante y cautivadora... Una vez hayas entrado en el absorbente mundo de Angelology pensar?s... ?Vampiros? ?A qui?n le importan los vampiros?? People Magazine.

Evangeline era una ni?a cuando su padre la dej? a cargo de las Hermanas Franciscanas de la Perpetua Adoraci?n, en el Convento de St. Rose, cerca de Nueva York. Ahora, con veintitr?s a?os, el descubrimiento de una carta de 1943 la sumerge en una historia secreta que se remonta a miles de a?os: el antiguo confl icto entre la Sociedad de los Angel?logos y los Nefi lim, descendientes de la uni?n de los ?ngeles y los hombres, unas criaturas de monstruosa belleza. Los Nefi lim, que han ido perdiendo lentamente su poder y grandeza de anta?o, ans?an descubrir los secretos que esconde esta carta, ya que podr?an llevarles a su salvaci?n y as? conseguir?an perpetuar la guerra en el mundo y dominar a la humanidad. Generaciones de angel?logos han dedicado sus vidas a intentar detenerlos. La hermana Evangeline, con la ayuda de Verlaine, un joven historiador, pronto se encontrar? en el centro de este confl icto que los llevar? desde el buc?lico convento a orillas del Hudson hasta los rincones m?s exquisitos de Nueva York, pasando por el cementerio de Montparnasse y las remotas monta?as de Bulgaria.



LA CASA DE LOS AMORES IMPOSIBLES de Cristina L?pez Barrio

Pasi?n, odio, tragedia, venganza... Se ha comparado a la autora con Isabel Allende o Garc?a M?rquez.

Clara Laguna es una hermosa adolescente de un pueblo castellano de principios del siglo XX. Cuando se enamora perdidamente de un hacendado andaluz, su madre, una hechicera tuerta, la previene de la maldici?n de las Laguna: est?n condenadas a sufrir el desamor. As?, el hacendado la abandona tras quedarse embarazada y Clara, ciega de rabia, abre un burdel en la casona roja, a las afueras del pueblo. All?, da a luz a Manuela, una ni?a fea y marchita...

Una historia m?gica y fascinante, llena de pasi?n, odio, venganza, amor y trragedia, en la l?nea de las grandes sagas familiares de la literatura. Un original estilo literario en el que el realismo m?gico se torna castellano y la escritura drrocha imaginaci?n y poes?a en cada frase.



LA C?PULA de Stephen King

Tragedia con toques de ciencia ficci?n, con este libro podr?s encontrar un Stephen King que no decepciona en absoluto.

La c?pula. Un d?a de octubre la peque?a ciudad americana de Chester?s Mill se encuentra totalmente aislada por una c?pula transparente e impenetrable. Nadie sabe de d?nde ha salido ni por qu? est? all?. S?lo saben que poco a poco se agotar?n las provisiones y hasta el ox?geno que respiran. Es una soleada ma?ana de oto?o en la peque?a ciudad de Chester's Mill. Claudette Sanders disfruta de su clase de vuelo y Dale Barbara, Barbie para los amigos, hace autostop en las afueras. Ninguno de los dos llegar? a su destino. De repente, una barrera invisible ha ca?do sobre la ciudad como una burbuja cristalina e inquebrantable. Al descender, ha cortado por la mitad a una marmota y ha amputado la mano a un jardinero. El avi?n que pilotaba Claudette ha chocado contra la c?pula y se ha precipitado al suelo envuelto en llamas. Dale Barbara, veterano de la guerra de Irak, ha de regresar a Chester's Mill, el lugar que tanto deseaba abandonar. El ej?rcito pone a Barbie al cargo de la situaci?n pero Big Jim Rennie, el hombre que tiene un pie en todos los negocios sucios de la ciudad, no est? de acuerdo: la c?pula podr?a ser la respuesta a sus plegarias. A medida que la comida, la electricidad y el agua escasean, los ni?os comienzan a tener premoniciones escalofriantes. El tiempo se acaba para aquellos que viven bajo la c?pula. ?Podr?n averiguar qu? ha creado tan terror?fica prisi?n antes de que sea demasiado tarde?

Una historia apocal?ptica e hipn?tica. Totalmente fascinante. Lo mejor de Stephen King.


LA SEGUNDA VIDA DE BREE TANNER de Stephenie Meyer

Para amantes de la saga Crep?sculo. Meyer retoma la vida de los vampiros desde el punto de vista de uno de los ne?fitos de Eclipse. (Rese?a)

La segunda vida de Bree Tanner narra la historia de un vampiro creado por Stephenie Meyer para Eclipse, la tercera entrega de la Saga Crep?sculo. Es la fascinante historia de este vampiro y del lado m?s oscuro del mundo en el que habita. La novela recrea el nacimiento del nuevo ej?rcito de vampiros que tiene como ?nica misi?n ir al encuentro de la indefensa Bella Swan y de la indestructible familia Cullen.


DIME QUIEN SOY de Julia Navarro

?Un retrato de la Europa del siglo XX, amor, aventuras y momentos tr?gicos.

Una periodista recibe una propuesta para investigar la azarosa vida de su bisabuela, una mujer de la que s?lo se sabe que huy? de Espa?a abandonando a su marido y a su hijo poco antes de que estallara la Guerra Civil. Para rescatarla del olvido deber? reconstruir su historia desde los cimientos, siguiendo los pasos de su biograf?a y encajando, una a una, todas las piezas del inmenso y extraordinario puzzle de su existencia. ?

Marcada por los hombres que pasaron por su vida -el empresario Santiago Carranza, el revolucionario Pierre Comte, el periodista estadounidense Albert James y el m?dico militar vinculado al nazismo Max von Schumann-, la vida de Amelia Garayoa es la de una mujer que aprendi? que en la vidsa no se puede volver sobre el pasado para deshacerlo. Desde la Espa?a republicana hasta la ca?da del Muro de Berl?n, pasando por la Segunda Guerra mundial y los oscuros a?os de la Guerra fr?a, esta burguesa y revolucionaria, esposa y amante, esp?a y asesina, actuar? siempre de acuerdo a sus principios, enfrent?ndose a todo y cometiendo errores que no terminar? nunca de pagar.

Memoria de un siglo convulso, caracterizado por la barbarie de los totalitarismos, esta obra es una vuelta de tuerca en la trayectoria de una de nuestras novelistas m?s internacionales. Dime qui?n soy sorprende por su dramatismo e instrospecci?n, por su intriga y por sus emociones a flor de piel. Una aventura desgarradora y cautivadora que tiene unos personajes excepcionalmente perfilados y literariamente inolvidables.

La esperada nueva novela de Julia Navarro es el magn?fico retrato de quienes vivieron intensa y apasionadamente un siglo turbulento. Ideolog?a y compromiso en estado puro, amores y desamores desgarrados, aventura e historia de un siglo hecho pedazos, esta novela no s?lo hechizar? a los lectores de Julia Navarro sino que fascinar? a todos aquellos interesados en nuestra propia historia.



LO QUE ESCONDE TU NOMBRE de Clara S?nchez

Tras conseguir el Premio Nadal 2010, la autora recibi? cartas amenazantes... Parece que todav?a es un tema delicado... (Rese?a)

Un subyugante relato de terror sin efectos sobrenaturales, y es tambi?n, y ante todo, una absorbente novela sobre la memoria y la redenci?n de la culpa.
Sandra ha decidido retirarse a un pueblo de la costa levantina: ha dejado el trabajo y, embarazada, pasa los d?as intentando aplazar la decisi?n de qu? hacer con su vida. En la playa conoce a un matrimonio de octogenarios noruegos que parecen la soluci?n a los problemas de Sandra.

Juli?n, un anciano que acaba de llegar de Argentina, superviviente del campo de exterminio de Mauthausen, sigue paso a paso las idas y venidas de los noruegos. Un d?a Juli?n aborda a Sandra y le revela detalles de un pasado que a Sandra s?lo le suenan por alguna pel?cula o alg?n documental: horrores en blanco y negro que no tienen nada que ver con ella. Aunque el relato de Juli?n le parece a Sandra descabellado, empezar? a mirar de una forma nueva a los amigos, las palabras y los silencios de la pareja de ancianos, sin darse cuenta de que el fin de su inocencia est? poniendo su vida en peligro.



99 ATA?DES de David Wellington

Libro de terror, si para ti el buen tiempo no est? re?ido con el g?nero m?s sangriento.

Algunos secretos deber?an permanecer enterrados. Un arque?logo descubre 100 ata?des en Gettysburg, escenario de la batalla m?s sangrienta de la guerra civil americana. 99 de los ata?des est?n ocupados por vampiros a los que se les ha arrancado el coraz?n, pero el ?ltimo de ellos est? roto y vac?o... Laura Caxton hab?a jurado no volver a enfrentarse a ellos. Pero cuando Jameson Arkeley, destrozado y apenas reconocible, acude a ella con un inquietante descubrimiento, su determinaci?n se desmorona. Un arque?logo de la zona acaba de descubrir un cementerio en Gettysburg. Aunque la ciudad, que fue escenario de la peor batalla de la guerra civil, no es extra?a a estos hallazgos, ?ste es diferente. En ?l permanecen 100 ata?des, 99 de los cuales est?n ocupados por vampiros que, afortunadamente, han perdido sus corazones. Pero uno de los ata?des est? roto y vac?o... Ciertos documentos de la guerra civil parecen contener siniestros secretos acerca de lo que est? enterrado en Gettysburg, secretos que Laura Caxton est? a punto de descubrir. ?Podr? salvar a una ciudad entera de la invasi?n de un ej?rcito sediento de sangre?

?La tensi?n argumental es constante, ofreciendo un emocionante thriller para los amantes del terror m?s crudo y sangriento.? PUBLISHERS WEEKL



APOPHIS: EL A?O DEL COMETA? de Pedro Palao Pons

Si crees en las profec?as y esperas que el apocalipsis nos alcance pronto, ?ste es tu libro.

Diciembre de 2012: en el templo de Tazumal, antiguo lugar de culto de los mayas, un grupo de chamanes aguarda una se?al del advenimiento del fin de los tiempos.
Paralelamente en Roma, el Papa muere de forma repentina tras redactar un documento secreto que puede cambiar el destino de la Iglesia.

En Barcelona, un obispo recibe visiones apocal?pticas y, en un lugar desconocido, una antigua y sangrienta sociedad secreta se prepara para asumir el control del mundo.
En cuesti?n de semanas, los acontecimientos se precipitan: la NASA descubre que el asteroide Apophis se ha desviado misteriosamente de su trayectoria y amenaza con colisionar contra la Tierra con la fuerza de 80.000 bombas at?micas. Y se?ales de todo tipo comienzan a alentar los rumores, incluido el nombramiento de un nuevo papa que, seg?n las profec?as, es el ?ltimo sucesor de San Pedro.



EL NOMBRE DEL VIENTO de Patrick Rothfuss

Para amantes de la literatura fant?stica. Forma parte de una trilog?a inacabada (el segundo libro est? programado para la pr?xima primavera). Se public? por primera vez en 2007.

Kvothe es un personaje legendario, el h?roe y el villano de miles de historias que corren entre la gente. Todos le dan por muerto, cuando en realidad vive con un nombre falso en una posada apartada y humilde, de la que es propietario. Nadie sabe ahora qui?n es. Hasta que una noche un viajero, llamado el Cronista, le reconoce y le suplica que le revele su historia, la verdadera, a lo que finalmente Kvothe accede. Pero habr? mucho que contar, le llevar? tres d?as.



EL TIEMPO ENTRE COSTURAS de Mar?a Due?as

Si no lo le?ste el a?o pasado, no se te puede escapar este verano.

Una novela de amor y espionaje en el exotismo colonial de ?frica.

La joven modista Sira Quiroga abandona Madrid en los meses convulsos previos al alzamiento arrastrada por el amor des? bocado hacia un hombre a quien apenas conoce. Juntos se instalan en T?nger, una ciudad mundana, ex?tica y vibrante en la que todo lo impensable puede hacerse realidad. Incluso la traici?n y el abandono de la persona en quien ha depositado toda su confianza. El tiempo entre costuras es una aventu? ra apasionante en la que los talleres de alta costura, el glamur de los grandes hoteles, las conspiraciones pol?ticas y las oscuras misiones de los servicios secre? tos se funden con la lealtad hacia aque? llos a quienes queremos y con el poder irrefrenable del amor.

Una novela femenina que tiene todos los ingredientes del g?nero: el creci? miento personal de una mujer, una historia de amor que recuerda a Casablanca? Nos acerca a la ?poca colonial espa? ?ola. Varios cr?ticos literarios han destacado el hecho de que mientras en Francia o en Gran Breta?a exist?a una gran tradici?n de literatura colo? nial (Malraux, Foster, Kippling...), en Espa?a apenas se ha sacado prove? cho de la aventura africana. Un home? naje a los hombres y mujeres que vivieron all?. Adem?s la autora nos aproxima a un personaje real desconocido para el gran p?blico: Juan Luis Beigbeder, el primer ministro de Exteriores del gobierno de Franco.


Publicado por V @ 8:22  | Listas
Comentarios (5)  | Enviar

Publicado por V @ 8:21  | Humor
Comentarios (0)  | Enviar
Martes, 22 de junio de 2010

S? que soy irritable, celoso, imperativo,
infeliz, exigente, que razones no escucho;
que siempre estoy busc?ndote querellas sin motivo;
?y crees que no te quiero..y es que te quiero mucho!

Te busco, te rega?o, y hago tu vida triste...
Ser?as m?s dichosa, por todos consentida,
si para m? no fueras cuanto en el mundo existe,
y si este amor no fuera todo el bien de mi vida.

?Si t? me amaras, y si yo te amara,
cu?nto te amar?a!


Publicado por V @ 8:42  | Poemas
Comentarios (0)  | Enviar
Lunes, 21 de junio de 2010
Hace unos d?as Steve Jobs, en? la Conferencia Mundial de Desarrolladores de Apple 2010, ofrec?a informaci?n sobre los resultados que ha dado iBooks, el software que descarga y gestiona los libros electr?nicos en el iPad.

En poco menos de los cuatro meses que lleva en funcionamiento se han descargado cinco millones de libros electr?nicos. Seg?n Jobs, el volumen de ventas realizado en apenas ocho semanas representa ya un 22% de la cuota de mercado de los libros electr?nicos para los editores que trabajan con iBooks.

Hasta ahora, iBooks s?lo estaba disponible para iPad, pero desde esta semana tambi?n lo estar? para iPhone. La aplicaci?n permite leer PDF, anotar, subrayar y leer un libro en todos los inventos de Apple sin pagar m?s, una vez comprado.

Aunque el iPad no es un ereader est? claro que el enfoque de Apple para venderlo como tal est? siendo un ?xito.

Publicado por V @ 8:35  | Herramientas y gadgets
Comentarios (0)  | Enviar
Domingo, 20 de junio de 2010

Hace unos d?as fallec?a Saramago, en su residencia, rodeado de su familia y tras 87 a?os de andanza por el mundo. No pude comentar en su momento esta triste noticia, as? que recojo ahora uno de los muchos art?culos que se han escrito sobre este excelente escritor.

?

El hombre novelado
por QUIQUE LAVILLA


Sin pausa pero sin prisa, as? vivi? su vida Jos? Saramago, que a los 76 a?os (en 1998) se convirti? en el primer escritor portugu?s en ganar el Premio Nobel de Literatura. Hay quien dice que fue un escritor tard?o, pero lo cierto es que su primera novela, 'La viuda', la escribi? con 24 a?os (en 1947). ?l estaba loco por publicarla y lo consigui?, pero apareci? con el nombre de 'Tierra de pecado', m?s comercial, seg?n su editor. Muchos a?os despu?s el escritor portugu?s contar?a siempre que en aquel momento ?l ?no sab?a nada ni de viudas, ni de pecados?.

Saramago naci? en Azinhaga el 16 de noviembre de 1922, una aldea situada al norte de Lisboa. All? creci? como Jos? de Sousa, su verdadero apellido, hijo de una pareja de trabajadores rurales. Seg?n cont? en alguna ocasi?n, la culpa de que le cambiaran el sobrenombre fue de un funcionario del Registro Civil, que al inscribirle en el censo apunt? el apodo familiar en lugar del apellido real. De esta forma, Jos? se convierte en el primer Saramago de la familia Melrinho Sousa (como apuntara en una de sus citas: ?Conoces el nombre que te dieron, no conoces el nombre que tienes?). Su padre quiso que estudiara cerrajer?a mec?nica, parec?a destinado a ser campesino u obrero, pero en el programa del oficio que iba a aprender hab?a una asignatura de literatura que empez? a despertar al lector que hab?a en ?l.

Aunque public? algunos libros de poemas a finales de los a?os 60 y primeros 70 (?poca en la que se afili? al Partido Comunista), el ?xito no le llegar?a hasta 1982, con la novela 'Memorial del convento'. Despu?s aparecieron 'La balsa de piedra' (1986), 'Historia del cerco de Lisboa' (1989) y 'El evangelio seg?n Jesucristo', publicada en 1991. Esta ?ltima novela fue muy pol?mica en Portugal, que decidi? vetarla y no la present? al Premio Literario Europeo de ese a?o. Para entonces Saramago ya hab?a conocido a la periodista Pilar del R?o (28 a?os m?s joven que ?l), quien se enamor? del portugu?s al leer en Sevilla 'Memorial del convento'. Era el a?o 1986 y ella, ciega de amor, se empe?? en entrevistar al escritor. Dos a?os despu?s (ella contaba 38 primaveras y ?l 66 inviernos a sus espaldas), se daban el 's?, quiero' en Portugal, donde resid?an. Pero el hecho de que su patria hubiera vetado 'El evangelio seg?n Jesucristo' provoc? que ambos establecieran su residencia en Lanzarote.

El Nobel, en un aeropuerto
Desde la isla canaria continuar?a su producci?n literaria. All? escribir?a 'Los cuadernos de Lanzarote', 'Ensayo sobre la ceguera', 'Todos los nombres' o 'La caverna'. Hasta que en 1998 consigui? el Nobel. ?Fue una azafata quien me dijo que hab?a ganado el premio?, confes? en una entrevista. Al parecer, ?l estaba en el aeropuerto alem?n de Francfort, a punto de embarcar para tomar rumbo a la isla, cuando le avisaron por megafon?a de que ten?a una llamada. Y antes de que pudiera atender el tel?fono, la azafata le comunic? la noticia.

Saramago ya hab?a visto reconocida su labor en 1995, con la obtenci?n del Premio Luis de Camoes, el m?s importante en lengua portuguesa, instituido en 1988 por los gobiernos de Brasil y Portugal. Pero ni los reconocimientos, ni su avanzada edad le llevaron a pararse en el camino. Continu? escribiendo, insistiendo en los frentes que hab?a abierto, machac?n hasta el final con sus ideas. Tras lograr el Nobel public? obras como 'El hombre duplicado', 'Ensayo sobre la lucidez' y, m?s recientemente, 'Las peque?as memorias', 'El viaje del elefante' y 'Ca?n'. S?lo la muerte, el 18 de junio de 2010, cuando contaba 87 a?os, impidi? que siguiera ampliando su producci?n.

No buscaba una meta, pero sin quererlo, la alcanz?. Contribuy? a difundir la literatura portuguesa y sus obras ya forman una parte inseparable de ella y un lugar al que acudir para no olvidar su nombre, para recordarle, siempre, con 'saudade'.

?
(*) 'Saudade' es un t?rmino portugu?s que no tiene una traducci?n literal al espa?ol, pero se asemeja mucho a lo que en castellano conocemos como nostalgia o morri?a.


Publicado por V @ 20:41  | Actualidad
Comentarios (0)  | Enviar
Viernes, 18 de junio de 2010
Desde muy ni?a, le?a las manos.
Mi madre no tom? en cuenta esa fantas?a m?a, pues era com?n en ella dejar la cabeza en otro sitio, aun en los momentos de las tempestades familiares.
La lectura me sal?a f?cilmente; fijaba mi mirada en la mirada de las personas y daba en el clavo.
Era mi secreto no enredar mis ojos con los ojos ajenos, sino m?s bien enfrentarlos, debilitarlos, enflaquecerlos y llevarlos a rendici?n de manera que acabaran quebr?ndose y revelaran la pena, el tormento de los sentidos que los humedec?an.
As? pues, observando con atenci?n los parpadeos, y adem?s los gestos, la impaciencia, las vacilaciones, la vibraci?n de la voz al preguntar, por ejemplo, ??Qu? noticias hay del amor??, me ven?a la palabra que abr?a mi pico de oro aleado con paladio.
A las ni?as, las zonceras.
A las mozas, quienes clavaban su ilusi?n, su lirio abierto y anhelante en mi peque?a humanidad, como si yo fuera en ese instante aquel ser humano que habr?a de sacar en limpio su destino a trav?s de una ciencia iluminada por los astros, les iba diciendo todo y nada a la vez, dentro de una charlataner?a, de un lenguaje, de un almizcle, de una mixtura y de un preparado para la cocina en el que mezclaba en partes iguales y desiguales el az?car y la sal.

Ellas, desde su suspenso, desde las persianas de sus ojos aferrados a mi figura de diosa zodiacal, asent?an varias veces con la cabeza, como si entendieran al pie de la letra mi verborragia. Pero terminaban pregunt?ndome:
? ... ?Me quiere o no me quiere??.

D?ndome jerarqu?a, frunc?a el ce?o, dibujaba en el aire un abstracto, y luego, con el pico abierto, dejaba caer los restos reblandecidos de los ma?ces picoteados: ?Pues ah? est? el caso. Te querr? cuando consigas que se enamore de ti. Los astros... Neptuno... La posici?n de la Luna suele influir en el ?nimo... Las siete cabrillas... ?
? Es cierto?, escuchaba decir.
Acu?aba el futuro del mundo en las simplezas de las que no se percataban: ?No te desesperes. ?l te va a querer; est? azul y verde que s?. Te besar? debajo del parral y dejar? en tu boca una uva madura. Es probable que te proponga matrimonio, como entre las siete y las ocho. Pero tienes que darte m?s engreimiento y antojos; te vendr?an mejor unos aros colgantes, un collar de cuentas, una blusa de mariner?a con escote, y un color nervioso en las mejillas...? Tan bien hablaba yo.
- Cierto. ? Qu? m?s? - deseaba saber alguna fulana.
- No quiero ponerte triste... en las l?neas de tu mano hay..., no s?..., en fin, veo una mujer trigue?a...
- Ah... ?sa debe de ser Catalina. O Mercedes - me contestaba sorprendida de mis dones, la fulana de tal.
Y ah? terminaba el negocio. Y la mujer se iba hablando como aguas puras y milagrosas de m?, pues a veces le ven?a la saliva a los labios.

Ten?a ocho a?os. En la noche de San Juan, mi madre me visti? de c?ngara y me puso dentro de una carpa roja. Una larga humanidad form? fila, esperando su turno, para consultar con la vidente ?Caperuza?.
Ca?a gente inocentona.
Una mujer de edad madura, y de ojos muy tristes, como soplados por una higuera enferma, se acerc?, envuelta en su indecisi?n, hasta m?.
Y le le? las l?neas. Y le dije que se pintara los ojos todos los d?as con un color ambarino, y que se frotara el cuello con zumo de violetas, y que cambiara su ropa de color gris viejo por un vestido de gasa verde, y que ya su boca no hablara como si callara, sino que cantara.
Le recomend? que lo aguardara, que tuviera un poco de paciencia y otro poco de ilusi?n, porque alguna vez ?l llegar?a a su casa, con su traje blanco y su sombrero de tres candiles para pedir su mano. Le dije que le traer?a un regalo de esos que antes de abrirlos uno los adivina preciosos.

Y que le dar?a un beso en la boca.
Y que la llevar?a junto al limonero para olerla mejor.
Se fue contenta. Era fe?cha, de nariz remachada y usaba una pollera arrugada como la palma de su mano derecha. Estaba enamorada de un hombre, que seg?n su confesi?n, ya ten?a due?a.
Pienso, mientras escribo este relato, que ella est? aguardando todav?a a ese se?or - que ha atado con un pa?uelo su coraz?n - reclinada sobre un sill?n.
Ahora deletreo mejor las l?neas imaginarias de su mano.
Una penumbra se hace a imagen y semejanza de aquel caballero de traje blanco y sombrero de tres candiles, y esa penumbra avanza - lentamente - hacia la mujer, mientras la sombra de un caballo renegrido se inquieta y corcovea a metros de la puerta, en la vereda.
Ya no hay tristeza en los ojos de ella, sino, c?mo decirlo, un brillo bonito de aguas saladas.

Publicado por V @ 8:16  | Microrrelatos y cuentos
Comentarios (0)  | Enviar
Jueves, 17 de junio de 2010

Me regalaron el libro hace unos d?as y lo primero que me sorprendi? es el tama?o. Es mucho m?s corto de lo habitual en Meyer, apenas 220 p?ginas. Pero con truco... P?ginas peque?as, tama?o bolsillo, con m?rgenes anchos y letra grande, y algunas p?ginas de publicidad y relleno. As? que se lee en apenas unas horas.

El estilo es el mismo que para Crep?sculo, y est? dirigido al mismo p?blico.

La historia inicial no es mala, narrar c?mo se suceden los ?ltimos d?as del entrenamiento del ej?rcito de ne?fitos, de la mano de una de las "reci?n nacidas". Pod?a dar mucho de si pero una vez m?s la autora se ha dejado muchas posibilidades en el tintero y se ha centrado en el lado rom?ntico de la cuesti?n, como descubrir?is no al final del libro, sino en la p?gina 32, para que no haya sorpresas...

Como sucede en la saga no incide en las escenas violentas o sangrientas, aunque es un libro m?s oscuro y maduro (muy lejos a?n de Anne Rice). Los personajes son menos "perfectos" que los Cullen y van evolucionando visiblemente a lo largo de las p?ginas. ?

Aunque se ha editado con la clara intenci?n de leerlo antes de ver Eclipse recomendar?a leerlo despu?s de ver la pel?cula o de releer los ?ltimos cap?tulos del libro. El relato aporta nuevos puntos de vista que merece la pena conocer despu?s de saber lo sucedido, teni?ndolo muy presente...

Si me dej?is jugar a adivina os dir? que va a haber dentro de un tiempo un nuevo libro sobre otro ne?fito. No creo que de pie a una historia rom?ntica (quiz? la de chico incomprendido que encuentra al amor de su vida pero no lo veo claro...) as? que tal vez llegue a m?s gente que la saga. Qui?n sabe, habr? que esperar...

De todas formas, ?lo recomiendo o no? Al que le gust? Crep?sculo, aunque no le enganchase, le gustar? este libro. Incluso lo puede leer gente que no ley? Eclipse. Pero si no os gust? la saga, ni siquiera lo intent?is...

Y una nota m?s para los amantes de la saga. La pel?cula Amanecer (Breaking Down) se dividir? en dos pel?culas, la primera se estrenar? el 18 de noviembre de 2011.


Y a partir de aqu? los comentarios pueden desvelar parte de la trama, leedlo s?lo si no os importa conocer el final del libro. Seguir leyendo un poco m?s...


Publicado por V @ 8:29  | Rese?as de libros
Comentarios (14)  | Enviar
Mi?rcoles, 16 de junio de 2010
Arrebato es una librer?a especializada en poes?a situada en el barrio de Malasa?a de Madrid. A pesar de autodenominarse como "librer?a de viejo" y trabajar con libros usados y antiguos, hace unos d?as ha dado un giro al negocio, convirti?ndose, seg?n ellos, "en la "primera librer?a 2.0" de Espa?a.

Quiz? no sea la primera pero es una iniciativa que rompe con la idea demasiado extendida de que el libro de papel y el ebook no pueden coexistir.

En su nueva web priman las descargas digitales, el intercambio de archivos y en un paso m?s en el uso de las nuevas tecnolog?as, la participaci?n de los lectores en las redes sociales, en las que pueden leer opiniones, aportar cr?ticas o encontrar m?s informaci?n. Los libros electr?nicos disponibles son, por el momento, los autoeditados, que estar?n acompa?ados por "podcasts" de los propios poetas leyendo su obra.

La novedad es precisamente ?sta, fomentar la participaci?n y la comunicaci?n de los clientes y lectores, y mantener un espacio para los libros digitales, en vez de limitarse a mostrar un cat?logo online o permitir la compra desde internet de los libros de papel.


Publicado por V @ 8:32  | Actualidad
Comentarios (0)  | Enviar


Publicado por V @ 8:30  | Humor
Comentarios (1)  | Enviar
Martes, 15 de junio de 2010

¿De qué modo te amo? Deja que cante las formas:
Te amo desde el hondo abismo hasta la región más alta
que mi alma pueda alcanzar, cuando persigo en vano
las fronteras del Ser y la Gracia.

Te amo en el calmo instante de cada día,
con el sol y la tenue luz de la lámpara.
Te amo en libertad, como se aspira al Bien;
Te amo con pureza, como se alcanza la Gloria.

Te amo con la pasión que antes puse
en mis viejos lamentos, con mi fe de niña.
Te amo con la ternura que creí perder
cuando mis santos se desvanecieron.

Te amo con cada frágil aliento,
con cada sonrisa y con cada lágrima de mi ser;
y si Dios así lo desea,
tras la muerte te amaré aun más.

Publicado por V @ 8:41  | Poemas
Comentarios (3)  | Enviar
Lunes, 14 de junio de 2010
Hace unos d?as la responsable de una de las cadenas de ?pticas m?s conocida en Espa?a recomendaba utilizar correctamente los lectores de libros para evitar problemas en la vista.?

Y conociendo los h?bitos y la cantidad de horas dedicadas a la lectura de alguno de los visitantes de este blog, no me parece mala idea recordar algunos puntos...

Un ereader con pantalla no luminosa es una buena pantalla para leer, y est? preparada para da?ar la vista lo menos posible. No tiene nada que ver con la pantalla de un ordenador, pero al igual que con un libro o unos apuntes, tras ocho horas de lectura intensiva, los ojos se resienten... M?s a?n si le?is en dispositivos como el iPhone, el PC o un ereader con pantalla que emita luz.

Algunos s?ntomas que pod?is notar si pas?is mucho tiempo leyendo son ojos secos e irritados, dolor de cabeza, dificultad para cambiar el punto de enfoque, vista borrosa...

As? que os dejo algunos consejos para evitar estos problemas.

  • Mantener el libro a unos 35 o 40 cent?metros de los ojos.
  • Parpadear con frecuencia para evitar la sequedad.
  • Realizar pausas de unos cinco minutos cada hora.
  • Configurar una letra grande, dentro de lo posible.

Y como ejercicios

  • Cada quince minutos fijar la vista durante unos segundos en un punto lejano y a continuaci?n en uno cercano, y repetir cinco veces.
  • Cerrar los ojos fuertemente y mantener durante 5 segundos. A continuaci?n abrirlos lo m?s posible (como si pusi?rais cara de sorpresa) otros cinco segundos. Y repetir cinco veces.
  • Coger un l?piz y estirar el brazo. Fijar la vista en el l?piz y mantenerla mientras se acerca el l?piz a la cara. Y volver a estirar el brazo manteniendo el enfoque en el l?piz. El movimiento debe ser lento. Repetir tres veces.
  • Sujetar dos l?pices, uno con cada mano y con los brazos estirados, y alternar la vista entre uno y otro, 10 veces.
  • Hacer c?rculos con los ojos, primero en un sentido y a continuaci?n en el otro.

Solo tardar?is unos segundos y evitar?is cansar la vista.

Publicado por V @ 8:05  | De todo un poco
Comentarios (1)  | Enviar
Viernes, 11 de junio de 2010

Debido a los cambios que se est?n haciendo estos d?as en Miarroba los comentarios r?pidos no van a funcionar durante unos d?as. Si quer?is comentar algo, por favor hacedlo en el bot?n que aparece debajo de cada art?culo...


Publicado por V @ 18:13  | De todo un poco
Comentarios (0)  | Enviar
Anselma empujaba con paso cansino la silla de ruedas en la que su marido, Braulio, aparentemente dormitaba envuelto en una manta de cuadros rojos y negros.

Atravesaron la plaza con parsimonia y entraron por las puertas giratorias del majestuoso edificio antes de plantarse delante de los dos guardias jurados, un hombre canoso y una mujer de edad indefinida que custodiaban el arco detector de metales. En ese momento Braulio abrió los ojos.

¡Hijos de puta! ¡Sois todos unos hijos de la gran puta!

Anselma se puso colorada. No se terminaba de acostumbrar a las palabras que el alzheimer ponía en boca de su marido, antaño una persona que destilaba paz y sosiego a cada paso que daba.

Lo, lo siento…

¡Hijos de perra! Y tú no te acerques, ma-rra-na, silabeó Braulio.

La guardia jurado le puso la mano en el hombro a Anselma y la sonrió de forma afectuosa.

No tiene usted nada que sentir, pueden pasar si quieren por esta otra puerta.

Y les franqueó la entrada por una pequeña puerta auxiliar. Seis minutos y treinta y siete segundos después el Ministerio de Asuntos Sociales estallaba por los aires.


(Visto en su blog La viga en mi ojo. Podéis leer más relatos de Javier en su libro Cuentos para gente impaciente, que podéis descargar de forma gratuita y también comprar a un precio excelente)

Publicado por V @ 8:09  | Microrrelatos y cuentos
Comentarios (0)  | Enviar